Politica

LaRed: ¡Ouch!

Arte la red

 (Expresión en inglés que quiere decir ¡Ay!… ¡qué dolor! Se emplea cuando alguien es machucado o golpeado.)


Por Crispino Picón Rojas


Fueron dos días para el olvido. El miércoles, el simpático Jimmy Morales hizo lo que le dijeron y confirmó su paquetazo fiscal, una buena abrochada sin ton ni son para la clase media, que no ha tenido tiempo, ni siquiera, de verla venir. Y causó una depre que le pega a medio mundo, hasta los pobres atletas nacionales, que al día siguiente, en Río 2016, tuvieron su jueves negro.

Del brinco que pegó por el susto de la noticia, Kevin Cordón se lesionó, a Erick Barrondo se le terminó la gasolina —y todavía no ha subido de precio— y llegó en el puesto No. 50; lo mismo le ocurrió al velerista Ignacio Maegli, que antes de saber la brillante idea, tenía posibilidades de clasificación, y aunque al final mejoró su posición, si no hubiera ocurrido esa tragedia, otro gallo cantaría. Al parecer, ninguno entiende la moraleja del presidente, como él la comprende: A más plata en las arcas, más oportunidades… —el problema es saber para quién son las oportunidades.

Mis colegas meseros me comentaron, con caras largas, que ellos ven que estamos entrando en una depre nacional. ¡Sí!, como lo lee. La mayoría de la gente está frustrada, preocupada, triste y como la gran… solo hablan de la gran… (de pato) del presi, que ni se tomó la molestia, primero, de limpiar toda la porquería que encontró, entrarle a la transparencia y eficiencia en el gasto, y en vez de eso, se fue por lo más fácil que le recomendaron Joviel Acevedo y sus geniales asesores de la Juntita: con más pisto, más chance de hacer cosas y subir sueldos (¡¡¡¿cuáles?!!!).

Los meseros de La Red cuentan que en todos los restaurantes y en purrunes particulares, hasta los patojos comentan los contrastes: por un lado impuestos que clavan a la gente trabajadora, y por el otro, los diputados hablando de subirse las dietas por sesiones, quieren aumentarse el sueldo y, a como de lugar, comprar cuanta propiedad queda al lado del Congreso —Mario Taracena hasta amenaza con expropiar a la pobre gente—. Por supuesto, de por medio habrá más de alguna comisioncita, como la que se iban a disparar con los famosos trompos.

Dicen que la lección tributaria más importante que recibió el simpático Jimmy, vino de Joviel Acevedo, quien hace algunas semanas le dijo que había que aumentar la platita para los maestros y así terminar con las marchas. Su lección fue sencilla —como buen maestro que no es—:  mirá, presidente —le dijo—, es muy sencillo 2+2 son 4. ¿Estamos? Entonces, para pagar más, hay que tener más. Poné más impuestos, la comunidad internacional aplaude, las arcas se llenan y habrá más luciérnagas felices.

Repitió la moraleja a la Juntita y los cuatro milicos que la integran, le aplaudieron. El genial plan se puso en marcha. Dicen que el ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, le hizo dos recomendaciones: prudencia y diálogo. Pero ni lo uno, ni lo otro. Se lanzaron al agua con el paquetazo.

A los cacifes, que andan viendo cómo influyen más con el presi, los tomaron con los calzones bajos, porque les metieron, además, mucho ruido con un montón de nuevos impuestos. Al final, sintieron que les pudo ir peor. El que no da su brazo a torcer es Jorgito Briz, que se fue de frente con el rechazo a los nuevos impuestos, porque son inflacionarios —entre otras cosas—, mientras que otros muchachones están todavía asustados por las acciones de la CICIG y el MP, como para que ahora vayan a levantar la voz: Mejor esto, a que nos caiga la SAT, dijo un mero copetudo, en voz baja.

Al parecer, Sammy Morales, hermano del presi, y su pareja en Nito y Neto, se atrevió a decirle que había que pensar qué diría la gente, la misma que votó por él.  Por respuesto, solo escuchó un me eligieron y ahora que me aguanten, porque tienen que poner pisto para atender las demandas.

¿Y La Plaza?, preguntó el primer hermano de la nación, inocentemente.

Esos deben estar contentos, porque el Otto y la Roxana están bien trabados, con todos sus cuates, en el tambo.

Todos tienen que pagar, sentenció el presidente, mientras ordenaba que le sacaran su nuevo tacuche marca Louis Vuitton, con sus zapatos Valentino y su infaltable corbata Donald Trump. Además, pidió que estuviera lista su caravana de ocho coleros y seis motoristas, porque tenía que ir a dar un colazo.

Mis colegas meseros se preguntan si se puede hacer algo. ¿Cómo nos oponemos? —se preguntan—, porque las redes sociales son como lluvia en invierno y La Plaza está vacía.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales