Drama familiar por el crimen de un venezolano en Torices | EL UNIVERSAL

Tira y drama. Esto es lo que viven los parientes del venezolano Carlos Alberto Martínez, de 57 años, el martes por la mañana al amanecer en medio de una pelea en el distrito de Torices, en el sector de Loma del Diamante.

Después de la liberación del presunto asesino luego de que el juez descubriera que no hubo un delito flagrante y que se había cometido un error en los procedimientos legales, sus familiares ahora están en camino de mover el cuerpo de Martínez. en su país en medio de estas circunstancias de emergencia sanitaria por COVID-19.

Familiares y amigos han negado que el presunto autor haya sido liberado cuando numerosos testigos del asesinato, ocurrido entre la 1 y las 3 de la mañana del martes.

Está claro para todos que la tragedia ocurrió porque supuestamente demandó a su vecino, un presunto sospechoso, por el alto volumen de un sistema de megafonía. La mujer estaba conversando con otras personas en casa. Los testigos dicen que la rumba comenzó el lunes por la noche y duró la madrugada del martes.

Alrededor de la 1 de la mañana, el Sr. Carlos Alberto no pudo soportarlo más y decidió ir a la casa de su vecino para pedirle que bajara el volumen porque estaba tratando de quedarse dormido. Argumentó que debería descansar para ir a trabajar.

Aparentemente, a la mujer no le gustó que Martínez viniera a reclamarla y, poco después, llegó a la habitación donde dormía el venezolano y lo atacó con un cuchillo de cocina. La lesión en el pecho fue fatal, a pesar del hecho de que sus amigos lo llevaron inmediatamente a la sala de emergencias en la clínica Torices.

Aunque la policía denunció la captura del presunto asesino, los informes judiciales indican que se rindió y, por lo tanto, no se informó que su arresto haya sido flagrante.

Los vecinos dicen que Martínez vivía alquilado en una habitación en el mismo edificio donde reside el sospechoso de su muerte.

Con la muerte de Carlos Alberto Martínez, siete venezolanos fueron brutalmente asesinados en Bolívar entre enero y abril de este año.

Omar Alexander Rendón Guerra, la última víctima de este país durante un acto de violencia en Cartagena, fue apuñalado el 11 de mayo mientras caminaba con su compañero en el sector de Las Américas, en el distrito de Olaya Herrera. El crimen ocurrió al amanecer.

Rendón Guerra, de 30 años, también fue la primera víctima de asesinato en la ciudad este mes.

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre enero y abril, 155 hombres y mujeres venezolanos murieron en el país.

El informe revela que Bogotá es la región donde la muerte es violenta, con 38 casos, seguida de Norte de Santander (27), Magdalena (18), Antioquia (15), Valle del Cauca (14), Atlántico (14), Arauca (11), Cauca (8), Santander (5), Tolima (5) y Bolívar (5).

En la costa colombiana, las cifras revelan que ha habido 18 muertes en Magdalena, de las cuales dos hombres y una mujer fueron causados ​​por un cuchillo; Diez hombres murieron por armas de fuego, tres por acciones violentas, uno murió en una pelea y una mujer se suicidó.

En Atlántico, tres hombres y una mujer se suicidaron, otro murió por un cuchillo y al menos 10 hombres y una mujer por un arma. En Bolívar, tres personas murieron por armas de fuego, una más por violencia y otra por suicidio.

En 2019, de enero a diciembre, hubo 516 muertes de venezolanos venezolanos en Colombia.

You May Also Like

About the Author: Caca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *