Politica

¿A qué le apuesta Guate?

El país camina sin rumbo definido y a ciegas, debido a que no existen políticas públicas —o las que hay son improvisadas y no integrales— para resolver los problemas políticos, sociales y económicos que afectan al país. Ello impide que la nación pueda dar un salto de calidad en la búsqueda del desarrollo PLENO. La incertidumbre aumenta.


Redacción de Crónica


El país vive momentos de agitación. La incertidumbre se manifiesta en diversos sectores de la sociedad. El ambiente se enturbió más la semana pasada con el asesinato de Byron Lima Oliva y, mientras se espera el desenlace de los casos Cooptación del Estado y La Coperacha, no son pocos los que se preguntan: ¿adónde va el país y qué se apuesta en políticas públicas?

La incertidumbre afecta la economía —que ya muestra indicios de desaceleración— y luego impacta en el orden social y político. En resumen, no se sabe a ciencia cierta hacia dónde marcha el país, ya que no se ven políticas integrales encaminadas a corregir el infuncional sistema de partidos políticos que impide el fortalecimiento de la democracia y el bienestar de la mayoría de la población guatemalteca, como tampoco hay apuestas claras para disminuir los graves indicadores sociales e impulsar con vigor el crecimiento de la economía nacional.

No solo hay ausencia de políticas de Estado, sino que, en vez de ello, brilla la improvisación y la falta de integralidad de las acciones aisladas que se implementan.

La reforma política del Estado y la apuesta por mejorar las condiciones de pobreza, salud, educación, entre otras, está ausente en el actual y en los anteriores gobiernos. Tampoco ha sido prioridad para el Legislativo.

Las acciones para que la economía nacional se vigorice están ausentes y esta camina más por inercia. El problema no es de ahora, ha sido una falencia desde el retorno a la vida democrática.

No se sabe qué país queremos, cuál será nuestro esquema de desarrollo económico y cuál la apuesta social para combatir la pobreza y los males que de ella se derivan.

Lo que está avanzando, aunque aún es insuficiente, es el fortalecimiento de la justicia, y en ello ha jugado un papel importante el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Pero eso, aunque importante, no es suficiente como apuesta nacional.

Escenario político

Congreso aprueba reformas SAT

El sistema de partidos políticos del país ha fracasado, es obsoleto y no responde a los intereses de la mayoría de la población, sino que solo a pequeños grupos de poder político y económico.

Lo mismo ocurre con el servicio público, el cual es deficiente, debido a que se contrata cada cuatro años a personas, a manera de pago por favores políticos; no existe una carrera administrativa y menos una sistema de alta dirección.

Se ha llegado hasta el punto de que el Estado ha crecido en cantidad de empleados, pero no en calidad. Sumado a ello las entidades de control y fiscalización son débiles.

A pesar de ello no se observan políticas y acciones encaminadas a corregir estos problemas que impiden tener un Estado más democrático, eficiente y  transparente.

Los responsables de esto son tanto el Organismo Ejecutivo como el Legislativo. La reforma del Estado brilla por su ausencia, en buena medida porque no conviene a los intereses de la clase política tradicional, marcada por la corrupción, y a algunos sectores económicos.

Desde el punto de vista de Víctor Gálvez Borrel, director del programa de Incidencia Pública de la Universidad Rafael Landívar (URL), existe una sensación, en la ciudadanía, de que las reformas políticas no terminan de cuajar.

Entre esas enumera las nuevas modificaciones a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) —porque las que se hicieron hace unos meses fueron solo cosméticas y no resuelven los problemas de fondo—, a la Ley del Organismo Legislativo, reforma constitucional, la Ley de Servicio Civil y Ley de Contrataciones del Estado.

Hay un paquete legislativo que está aprobado o en procesos, pero que no se siente que dé sedimento. Hay temas pendientes y una percepción muy confusa, dudosa y de cierta inestabilidad. Salimos de un proceso accidentado en 2015, pero no hay una sensación de que las cosas terminaron o que lograron llegar a donde se esperaba, resalta Gálvez Borrel.

Asimismo, expertos y politólogos coinciden en que lamentablemente en el país se tienen instituciones políticas débiles que impiden que la democracia como tal hunda sus raíces y pueda generar los beneficios y oportunidades para la mayoría de la población guatemalteca.

Estamos viendo una época en donde el desprestigio de la política llegó a un punto extremo que hizo urgir un cambio, resalta Manuel Villacorta, analista político, quien a su vez indica que debe haber una reforma política que no solo incluya la LEPP, debido a que hay una conciencia de la sociedad civil y de los políticos de que ya no podíamos seguir en este sistema.

Para los expertos, el sistema político debe ser modificado para lograr el bienestar de la ciudadanía, pero no se ven por ningún lado procesos encaminados a ello. Esto no es nuevo, aseguran, ya que ha ocurrido tanto en los anteriores como en el actual gobierno.

Para Jorge Wong, analista del Instituto de Investigaciones Políticas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala, los tres poderes del Estado, que se caracterizan por ser presidencialistas, deberían diseñar estrategias para corregir estos problemas políticos que afectan a Guatemala. Pero aún no se ven, se tiene un Diálogo Nacional para Reformar el Sector Justicia y eso es importante, pero hay más temas pendientes, subraya Wong.

Tener un cambio en el sistema político es vital, dice Alejandro Quinteros, director de la plataforma Primero Guatemala. Mientras que Gálvez Borrel señala que si tenemos un sistema político que funcione bien, hemos logrado ahí más de la mitad del éxito, porque si el sistema funciona, la economía, inversión y el país tendrán una imagen hacia fuera más favorable y con ello los indicadores se verán funcionales y sin desequilibrios. Es importante para la propia satisfacción y confianza del pueblo de Guatemala.

Lo social no es prioridad

Programas sociales

El tema social está en el abandono. No se evidencia claridad en lo que se debe hacer y tampoco hay definidas políticas públicas serias y las que existen para abordar este problema histórico son insuficientes, dispersas, no son integrales y prevalecen más las acciones asistencialistas y clientelares que no resuelven el problema de fondo, pero que generan votos en época electoral.

No existe un trabajo coordinado entre los tres poderes del Estado y por ello tanto en el Ejecutivo como en el Congreso y poder local —incluidos los Consejos de Desarrollo— prevalecen más los intereses personales, la acumulación de poder político y económico. En estas instancias el bienestar social pasa a segundo plano.

El tema social no está ligado con políticas de calidad. Lo que se puede ver es que la inversión pública está manejada por los caciques que imperan en los Consejos de Desarrollo y  los alcaldes, y están manejando unos Q10 mil millones. Esa inversión debe estar orientada a generar empleo y desarrollo rural, afirma Édgar Ballsels, ex ministro de Finanzas y analista del área socioeconómica del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac).

Es por ello que la cantidad de guatemaltecos que viven en la miseria, a pesar de la existencia de programas sociales, se ha incrementado. De tal cuenta la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y dada a conocer en 2015, da cuenta de que entre 2006 y 2014 la pobreza total nacional pasó del 51.1 por ciento al 59.3 por ciento. Y la mayoría de la población que vive en la miseria es indígena.

Mientras tanto en el sistema de salud las crisis son recurrentes. Hay, como ocurre actualmente, desabastecimiento de medicinas, personal médico insuficiente y desde hace más de medio siglo que no se construye infraestructura significativa.

En educación todavía hay muchos niños que quedan fuera del sistema educativo y los que tienen acceso reciben clases en medio de muchas deficiencias, afirma Raquel Zelaya, directora de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes).

A ello hay que agregar que la tasa actual de desempleo abierto es del 2.9, la misma desde hace cuatro años. Y la desnutrición crónica sigue siendo de las más altas del mundo y del continente.

El Cuarto Censo Nacional de Talla en escolares del primer grado de educación primaria, dado a conocer en noviembre de 2015 y elaborado por la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN), evidencia que la prevalencia de desnutrición crónica, en promedio nacional, es del 37.6 por ciento. No obstante, existen departamentos como Huehuetenango y Quiché, donde este problema afecta al 54.9 por ciento.

A esto se suma la alta conflictividad social existente y que gira en torno al rechazo a las hidroeléctricas, las extracciones mineras, la explotación petrolera y la demanda de tierra.

Aunque no ha existido claridad e integralidad en las políticas sociales, los anteriores gobiernos por lo menos integraron gabinetes sociales. Sin embargo, la actual administración no tiene, o no se hace notar, un Gabinete Social, afirman analistas.

Lo que pasa es que la visión de la política social es miope, es asistencial nada más. También hay que ver la integralidad de las intervenciones, no puede ser que cada ministro vaya por su aire. Eso está pasando muy fuertemente en este gobierno. No sé si el Gabinete Social se está reuniendo. Nunca he oído que haya una reunión, afirma Karin Slowing, experta en temas de desarrollo humano.

Mientras que la política rural también brilla y ha brillado por su ausencia. Así lo asegura Miriam Suyuc, experta en el tema del Instituto por la Democracia de la Coordinación de ONG y Cooperativas (Congcoop). No es raro entonces, ver que la mujer, la niñez siguen muriendo por causa de desnutrición. La pobreza no está en lo urbano, sino en lo rural, dónde está la mayoría de la población indígena, enfatiza Suyuc.

En tanto que Mario Polanco, del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), comenta que no hay una política en materia de seguridad que sea efectiva. Hay que reconocer que esa coordinación que hay entre Ministerio Público, la CICIG y Gobernación que está dando resultado en el caso de estructuras organizadas. Pero contra el delincuente común, no hay nada significativo. No hay nada para evitar que la población se involucre en actividades delincuenciales, asevera Polanco.

Situación económica

banco de guatemala2

A pesar de la crisis y la convulsión política en el país, la lucha contra la corrupción le ha funcionado a Guatemala, ya que ha mantenido una economía estable y robusta en los peores momentos de inestabilidad, según opinan calificadoras y organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI). En este contexto, el Ministerio de Economía (Mineco) le apuesta a un crecimiento económico, inclusivo y sostenible.

En este contexto, el Ministro de Economía, Rubén Morales, explica a qué le apuesta el Gobierno en materia económica, destacando entre algunos puntos, a potenciar e internacionalizar a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes).

Desde el comienzo de 2016, el Ministerio de Economía se ha enfocado en afinar la Política  Económica para Guatemala 2016-2021, cuyo objetivo principal es impulsar el crecimiento económico inclusivo y sostenible, explica el funcionario, al agregar que como parte de esta política, trabajamos en la Estrategia de Desarrollo Local en cinco municipios ancla, priorizados e identificados como ciudades intermedias por el Plan Katún 2032: Chiquimula, Cobán, Puerto Barrios, Quetzaltenango y Retalhuleu.

A criterio del titular de Economía, con dicha estrategia se busca empoderar a las autoridades locales para impulsar proyectos productivos que surgen directamente de las comunidades, en especial a las Mipymes y cooperativas.

Con este esfuerzo esperamos atraer más inversión en el interior del país, que genera más empleos formales y estables, especialmente para jóvenes, que son empleos que mejoran la calidad de vida de los guatemaltecos, añade Morales.

La economía internacional afecta

De forma inevitable, la economía internacional afecta a la de Guatemala, como a los demás países en vías de desarrollo, y en este sentido, la recuperación de la actividad económica mundial sigue débil y desigual, en un contexto en el que ha crecido la incertidumbre y, recientemente, la volatilidad en los mercados financieros internacionales. Los precios internacionales de las materias primas continúan ubicándose en niveles inferiores a los del año previo; sin embargo, destacó la tendencia al alza del precio del petróleo, señala el informe sobre el desempeño macroeconómico del mes de junio, elaborado por el Banco de Guatemala (Banguat).

No obstante, el informe agrega que la situación interna del país, demuestra una actividad económica que evoluciona conforme al rango previsto para finales de año, es decir entre un 3.1 por ciento y un 3.9 por ciento, según indicadores de económicos de corto plazo.

Visión del FMI

Por su parte, autoridades del FMI vinieron a Guatemala a finales de mayo y su análisis económico también es alentador para Guatemala, al destacar que la perspectiva macroeconómica permanece benigna, pues se prevé que el crecimiento retorne a su tasa tendencial de 3¾ en 2016 y se eleve gradualmente a 4 por ciento en el mediano plazo, como resultado de las medidas para incrementar la transparencia y la eficiencia del gasto público.

Agrega que el crecimiento económico ha seguido siendo robusto, pues l a economía guatemalteca ha estado creciendo levemente por encima de su potencial y la brecha del producto está cerrada. El crecimiento permaneció en 4.1 por ciento en 2015, a pesar de la desaceleración del consumo e inversión públicos durante la crisis política. El consumo privado se elevó como consecuencia de los precios más bajos de los derivados del petróleo y mayores remesas, mientras que la tasa de desempleo permaneció baja, alrededor de 3 por ciento.

El FMI señala que la mejora de la transparencia y la eficiencia fiscal podrían contribuir a aumentar la credibilidad del gobierno a través del fortalecimiento de la SAT.

Por ello recomienda: la mejora de la contabilidad, la consolidación de los informes fiscales; la protección de la administración tributaria de la interferencia política; la mejora del control y auditoría del gasto fiscal, incluyendo el fortalecimiento de las unidades a cargo de la planificación de las compras y de la auditoría interna, y mayor transparencia en la reglamentación e implementación de las compras directas del Estado.Las políticas sociales son asistencialistas, clientelares y no son integrales. Por ello la cantidad de población que vive en la pobreza se incrementó en la última década. 

Los diputados se niegan a hacer reformas profundas al ineficiente sistema de partidos políticos.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales