Politica

¡Coperacha!

(Acción de reunir algo –principalmente dinero– para poder adquirir o hacer algo)

Tanta bulla que se armó con eso del bufete de la impunidad, que formaron dos tiquillos con nombres iguales, pero que se escriben diferente, Cristian Gamboa, Christian Ulate, y un chapín con mañanas de político, José María Chema Coma, quien hizo así su tercera aparición en el escenario noticioso.  Los primeros, dos ex CICIG con mucha experiencia en investigaciones criminales, pero poca ética, y el segundo, recordado por su paso en Comcel y su frustrado intento por ser candidato presidencial, con debilidad para escuchar a los que tienen por nombre Alfonso.

Pues bien, todo el mundo cree que estos tres personajes se juntaron un día, platicaron, se echaron unos tragos y decidieron formar una sociedad para defender a los pobre inocentes acosados por la CICIG.  Si así hubiera sido, pues simplemente se trataría de una estrategia comercial.  Eso si, la reunión si existió, pero cuando ya los Tres Mosqueteros se habían reunido.

Yo me entero, porque uno de los meseros de La Red, me cuenta que fue en una casa ahí por la salida a El Salvador que se reunieron estos tres personajes que, por lo que él pudo oír, ya se conocían, y esta vez celebraban que hay mucha lana para el famoso bufete, pero no porque Chemita sea el inversionista, sino porque un montón de implicados en los casos CICIG hicieron una gigantesca ¡Coperacha! para tener los fondos que les permita llegar a jueces, fiscales, periodistas y una red de investigación, todo con el fin de alcanzar sus objetivos aquí, y fuera de Guatemala.

La info de este mi colega si que es valiosa.  Dice que los tres cuates estaban retefelices, porque brindaban por quienes llaman socios capitalistas, y por el montón de dinero que ellos reunieron para todas sus operaciones, que no serán de defensa legal estrictamente, sino de algo más integral.

Lo que él escuchó es que, por supuesto, ellos no llevarán los casos legales.  Estos Tres Mosqueteros, se encargarán de buscar debilidades en las investigaciones de la CICIG y el MP –en algunas de los cuáles ellos mismos participaron–, harán públicas incongruencias, reales o inventadas, para desacreditar las pruebas y, lo más importante, serán también enlace con jueces y fiscales.  Como los clientes pueden tener problemas internacionales –casos Vielman y Sperisen–, se les podría ayudar también con información que contraste con la que ha aportado la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.

La duda que tenían mis meseros es la identidad del cuarto mosquetero, el D’Artagnan del grupo, porque es el enlace entre el grupo de financista –la mayoría de ellos en el bote, pero algunos fuera– el bufete de la impunidad, y algo muy importante, con los operadores de justicia que se necesiten para obtener fallos favorables o, al menos, no tan drásticos.

Según dijo Chema aquella noche, cuando aun no se destapaba lo que estaban haciendo, ni mucho menos lo que pretenden, el dinero mueve montañas, y recordó como Comcel, empresa de la que él fue un tiempo CEO, necesitó darle a Alfonso Portillo US3.5 millones para su chequera, quiero decir para su campaña, y nos fue de maravilla siempre, recordaba con nostalgia.  Eso si, necesitaremos mucha plata, porque estos casos están gruesos, dice mi colega que dijo, antes de hablar de unas cifras más grandes que las que pidió en aquella ocasión el ahora ex presi y ex reo.  ¿Será que la CICIG aun podría investigar ese pequeño financiamiento?.

Volviendo a D’Artagnan, el perfil ideal es el del famoso Rey del Tenis, Roberto López Villatoro, quien ahora trata de mantener un perfil muy bajo, luego de que antes de que se destaparan todos los casos de corrupción por parte de la CICIG, se había envalentonado tanto, que a cada rato iba para ser entrevistado por el ex candidato oficialista, Mario David García en un programa de radio que tenía, y hasta contó como financiaba las campañas electorales en el Colegio de Abogados.

Ahora ha vuelto a su perfil anterior, y no quiere que lo vinculen con estos Mosqueteros, al menos por ahora.  Pero se sabe que para que tengan efecto todas sus estrategias, se requerirá de influir en algunos de sus jueces.

Entre lo que obligo a que la ¡Coperacha! tuviera que ser muy grande –incluso le llevó a limpiar algunas caletas– fue que ahora todo se ha puesto más caro, porque los jueces, magistrados, y demás implicados en esta nueva Línea, tienen miedo a la CICIG y suben –como los coyotes con la nueva ley– sus cuotas para llevar a cruzar la frontera de la libertad a los corruptos.

Por retazos de la conversación, parece que la primera ¡Coperacha! levantó más de 5 millones de dolorosos, y estos emprendedores de la justicia, que así quieren que se les reconozca, dicen que eso alcanza pero solo para empezar.  Luego necesitarán que haya más ¡coperachas!, eso si, en base a resultados, les mandaron a decir desde las cárceles.

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales

meme-juniors

LaRed: ¡Purrún! de los Jr.