Politica

Baldetti seguirá encerrada en hospital privado hasta enero

Mario Cano, abogado de la ex vicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti, anunció hoy que su defendida señalada por casos graves de corrupción seguirá recluida en un hospital privado de Mixco a la espera de una audiencia a juicio prevista para enero de 2016.

En declaraciones a Emisoras Unidas, el abogado anunció además que la exfuncionaria señalada tal delincuente por asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera busca permisos para que su familia, esposo y dos hijos reciba visitas los días de las fiestas de fin de año.

La ex mandataria  está recluida en el centro asistencial privado desde el pasado 6 de noviembre cuando fue autorizada  por el juez que lleva su causa, Miguel Ángel Gálvez debido a que según el Instituto de Ciencias Forenses (Inacif) enfrenta infecciones que la obligan a recibir tratamiento médico.

La reacción de las redes sociales no se hizo esperar y la expareja presidencial del también procesado Otto Pérez Molina, recibió el rechazo de personas que consideran que se trata de un abuso y que goza de privilegios indebidos.

Marco Antonio Garavito, director de la Liga de Higiene Mental dijo que lo que  gente critica en las redes, es  que cómo es posible que Roxana que toda la vida fue sana ya lleva 10 bacterias, las personas tampoco son ingenuas y saben que se están burlando de los guatemaltecos.

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

TSE por cancelar a Partido Patriota por financiamiento ilícito

LaRed

Oficialismo defiende comisiones creadas innecesariamente

Cuando actos de corrupción de familiares golpean a gobernantes

Complicado inicio de segundo año para Jimmy Morales

FCN-Nación se hace de comisiones de Finanzas y Derechos Humanos

Congreso entre renuncias, antejuicios y despidos

Preguntas sin respuesta…

FCN-Nación retarda informe de financistas ante el TSE

Juez recomienda retirar inmunidad al diputado de la UNE

Gobierno amplía presupuesto del Ejército en Q115.7 millones

LaRed: ¡Choyudos!