julio 3, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

En medio de boicots, EE. UU. lucha para que la Cumbre de las Américas sea un éxito

6 min read
Anna Moneymaker/Getty Images

(CIUDAD DE MÉXICO) – La Cumbre de las Américas de una semana de duración, programada para comenzar el 8 de junio en Los Ángeles, es un gran negocio para el hemisferio occidental: reunirá a líderes de América del Norte, Central y del Sur y el Caribe.

Pero la oportunidad del presidente Joe Biden de organizar la reunión de alto perfil enfrenta algunos problemas importantes que amenazan con socavar las reuniones, y el esfuerzo de Biden por reafirmar el liderazgo de Estados Unidos en la región.

Varios líderes amenazan con boicotear la cumbre porque EE.UU. ha decidido no invitar a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. Y sin la participación de estos líderes, temas de agenda como un acuerdo regional sobre migración y los esfuerzos para combatir el cambio climático y los impactos económicos y sociales del COVID-19 están en duda.

“Si no se invita a todos los países, yo no voy”, reiteró este viernes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Ha dicho en repetidas ocasiones que todos los países de la región deberían ser invitados, incluidos los que Washington considera autoritarios y están bajo sanciones estadounidenses: Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Críticas como esta han llevado a la administración de Biden a luchar para aumentar la participación, incluido el envío de la vicepresidenta Kamala Harris, la primera dama, la Dra. Jill Biden y un asesor especial de la cumbre, el exsenador demócrata Chris Dodd.

“¿Será la Cumbre de las Américas o la Cumbre de los Amigos de América? Porque si se excluyen estos países, ¿de qué continente son? ¿No son de las Américas? López Obrador, conocido por sus iniciales como AMLO, agregó durante una conferencia de prensa este viernes.

Perder al líder de México, la decimoquinta economía más grande del mundo y uno de los jugadores más importantes de la región, sería un duro golpe. Funcionarios estadounidenses, incluido Dodd, amigo de Biden y excolega en el Senado, han estado en conversaciones con la administración de AMLO para garantizar su presencia.

READ  BCIE otorga préstamo de US $ 300 millones al Estado dominicano

Pero AMLO no está solo. Los mandatarios de Bolivia, Antigua y Barbuda y Guatemala han anunciado que no asistirán. Y otros, incluidos Chile y Argentina, criticaron los desaires.

Incluso Honduras, cuyo presidente de izquierda -el primero en la historia del país- recibió la atención de la administración Biden, ha amenazado con no asistir.

“Solo participaré en la cumbre si todos los países de las Américas están invitados, sin excepción”, tuiteó la presidenta Xiomara Castro el sábado.

Esa línea en la arena se trazó pocas horas después de que Castro hablara con el vicepresidente Harris. Harris, a quien Biden eligió para supervisar los esfuerzos del gobierno para abordar la inmigración de América Central, buscó asegurar un aliado en Castro: asistió a su toma de posesión en enero y se convirtió en el primer líder extranjero que Castro conoce después de asumir el cargo.

Si bien la lectura de EE. UU. de su llamada del viernes no mencionó la cumbre, Castro expresó una clara oposición tan pronto después es otra señal preocupante para la administración.

“Ya sea que se materialice o no un boicot generalizado a la cumbre, las tensiones en las relaciones entre Estados Unidos y la región habrán quedado expuestas bajo una luz poco halagadora”, escribió en una opinión Michael McKinley, quien se desempeñó como embajador de Estados Unidos en Brasil, Colombia y Perú. pregúntele al Instituto de Paz de EE.UU.

“Las incertidumbres que rodean a la cumbre”, agregó, “son una llamada de atención para Estados Unidos”.

La recuperación de la participación puede ser una de las razones de estos recientes cambios en la política estadounidense hacia Cuba y Venezuela. Los funcionarios de la administración de Biden negaron que ese fuera el caso, pero un alto funcionario de la nación caribeña dijo que marcó la diferencia al hacer que 13 de las 14 naciones insulares respondieran afirmativamente, según Reuters. El viernes, el Tesoro de EE. UU. extendió la licencia de la petrolera Chevron para continuar operando en Venezuela, sin permitir la reanudación de las exportaciones de petróleo, pero otro gesto de buena voluntad para el gobierno de Nicolás Maduro.

READ  La junta estatal de salarios escuchará nuevamente a los agricultores y trabajadores sobre la regla OT

Pero Estados Unidos lo dejó claro el jueves: no invitará a los gobiernos de Venezuela o Nicaragua, según Kevin O’Reilly, el principal diplomático estadounidense que coordina la cumbre. O’Reilly dijo que EE. UU. aún no reconoce la legitimidad de Maduro, pero ha deferido a la Casa Blanca si EE. UU. invitaría al líder opositor Juan Guaidó, a quien EE. UU. reconoce como el «presidente interino» de Venezuela.

Si bien estas exclusiones se han confirmado, si Dodd y otros pueden convencer a AMLO de que venga de todos modos sigue siendo una pregunta abierta. El populista presidente mexicano, quien dijo que podría enviar a su canciller Marcelo Ebrard en su lugar, dejó la puerta abierta y elogió a Biden como una «buena persona, no tiene un corazón endurecido».

Pero los esfuerzos de Dodd parecen haber valido la pena en otros lugares: después de reunirse con Dodd el martes, el presidente de extrema derecha de Brasil, otra de las principales potencias de la región, está presente, según el periódico brasileño O Globo. Será la primera vez que Biden hable con Jair Bolsonaro, cuyos ataques al medio ambiente y las instituciones democráticas de Brasil —y sus estrechos vínculos con Donald Trump— han enfriado las relaciones con la Casa Blanca.

Además de Dodd, el gobierno envió a la Primera Dama Jill Biden en una gira de seis días por la región este mes. Biden, quien asistirá a la cumbre con el presidente, visitó Ecuador, Costa Rica y Panamá, y disipó las preocupaciones sobre un boicot entre las escalas para promover la inversión y la asistencia de EE. UU. en cada país.

READ  El cultivo de coca está destruyendo la Amazonía peruana. ¿Es hora de una solución radical?

«No estoy preocupada. Creo que vendrán», dijo a los periodistas cuando partía de San José, Costa Rica, el 23 de mayo.

O’Reilly le dijo al Senado el jueves que la Casa Blanca aún tiene que tomar una decisión sobre invitar a Cuba, una semana y media después de que la administración revirtiera las duras políticas de Trump. La Casa Blanca anunció que se reanudarán los vuelos a ciudades más allá de La Habana, se permitirán intercambios personales y ya no se limitarán las remesas, entre otras medidas que han avanzado pero no llegan al acercamiento bajo el exjefe de Biden, Barack Obama. .

Pero independientemente de la invitación de Estados Unidos, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, anunció el miércoles que «bajo ninguna circunstancia» asistiría, acusando a Estados Unidos de «esfuerzos intensos y… la mayoría de los países de la región exigen que la Cumbre sea inclusiva».

La lista de invitados también está recibiendo críticas del propio partido de Biden. Quince demócratas de la Cámara, encabezados por el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, Gregory Meeks, escribieron a Biden el jueves expresando «preocupación» por la decisión.

“Creemos firmemente que la exclusión de países podría comprometer las relaciones futuras en toda la región y poner en peligro algunas de las ambiciosas propuestas de políticas que su gobierno ha lanzado bajo Build Back Better World”, escribieron en su carta.

Otros en el Capitolio argumentaron en la dirección opuesta: el senador Marco Rubio, el principal republicano en el subcomité del Senado sobre el Hemisferio Occidental, dijo el jueves que EE. UU. no debería ser «intimidado» por AMLO u otros y que no debería invitar a dictadores.

Copyright © 2022, ABC Audio. Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.