agosto 9, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

Centroamérica: Huracanes Eta & Iota – Actualización de Operaciones no. 5 (MDR43007) – Guatemala

6 min read

Archivos adjuntos

A. ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

Descripción del desastre

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la temporada de huracanes del Atlántico 2020 fue la más activa de la historia. También fue el quinto consecutivo en tener una actividad superior a la media, con 30 tormentas tropicales con nombre, de las cuales 13 se convirtieron en huracanes.

El 3 de noviembre de 2020, el huracán Eta azotó Nicaragua como huracán de categoría 4, provocando derrumbes e inundaciones que desplazaron a miles de personas y dejaron decenas de muertos o desaparecidos en Centroamérica y partes del Caribe.

Apenas 14 días después, el huracán Iota empeoró la situación en zonas ya afectadas por Eta y amplió significativamente el impacto a otras regiones de Nicaragua y otros países centroamericanos. Con su origen como onda tropical en el Caribe oriental el 10 de noviembre, Iota se convirtió rápidamente en huracán el 15 de noviembre y en huracán de categoría 5 el 16 de noviembre. Golpeó a Nicaragua y la región de Gracias a Dios de Honduras como un huracán de categoría 5 el 17 de noviembre, causando inundaciones repentinas, inundaciones de ríos y deslizamientos de tierra.

Estos dos huracanes afectaron a más de 7,5 millones de personas en Centroamérica. Los gobiernos de Guatemala, Honduras y Nicaragua declararon estado de emergencia en departamentos de riesgo y solicitaron asistencia humanitaria y financiera, elevándolo a pedido oficial a nivel internacional para intensificar las acciones de respuesta de emergencia.

Guatemala

Entre el 3 y el 17 de noviembre de 2020, las tormentas tropicales Eta e Iota azotaron la mayor parte del territorio guatemalteco con fuertes lluvias que provocaron inundaciones y decenas de deslaves y deslaves catastróficos. Según la Coordinación Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), 16 de los 22 departamentos del país resultaron afectados por ambas tormentas, principalmente Alta Verapaz, Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Zacapa y Chiquimula. Estos departamentos albergan alrededor de cinco millones de personas.

Al igual que en 2005 con la tormenta Stan, Eta e Iota afectaron principalmente a zonas rurales con altos niveles de pobreza extrema. El departamento más afectado fue Alta Verapaz, cuyos habitantes son en su mayoría comunidades indígenas maya q’eqchí. Las poblaciones afectadas de los departamentos de Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Zacapa y Chiquimula comparten varias características estructurales con las de Alta Verapaz: viven en zonas rurales, la mayoría se identifica como indígena y tienen mayores niveles de pobreza (ingresos) y pobreza multidimensional. al promedio nacional.

READ  Liga MX: así se jugará la Guardians League 2020

En el caso de Izabal, las inundaciones provocadas por el desbordamiento del río Motagua afectaron principalmente a los municipios de Los Amates, Morales, Puerto Barrios y El Estor. Según el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional y la Investigación (UNITAR), unos 150 kilómetros cuadrados se inundaron en estos cuatro municipios, afectando directamente a unas 8.600 personas. Las aguas de la inundación, que en algunos lugares alcanzaron los 2,50 metros, destruyeron casas y sus contenidos (muebles, electrodomésticos, ropa, utensilios de cocina, entre otros), inundaron calles y espacios comunitarios con lodo y piedras, contaminaron pozos de artesanos y destruyeron comunidades de agua, causando daños considerables a la infraestructura vial comunitaria y municipal.

En el caso de Alta Verapaz, algunas inundaciones fueron provocadas por grandes ríos y sus afluentes, mientras que otras, principalmente entre Cobán y Chisec y en San Pedro Carchá, fueron provocadas por una combinación de escurrimientos superficiales y subterráneos, creando enormes lagunas que inundaron al menos 20 comunidades. Estas comunidades reportaron daños no solo a viviendas, medios de vida e infraestructura, sino también a cultivos, ganado, puestos de salud, escuelas y redes viales.

Según la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (SEGEPLAN), las tormentas tropicales provocaron pérdidas, daños y costos adicionales en todo el país por el orden de los 6.000 millones de quetzales.

Honduras

El huracán Iota afectó a comunidades del Valle de Sula en el norte de Honduras, así como a los departamentos de Copán, Choluteca y Comayagua, y agudizó los daños causados ​​por la tormenta Eta en los departamentos de Cortés, Yoro, Atlántida, Santa Bárbara, Olancho y Colón.

Aproximadamente 4,7 millones de personas se vieron afectadas por la emergencia. Más de un millón fueron evacuados, alrededor de 93.000 fueron trasladados a centros colectivos y más de 100 murieron a causa de las inundaciones. Unas 1.000 viviendas fueron destruidas, más de 6.000 dañadas y más de 88.000 afectadas. La Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) reportó pérdidas de hasta 80 por ciento en el sector agropecuario. y según la CEPAL, el impacto de los huracanes causó pérdidas por alrededor de 45 mil millones de lempiras (aproximadamente US$ 1,86 mil millones).

READ  La CGAE acogió la presentación en sociedad de la "Spain Legal Expo", que tendrá lugar los días 1 y 2 de abril en Madrid

La mayoría de los servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH) han sido restaurados por los municipios, aunque con necesidades, ya que los sistemas de distribución en la mayoría de las regiones se han derrumbado y se encuentran en un lento proceso de recuperación inicial. La asistencia a los refugios sigue siendo una prioridad ya que las estructuras han sufrido daños considerables. El regreso a casa de las comunidades se produjo con la creación de refugios improvisados, a menudo junto a estructuras que solían ser sus hogares o campos.

Las medidas de recuperación de medios de vida son considerables debido a los daños causados ​​a los cultivos agrícolas y, aunque la temporada de lluvias ha terminado, todavía se pueden encontrar escombros y lodo en las comunidades. Las brechas en los muros de las riberas han generado condiciones inseguras que imposibilitan la cosecha, lo que afecta a los agricultores de subsistencia y a los trabajadores informales que dependen de los cultivos de temporada. Las zonas urbanas han sufrido los efectos socioeconómicos de la emergencia, la pandemia del COVID-19, la recesión económica y la pérdida de empleos en los sectores de transporte, comercio y agroindustria, y estos efectos socioeconómicos se ven exacerbados por estas amenazas.

Nicaragua

El huracán Eta tocó tierra en la costa norte del Caribe de Nicaragua el 3 de noviembre de 2020 como huracán de categoría 4 con vientos de 240 km/h, golpeando la comunidad de Wawa Bar al suroeste de Puerto Cabezas, Bilwi durante más de 30 horas. Después de Eta, el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED) estimó que más de dos millones de personas estuvieron expuestas a esta tormenta.

READ  Viajar a México durante el Covid-19: lo que necesita saber antes de viajar

Como medida preventiva, SINAPRED y otros mecanismos de respuesta del país, incluida la Cruz Roja Nicaragüense (CNR), evacuaron a cerca de 70.000 personas y abrieron 325 centros colectivos. Declaró alerta roja para la región Caribe y alerta amarilla para los departamentos de Wiwili, Jinotega, Nueva Segovia, Matagalpa y Chinandega. La región del Pacífico también se vio afectada por lluvias torrenciales que provocaron derrumbes, lo que motivó la activación de más de 300 centros colectivos y albergues para albergar y acoger familias.

El 16 de noviembre, Iota azotó Nicaragua como huracán categoría 5, con vientos de hasta 260 km/h y golpeando la comunidad de Halouver (350 familias, aproximadamente 1.750 personas, en su mayoría indígenas miskitos) a 45 kilómetros al sur de Puerto Cabezas.

Como resultado, la región del Caribe norte quedó incomunicada, sin servicio de telefonía e internet, sin electricidad y sin servicio de suministro de agua potable. Puerto Cabezas sufrió graves daños. Las viviendas y los muelles fueron destruidos. El hospital temporal que se había instalado tuvo que ser evacuado a la sede del gobierno regional, ya que el edificio comenzó a derrumbarse por los fuertes vientos, y los daños que sufrió el hospital regional Bello Amanecer fueron aún más severos.

Iota, ahora degradada a tormenta tropical, luego tocó tierra en la región del Pacífico de Nicaragua, dejando a su paso puentes y casas destruidos, deslizamientos de tierra, árboles caídos e inundaciones en los departamentos de Rivas, Managua, Carazo, Jinotega, Nueva Segovia y Wiwili. . .

El informe oficial del gobierno publicado el 24 de noviembre de 2020 luego de que Iota indicara que alrededor de tres millones de personas se vieron afectadas por ambos huracanes y estimó las pérdidas por los daños causados ​​en 56 condados en $742,671,000.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.