Nacionales

Norma Cruz, una vida dedicada a la lucha contra la violencia intrafamiliar

 Vivió en carne propia la falta de justicia y la ineficiencia de las leyes en Guatemala, aunado a un entramado de corrupción que opera en el país; sin embargo, estos desmanes, lejos de rendirla, le dieron el impulso para apoyar a víctimas de violencia contra la mujer, niños y adolescentes. Hasta la fecha, su trabajo ha beneficiado a 20 mil familias. Ahora entrega la dirección de Fundación Sobrevivientes.


Norma Cruz y la Fundación Sobrevi­vientes (FS), que ella creó, se han convertido en un símbolo y emblema de la lucha en oposición a la violencia intrafamiliar y sexual contra la mujer y la niñez. En los últimos dos lustros ha puesto toda su dedicación y es­fuerzo para que estos hechos que afectan a la sociedad guatemalteca no queden en la impunidad.

Ahora, a sus 54 años y aquejada por una enfermedad, entrega la dirección a su hija Claudia; aunque sus quebran­tos de salud no tienen relación con la decisión, ya que el proceso de transi­ción se empezó hace ya cinco años.

Otras entidades dedicadas a la lucha contra la impunidad y la protección de la niñez y de las féminas, reconocen que Cruz y la Fundación han sido un referente de cómo actuar para tener una mejor sociedad.

Las amenazas de muerte y su dete­riorada salud no la han detenido en su afán por buscar el castigo de los victi­marios de violencia intrafamiliar y vio­lencia sexual contra féminas y niños.

Origen de su lucha

Terminaba la década de los 90 cuando la hija de Norma Cruz sufrió violencia sexual, a partir de ahí inicio una odisea para lograr justicia en un país machista y corrompido.

Aventurándose a los juzgados, fisca­lías y a toda la burocracia de un Estado que no respondía, pudo constatar que no estaban solas en su lucha y que el número de afectados era interminable.

Poco tiempo después abre una pe­queña oficina para apoyar a las vícti­mas. En enero de 2003, esta adopta la figura jurídica de asociación y tiempo más tarde se modifica a la de Fundación.

Bajo su liderazgo, y al ver su esmero, otras féminas se sumaron a la tarea de buscar justicia y abogados y psicólogos ofrecieron su apoyo.

Hasta la fecha, la Fundación ha brin­dado asesoría y respaldo legal a las mu­jeres, niños y adolescentes que sufren algún tipo de violencia, lo cual ha bene­ficiado alrededor de 20 mil familias.

Leonel Dubón, director de Refugio de la Niñez, comenta que la Funda­ción Sobrevivientes ha sido una escue­la y un referente, pero indica que a ni­vel personal como Director del Refu­gio, Norma Cruz significa la inspira­ción del trabajo que lleva a cabo.

En tanto que Helen Mack, presiden­ta de la Fundación Myrna Mack (FMM), exalta el trabajo y mérito que ha llevado a cabo la Fundación, refe­rente a la violencia contra la mujer. Le doy todos los éxitos a la nueva directora y a Norma, todo el agradecimiento por el bien que ha hecho en el pueblo de Guate­mala, afirma la activista de derechos humanos.

Cambio de dirección

DSCF5311

Norma sufre actualmente limitaciones para movilizarse, debido a que padece de síndrome de neuropatía mixta motora, y ello le dificulta ocuparse con normalidad del cargo y sus actividades habituales.

En este contexto, el Consejo de la Fun­dación ha delegado las funciones de di­rectora en su hija, Claudia María Her­nández, el proceso de relevo empezó ha­ce tres años y se concretó en el pasado mes de marzo. No obstante, Norma se­guirá como directora consultiva.

Este es un proceso de transición que he­mos llevado, en aras de la transparencia y dar un mensaje a la ciudadanía de que so­mos diferentes, empezamos hace cinco años, cuando deje el Consejo Directivo de la Fun­dación Sobrevivientes, comenta Norma.

De esa cuenta, Claudia María tiene ahora el objetivo de garantizar la conti­nuidad del trabajo de la Fundación. Y desde hace tres años se inició una transición de mando, pero esta se tu­vo que apresurar para el mes de marzo pasado, cuando la salud de Norma empeoró.

Contra viento y marea

Instalada en una de las primeras ofici­nas ubicadas en el primer nivel de la Fundación Sobrevivientes, se encuen­tra Norma en su silla de ruedas, rodea­

da de arreglos florales y tarjetas de feli­citaciones. Su cumpleaños 54 fue el día anterior —24 de agosto— y los compañeros de trabajo le prepararon una fiesta sorpresa.

Ahí nos cuenta que una de las limi­tantes que se encontró cuando iniciaba el camino legal por la violación de su hija, fue que no había nada especiali­zado hacia las mujeres: fiscalías, juzga­dos, incluidos abogados.

Ese cúmulo de obstáculos fueron sus propulsores para iniciar la odisea más larga de su vida; la lucha contra la impunidad. Lo que me ha frustrado es que he visto pasar muchos gobiernos que nos regatean el dinero para atender a víc­timas, pero, por otro lado, ellos se llevan hasta diez veces más en corrupción. He­mos visto la manera en que las institucio­nes como la Contraloría General de Cuentas nos sofocan con supervisiones tratando de encontrar algo malo para quitarnos los fondos, pero a los grandes ladrones no los auditan, cuenta Norma.

Luego agrega que es lamentable que los gobiernos no inviertan en la pre­vención para que se opte por el diálogo y no por la violencia. Estamos, de algu­na manera, solo cubriendo el dolor, pero seguimos contando los muertos y violacio­nes, porque el Estado no ha querido in­vertir para cambiar el modelo de masculi­nidad que se tiene en el país, enfatiza.

Fundación Sobrevivientes inició ope­raciones en 2006 con un presupuesto estatal de Q1 millón, monto que fue aumentando con el paso del tiempo; contando a la fecha un techo presu­puestario de Q6 millones. Sin embar­go, algunos gobernantes quedaron adeudando este aporte estatal, como fue el caso de Álvaro Colom, quien no le destinó Q1.5 millones.

Casos emblemáticos

imagen_04

Una pintura de oleo de la Virgen de Guadalupe ocupa casi toda una pared de la pequeña oficina de Norma. Es un obsequio de un reo que cumple conde­na por asesinato, este se lo regaló en agradecimiento por haber apoyado a su sobrina, quien fue víctima de vio­lencia sexual en el 2005.

Norma aparta su mirada y se queda en silencio por un momento, cuando se le pide que nos cuente uno de los primeros casos que atendieron en la Funda, como ella le llama a la institu­ción que ella creo.

Rosa María sufrió violencia familiar, comienza luego a relatar, y llegó con un cinto marcado en el cuello; sin em­bargo, su rostro se llena de alegría al mencionar que en ese caso lograron medidas de seguridad y sacar al agre­sor de la casa.

No obstante, lamenta que a los seis meses Rosa María decidiera regresar con su esposo, quien la mató a ella y a su hija, y dejó a su hijo más pequeño con heridas. Por estos asesinatos, tiem­po después, el victimario fue sentencia­do a más de cien años de prisión.

La institución también brindo acom­pañamiento al caso del atentado con una bomba en un autobús de Ciudad Quetzal, ocurrido en enero de 2011 y que dejó nueve personas fallecidas. Los pandilleros responsables fueron capturados y posteriormente senten­ciados a más de cien años de prisión.

Sin embargo, una de las satisfaccio­nes más grandes de Norma fue haber­le dado acompañamiento a la desarti­culación de la banda de violadores de la Roosevelt, quienes operaban como una estructura a diestra y siniestra.

En este caso se logró que las victimas, amparadas en el Código Procesal Penal, no se identificaran, a ellas se les puso un número y con esto se guardó su identi­dad, ni nosotros las llegamos a conocer. Ha sido un caso exitoso, puesto que era otro nivel de estructura y se utilizaron pruebas científicas, recuerda la mujer que ha luchado incansablemente con­tra la impunidad.

El apoyo de la Fundación fue vital en los asesinatos de las tres hermanas Su­ruy —de 7, 8 y 12 años—, ocurrido en mayo de 2009, los responsables fueron sentenciados a 163 años de cárcel. A la lista se suma, entre muchos otros, la desaparición de Cristina Siekavizza.

Rotman Pérez, secretario de Política Criminal del Ministerio Público, comen­ta que el apoyo que brinda Sobrevivien­tes es importante, debido a que por me­dio del acompañamiento se busca el for­talecimiento institucional.

Han apoyado justamente en identificar algunas debilidades en los procesos y a pro­poner medidas o decisiones que nos faciliten el mejorar nuestra dinámica. Hay un im­portante acompañamiento en el fortaleci­miento de la institución, subraya Pérez.

Sin darse por vencida

Pero no todos los casos han sido exito­sos, como lo sucedido con Ariana en Chiquimula, cuando un hombre, al probar su pistola, puso de blanco a la menor, quien recibió un balazo en la cabeza; pese a que el responsable fue sentenciado, magistrados de apelacio­nes en Zacapa le dieron libertad.

Antes era muy emotiva, hasta lloraba y pataleaba cuando daban sentencia baja o absolutoria, después aprendí que esos re­veses los podíamos reparar por medio de las apelaciones, dice Norma.

Tal es el caso de la niña de 8 años que era vendida por su madre al con­cejal de Chiquimula Max Eduardo Cor­dón, de 72 años, quien fue capturado infraganti saliendo de un motel con la menor. Pero a quien jueces de ese de­partamento dieron la absolución.

La Fundación apeló la decisión y se ha logrado un nuevo debate contra el exconcejal, sumado a ello, también se abrió antejuicio contra los dos jueces que dictaron la absolución a Cordón.

Olga López, una víctima de la vio­lencia que azota al país, está buscando justicia y comenta que ha sido impor­tante el apoyo y la asesoría que le ha brindado Norma. Resulta que le roba­ron a su hija, la cual fue dada en adop­ción ilegal en Estados Unidos hace diez años. Lo que buscamos es que la persona responsable sea sentenciada, por­que a mi hija ya no la puedo ver, dice López, con un dejo de tristeza.

Uno de los litigios que se ha alarga­do, ha sido el caso Siekavizza, en cinco años no se ha logrado deducir respon­sabilidades, aunque se tenga en pri­sión preventiva a Roberto Barreda, cónyuge y supuesto asesino de Cristi­na Siekavizza.

Juan Luis Siekavizza, padre de Cris­tina, indica que Norma fue el primer rayo de esperanza y de orientación de cómo actuar. La primera persona que me dijo como abordarlo fue ella y su equi­po, de una manera muy humana, re­cuerda Luis Siekavizza.

Un gran legado

sobrevivientes-1

Norma ha sido amenazada de muerte e incluso fue advertida de la colocación de una bomba en la sede de la Fundación; sin embargo, tras una inspección de los agentes antiexplosivos de la Policía Na­cional Civil, este acto criminal se descar­tó. Pero nada de eso la ha logrado dete­ner en su afán de que se haga justicia en los casos de violencia y violación sexual contra mujeres y niños.

En el año 2010 fue una de las acti­vistas más amenazadas del país, y ello le generó un cuadro de estrés postrau­mático, porque recibía un promedio de 20 amenazas de muerte al día.

Mónica Donis, madre de Mindy Ro­das —asesinada por su esposo en 2009—, comenta que al quedar solo ella con su nieto, Norma ha sido deter­minante con el apoyo que les ha brin­dado. Mi nieto la aprecia mucho, siem­pre me pregunta cuándo vamos a ir con seño Norma, dice la entrevistada.

Para Ana Grace Cabrera, coordina­dora de Área de Mujeres, Paz, Seguri­dad y Acción Humanitaria de ONU Mujeres, el legado que deja Norma Cruz, no solamente es la creación de la funda­ción, sino decir, se puede, estamos aquí para ganar los casos y hacer justicia. El legado que ella deja a la fundación es pri­mordialmente esa seguridad que están en el camino correcto para abrir paso contra la impunidad.

Miriam Domínguez, defensora de la Mujer de la Procuraduría de los Dere­chos Humanos (PDH), reconoce el tra­bajo que se hace desde la Fundación So­brevivientes, la mística y liderazgo con que Norma ha atendido a las mujeres, lo cual asegura ha servido de aliento para las víctimas y familiares para recuperar la con­fianza en las instituciones y recibir apoyo, ya sea legal, psicológico o social.

En sus años mozos, Norma monito­reaba noticias y se movilizaba a las es­cenas del crimen para apoyar a las fa­milias; sin embargo, ahora su padeci­miento le impide dicha movilidad, lo cual ha colaborado a su retiro. Pero ase­gura que estará en la Fundación hasta que su enfermedad se lo permita.

 

Mas en Nacionales

Expulsados del país activistas que promovían abortos

‘Barco por el aborto’ continúa frente a costas guatemaltecas

Volcán de Fuego vuelve a la ‘actividad normal’ tras fuerte erupción

RESUMEN DE LA SEMANA: Sin reformas, ni claridad tras la visita de Kelly y polémicas por doquier

Mourinho busca su primer título con el Manchester United

Roxana Baldetti y López Bonilla, acusados por narcotráfico en EEUU

Expulsados del país tripulantes de ‘Barco por el aborto’

Fin de ‘secreto bancario’; La SAT ya puede obtener información de cuentahabientes

Redoblada seguridad ante amenaza de ataque de maras este día

LA ONG holandesa une corrientes contra el aborto en el país

Conozca mas sobre el barco del aborto

IGLESIA, PDH, EJÉRCITO Y GRUPOS PRO VIDA, CONTRA “BARCO DEL ABORTO”