septiembre 19, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

El programa Student Fulbright acepta dos candidatos de SDSU | Centro de Noticias

5 min read

Los nuevos graduados enseñarán inglés a niños en Brasil y seguirán un proyecto de estudio / investigación en Trinidad y Tobago.

Los dos nuevos participantes en el Programa Estudiantil Fulbright de Estados Unidos de la Universidad Estatal de San Diego se inspiraron en importantes recuerdos de la infancia.

Brenda Arellano espera ayudar a los niños de Brasil a superar las barreras del idioma que a veces la dejaban llorando cuando era estudiante de primer año. Federick Pinongcos se dirige a un país caribeño para estudiar un proyecto de tratamiento de aguas residuales sostenible, un interés derivado de la contaminación que vio crecer en Filipinas.

La selección de los dos graduados recientes para el programa 2021-22 asciende a un total de 94 estudiantes de SDSU que han recibido Becas Fulbright desde 2005-06.

Operado por el Departamento de Estado de EE. UU. Para promover el intercambio cultural, el programa Fulbright ofrece becas para estudios / proyectos de investigación internacionales y trabajo como asistentes de enseñanza de inglés. Arellano y Pinongcos también participarán en proyectos de participación comunitaria.

Nancy Marlin, decana emérita de SDSU y asesora de Fulbright, dijo que el programa es “muy prestigioso y extraordinariamente competitivo”.

“La preparación de una aplicación Fulbright es un proceso arduo y nuestros estudiantes trabajaron en la revisión de sus aplicaciones varias veces durante muchos meses”, dijo Marlin, profesor de psicología. “Estoy extraordinariamente orgulloso de todos nuestros candidatos y especialmente agradecido a los muchos profesores que apoyan este nivel de éxito estudiantil alentando a los estudiantes a postularse, escribiendo sus cartas de recomendación, proporcionando comentarios sobre sus proyectos propuestos y participando en sus entrevistas. . “

READ  Mensajes de salud pública 'sin lenguaje' para combatir la pandemia

Aquí hay un vistazo a cada estudiante y las propuestas que presentaron para sus becas:

Brenda Arellano

Arellano, graduada en mayo de 2019 de la Escuela de Comunicación, ha estado enseñando portugués por su cuenta durante más de un año y medio, preparándose para su próxima tarea como profesora de inglés en Brasil. Ella planea pasar un año académico allí a principios de 2022.

“He estado enseñando inglés a estudiantes internacionales en muchos países a lo largo de mi vida”, escribió en su propuesta de beca, “y realmente me encanta porque me permite aprender sobre nuevas culturas”.

Su pasión por la enseñanza del inglés proviene de sus propias experiencias como joven estudiante.

Los primeros años de escuela fueron difíciles para Arellano, ya que fue criado por una madre soltera y hablaba español en una familia de inmigrantes mexicanos en el condado de Marin. Aún está vivo el recuerdo de una maestra de primer grado en una escuela católica privada, gritándole por no seguir las instrucciones que le dieron en lo que entonces era un inglés incomprensible.

Su dominio del idioma llegó a tiempo para obtener calificaciones A y una beca para una escuela privada. Su madre comenzó a llevarla a trabajar como voluntaria en la tutoría de niños en una familia inmigrante de Guatemala, y “ayudó a despertar mi interés en la enseñanza del inglés como carrera”, dijo.

Actualmente completando una Maestría en Educación en la Universidad Estatal de San Francisco, Arellano enseñó inglés en zonas rurales de Tailandia durante una experiencia de estudio en el extranjero, utilizando gestos e imágenes para superar otra barrera del idioma con estudiantes y maestros.

READ  Estudiantes de medicina de San Pablo-T se incorporan al sistema de salud para combatir el coronavirus

Decidió ir a Brasil para un proyecto del programa Fulbright después de conectarse en línea con dos estudiantes de São Paulo y Curitiba.

Además de enseñar, planea dedicarse a otra pasión: las artes marciales. Arellano es cinturón negro en kárate y kickboxing y quiere liderar una clase de defensa personal para mujeres.

Recordando nuevamente su propia experiencia escolar, Arellano dijo: “Creo que esa niña estaría orgullosa de lo que me he convertido”.

Federick Pinongcos

Pinongcos, quien se graduó en diciembre de 2020 con una maestría en ingeniería civil, se dirige a Trinidad y Tobago para un proyecto que podría ayudar a reformar radicalmente el tratamiento de aguas residuales en la remota región en desarrollo. Espera pasar ocho meses allí a partir del otoño.

El proyecto sigue una experiencia similar de investigación de pregrado en verano en Durban, Sudáfrica.La investigación sobre un sistema de tratamiento de aguas residuales descentralizado “me hizo darme cuenta de que diferentes países tienen diferentes problemas ambientales y formas de abordarlos”, escribió Pinongcos en su solicitud Fulbright.

“Las personas con las que colaboré en este proyecto me enseñaron a buscar siempre una solución más sostenible y me inspiraron a ser un defensor del medio ambiente”, dijo.

Es un interés que también se desarrolló en parte por la exposición a vías fluviales contaminadas en Filipinas y a lo largo de las orillas del río San Diego en Mission Valley, donde Pinongcos se ofreció como voluntario para las limpiezas, ayudó a monitorear la calidad del agua y se involucró en la vida desesperada de la población sin hogar allí. . .

Trabajó en una propuesta de financiamiento para proporcionar sistemas de saneamiento y, aunque no fue aprobada, esto lo motivó a solicitar una beca Fulbright en el campo relacionado con el tratamiento sostenible de aguas residuales.

READ  El cráter de impacto más antiguo del mundo puede no ser realmente un cráter

Pinongcos trabajará en su proyecto como parte de un equipo de profesores de la Universidad de las Indias Occidentales. Estudiará el uso del pasto vetiver, una planta resiliente que ya se usa ampliamente para controlar la erosión del suelo, como medio para eliminar metales pesados ​​(plomo, hierro, zinc) y nutrientes (nitrato, fosfato) de las aguas residuales industriales, que en Trinidad tiene un alto contenido de aceite.

No todo es ciencia pura. Pinongcos dijo que los eventos comunitarios educarán a los residentes sobre los posibles usos comerciales del pasto vetiver, como aceites esenciales, jabón y cestas.

“Siempre he querido trabajar en un país pequeño, en desarrollo y sostenible”, dijo Pinongcos. “Agradezco a Fulbright por permitirme cumplir una de mis metas, que es ser parte de un proyecto sustentable y ser un defensor del medio ambiente. Además, creo que sería una gran oportunidad para inspirar a los jóvenes de Trinbagon a tomar STEM. “

Los estudiantes pueden visitar el Sitio web del programa SDSU Fulbright para obtener más información sobre el próximo ciclo de solicitud, las sesiones informativas y los talleres de redacción que ofrece la universidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.