Opinion

Noticias de Chile

Danilo Arbilla ADanilo Arbilla


Pocas noticias sobre Chile.

Desde hace muchos años los chilenos han sido ejemplares. Una democracia funcionando en serio y estabilidad institucional; buen manejo de la economía, confirmado por la cifras, y una política comercial impecable que le ha ampliado de manera muy importante los mercados. Pocos escándalos por corrupción, y aunque los ha tenido e incluso han involucrado a la nuera y al hijo de la presidenta Michelle Bachelet (64), no se comparan con lo que pasa por los alrededores.

Los chilenos, además, le quitan vuelo y no hace ruido frente a los repetidos anuncios de Evo Morales en sus intentos de avanzar sobre el Pacífico. Sobre lo que sí hacen ruido es en relación con sus éxitos futbolísticos y la obtención, por dos veces y en forma consecutiva, del campeonato sudamericano. Un tal Vidal aparece como el abanderado del bicampeonato, misión que asume, ciertamente, con bastante arrogancia.

Ante ese panorama sorprende un poco la noticia de que los candidatos que pugnarán por la presidencia en las elecciones de noviembre del 2017 sean los expresidentes Ricardo Lagos y Sebastian Piñera.

Seguramente ninguno irá con el lema renovación.

El socialista Lago, que ejerció la presidencia del 2000 al 2006, y era considerado una especie de cacique y gurú en el retiro a quien consultar y cuyas opiniones eran respetadas y tenidas en cuenta, ya anuncio que buscará ser candidato de los grupos de izquierda en el próximo año. Sebastian Piñera, el hombre de la derecha que presidió Chile del 2010 al 2014, todavía no ha dicho nada, salvo que sí considera la posibilidad de ser candidato, lo que resolverá en marzo del 2017.

Los conocedores de la política chilena aseguran que la carrera final será entre ellos.

En la interna, Lagos (78), aparentemente, tiene más enemigos que Piñera (66). También la senadora Isabel Allende (71), hija del derrocado presidente Salvador Allende y el ex secretario general de la OEA, José Miguel Insulza (73), aspiran a ser los candidatos de la izquierda. Como se ve, pocas caras nuevas y nadie muy joven. (Si Lagos fuera el electo asumiría la presidencia con 80 años).

¿A qué se debe este retorno a los clásicos, a los probados?¿No hay figuras nuevas?

Según los expertos, hay una crisis de liderazgo, y de ahí estos resurgimientos.

Lo que ocurre, y esta es otra noticia, es que los chilenos sufren un  crisis de confianza en el sector político. Y no se trata de disconformidad con el actual gobierno, aunque, ciertamente, la imagen de Bachelet esta muy baja, con solo un 15% de aceptación. El problema es mayor: siete de cada diez chilenos dicen que no irán a votar en las elecciones municipales de octubre de este año, según una reciente encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP).

Hay cosas peores aún: un 80 % de los chilenos opinan que la gran mayoría de los políticos son corruptos. Concretamente un 30 % dice que son bastantes los políticos que han estado involucrados en casos de corrupción, mientras que un 50 %  cree que todos los políticos lo han estado.

Asimismo, casi la mitad de los ciudadanos (48 %) piensa que la situación económica es mala, y muchos más, ( 68%), califican de mala y muy mala la situación política, según esta encuesta del CEP.

Ese temor y pesimismo que se recoge en el sondeo, es el fundamento para hablar de un crisis de liderazgo, que abre puertas a determinados líderes que se daban por retirados. Ello no implica que responda a un reclamo popular explícito. La misma encuesta indica que un 57 % de los chilenos no se identifica con ningún sector ni líder en concreto. No saben qué van a hacer en el 2017. En elecciones pasadas, a esta altura ya se perfilaban tanto Piñera como Bachelet.

Si los candidatos son Piñera y Lagos, Chile será noticia y tiene asegurado más de un titular. Será una carrera emocionante y difícil de adivinar quién ganará.

Quizás lo decidan por penales —me dijo con cierta ironía un colega argentino—, pues en eso los chilenos son expertos; son bicampeones de America, pero, mal que le pese al señor Vidal, nunca ganaron, lo que se dice ganar, ganar, una final.

 Si los candidatos son Piñera y Lagos, Chile será noticia y tiene asegurado más de un titular. Será una carrera emocionante y difícil de adivinar quién ganará.

Comentarios

comentarios

Mas en Opinion

Gonzalo Marroquin

Reformas al sector justicia: polémicas y sin estrategia

JUAN MANUEL RODRIGUEZ2

Una Cuba fría

luis fernando copy

Quizá la forma de empezar sea tirar los inútiles propósitos y plantearnos una linda pregunta

EDUARDO COFIÑO

Me muero triste

MarioAlberto-0009

¿Un insensato dirigirá los destinos del Planeta? O Donald Trump y el narcisismo político

mario-fuentes-destarac

¿Puede la esposa del Presidente de la República optar al cargo de presidente o vicepresidente?

Renzo Rosal

Cuando se acomoda el discurso por conveniencia  

Gonzalo Marroquin

La globalización languidece

rodolfo  bay1

El retorno a la era de China

Pedro Cruz

Amigos y enemigos, mejoremos Guatemala

opinion-gustavo-leiva

La lepra se cura, pero la falta de conciencia no

Renzo Rosal

Un Gobierno funcional, pero ¿para quiénes?