Cronica

Mundo completo de noticias

Estudiantes de primera generación abogan globalmente por las mujeres en la ciencia
Ciencias

Estudiantes de primera generación abogan globalmente por las mujeres en la ciencia

Como estudiante universitaria de primera generación, Yasmin Quintana nunca imaginó una carrera en ecología de peces. En general, a las niñas de su país de origen, Guatemala, no se les animaba a convertirse en científicas.

una fotografía al aire libre de una joven, Yasmin Quintana.
Yasmin Quintana, estudiante de doctorado de la Universidad Texas A&M, es una defensora mundial de las mujeres en la ciencia.

Ahora, el estudiante de doctorado en Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida de la Universidad Texas A&M Departamento de Ecología y Biología de la Conservación se unió a organizaciones internacionales para empoderar a las mujeres jóvenes para que persiguieran sus aspiraciones científicas.

Al crecer, Quintana era una niña curiosa. Siempre se la podía encontrar jugando afuera y haciendo preguntas sobre el mundo que la rodeaba.

“Recuerdo que me gustaba mucho jugar con piedras, flores, semillas y todo lo que encontraba afuera”, rió. “Usé mucho mi creatividad y tuve contacto con jardines y campos. Realmente comencé a conectarme con la naturaleza y a aprender sobre ciencias naturales”.

Su personalidad curiosa y su amor por la naturaleza hicieron de Quintana una estudiante excepcional, especialmente en los cursos de ciencias. En la secundaria, su dedicación a sus estudios se vio recompensada con una beca para la Universidad de San Carlos en Guatemala, donde se licenció en biología.

A lo largo de su carrera, Quintana buscó información de cualquier profesor o mentor que quisiera dedicarle su tiempo. En algunas ocasiones, esperó horas afuera de la casa de un mentor para tener unos minutos de su tiempo y acceder a su conocimiento profesional.

Descubriendo la ictiología

Después de graduarse, Quintana comenzó a trabajar con pescadores artesanales en proyectos de gestión pesquera y ecología de peces. Rápidamente se dio cuenta de que era una de las únicas mujeres en este campo tradicionalmente dominado por los hombres. Esto la animó a continuar sus estudios y crear un espacio en ictiología para la mujer.

Realizó muchos proyectos de investigación mientras estuvo en Guatemala, incluido el trabajo de campo en el lago Izabal, donde contrajo varicela. Aunque Quintana no pudo tomar muestras de peces del lago en su estado, encontró una manera de continuar trabajando de forma aislada en el laboratorio. Quintana finalmente se mudó a los Estados Unidos y completó una maestría en ecología interdisciplinaria con especialización en pesca y ciencias acuáticas en Universidad de Florida.

READ  Ecosistema 'alienígena' perdido descubierto en la Tierra

La pasión de Quintana por la ictiología y el deseo de continuar sus estudios la llevaron a la Universidad Texas A&M. Ella fue premiada con Russell E. Entrenador Educación sobre la naturaleza beca de Fundación Mundial para la Vida Silvestre. Rápidamente se puso en contacto con Kirk Winemiller, Ph.D., profesor y jefe interino del Departamento de Ecología y Biología de la Conservación, para tener la oportunidad de trabajar con él en el Laboratorio de Ecología Acuática Winemiller.

Promoviendo a las mujeres en la ciencia

Además de sus numerosos proyectos de investigación para Texas A&M en Guatemala, Quintana dedica su tiempo al Capítulo Nacional de Guatemala de la Organización para Mujeres Científicas en el Mundo en Desarrollo (OWSD). Como uno de los primeros miembros de OWSDW, Quintana sabía que quería ser una voz para las mujeres interesadas en las disciplinas científicas. Se unió a la organización en 2019 después de presenciar el desarrollo de organizaciones científicas similares en la Universidad de Florida y Texas A&M.

Arte que muestra a las mujeres en la ciencia.  Yasmin Quintana aparece en la foto sosteniendo un pez con una camisa verde. Arte que muestra a las mujeres en la ciencia.  Yasmin Quintana aparece en la foto sosteniendo un pez con una camisa verde.
Portada del libro con mujeres en la ciencia, incluida Yasmin Quintana, de Guatemala. La traducción es “Científicos que saltan al agua”. (Arte cortesía de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional)

“He estado tratando de ser parte de estas organizaciones y aprender cómo promover a las mujeres en la ciencia porque no hicimos eso en Guatemala”, dijo Quintana. “Es difícil imaginar ser una mujer trabajando en ciencia en Guatemala porque no teníamos esos modelos (femeninos) o mentoras. Entonces me uní a OWSD y comenzamos a hablar sobre cómo podríamos promover diferentes tipos de actividades con niños, mujeres jóvenes y mujeres que inician sus carreras. Queríamos trabajar con instituciones nacionales para obtener fondos de fuentes internacionales para promover estos proyectos”.

Después de trabajar como coordinadora y ser voluntaria en la organización en varios roles, Quintana participó en un taller de escritura creativa de OWSD. El objetivo del taller era que las mujeres contaran sus historias de una manera que pudiera inspirar a mujeres jóvenes y niños.

READ  250 evacuados por erupción de volcán en Guatemala

Finalmente, estas historias fueron compartidas con Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, y utilizado para el Proyecto de Aprendizaje Permanente que promueve la alfabetización en Guatemala. Quintana, junto con otras siete científicas, participaron en el proyecto Serie inspiradora de mujeres guatemaltecas. por su trabajo en temas relacionados con el agua.

Mujeres guatemaltecas inspiradoras

La historia de Quintana forma parte del libro “Científicas que se tiran al agua”, el cuarto capítulo de la inspiradora Serie Mujeres Guatemaltecas. Narra la infancia de Quintana y cómo sus logros académicos le permitieron estudiar peces y viajar a lugares lejanos.

El libro es apropiado para niveles de lectura de cuarto a sexto grado y alienta a las niñas a hacer lo mejor que pueden y perseguir sus sueños, incluso si esos sueños quedan fuera de las normas o expectativas de la sociedad.

“Los libros ya se están distribuyendo en las escuelas públicas”, afirmó Quintana. “Estamos tratando de conseguir recursos para imprimir más ejemplares porque el público está muy entusiasmado con estas historias. Es totalmente nuevo para nosotros; No tenemos ese tipo de material para niños en Guatemala y es realmente emocionante”.

Quintana encuentra surrealista la oportunidad de aparecer en un libro para niños. No podía creer que la gente estuviera interesada en leer su historia, y mucho menos sentirse inspirada por ella.

“Es como un sueño”, dijo Quintana con una sonrisa. “Me hizo pensar en lo mucho que amaba y disfrutaba la lectura cuando era niña. Simplemente pienso 'guau', alguien va a leer mi historia y quedará impactado por ella, y creo que eso es asombroso».

El legado de Quintana

Quintana trabaja actualmente con Winemiller en su laboratorio y está cursando un doctorado en ciencias de la vida silvestre y la pesca. Su proyecto más reciente se centra en las comunidades de peces y las relaciones tróficas en el río Usumacinta, el río más grande de Mesoamérica. Espera comprender el impacto ecológico del bagre invasor en los peces nativos de la región. Este proyecto es fundamental, ya que actualmente no existe una línea base para este tipo de investigaciones.

Yasmin Quintana sosteniendo un pez.Estudiantes de primera generación abogan globalmente por las mujeres en la ciencia
Yasmin Quintana trabaja con Kirk Winemiller, Ph.D., en su laboratorio, cursando un doctorado en ciencias de la vida silvestre y la pesca. (Foto cortesía de Yasmín Quintana)

Cuando no está trabajando en sus propios proyectos de investigación, Quintana asesora a estudiantes interesados ​​en la ecología de los peces pero que de otro modo no tendrían los recursos ni la orientación que necesitan. Como supervisora ​​de proyectos de tesis de pregrado de estudiantes, Quintana ofrece a jóvenes investigadores su experiencia, conocimientos y conexiones profesionales. Espera ser la mentora que siempre quiso tener.

READ  ¿Metal autorreparable? No es solo cosa de ciencia ficción.

“Si veo una oportunidad de trabajar o ser mentora de niñas en Guatemala, lo hago”, dijo Quintana. “He ayudado al menos a tres estudiantes que quieren estudiar peces o algo relacionado con el agua. Quiero devolverles lo que aprendí y ayudarlos”.

Los estudiantes con los que trabaja actualmente están estudiando en su universidad en Guatemala. Sin embargo, Quintana agradece la oportunidad de ser mentor de cualquier estudiante que busque su guía.

Mirando hacia el futuro

Después de su paso por Texas A&M, Quintana espera continuar con sus investigaciones relacionadas con los ecosistemas tropicales y los países en desarrollo. Espera trabajar para una universidad u organización que centre su investigación en América Latina.

No importa a dónde vaya, Quintana seguirá abogando por las mujeres ictiólogas y ecologistas. Ella cree que crear un entorno que anime a las mujeres a trabajar en estos campos contribuirá en gran medida a ampliar el número de científicas en Guatemala y permitirá que las jóvenes sepan que la ciencia no es solo un campo para hombres.

“Creo que si hubiera tenido modelos femeninos, habría sido totalmente diferente”, dijo Quintana. “Era difícil concebir que estuviera en un mundo tan diferente para mujeres y hombres. Espero poder ayudar a que esto sea más fácil”.

— 30 ​​​​—

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Creador malvado. Estudiante. Jugador apasionado. Nerd incondicional de las redes sociales. Adicto a la música".