Politica

LaRed: ¡Vampire circus!

(Un circo en el cual hay payasos, acróbatas y malabaristas. Una mezcla de actuación circense y teatro, pero todo, ¡con terror! —cualquier similitud con la política criolla NO es coincidencia—).


Por Crispino Picón Rojas


Después de 30 años como diputados, Mario Taracena vota en contra de Luis Rabbé, y un sistema mágico lo convierte en ¡voto a favor!

El presidente Jimmy Morales camina en la cuerda floja con gran equilibrio, incluso mientras duerme.

El vicepresidente Jafeth Cabrera, con la vara mágica del empleo burócrata, termina de la noche a la mañana con el hambre de sus familiares.

José Manuel y Sammy Morales, expertos en danza aérea, vuelan por los aires y arrancan negocios pequeños por aquí y por allá.

Los famosos y simpáticos dipucacos hacen toda clase de malabarismos para man­tener su inmunidad — impunidad en realidad—, mientras, de la nada, crean plazas de empleo.

Y todos ellos, chupan­do la sangre del pueblo.

¡Señoras y señores!, ¡con ustedes!: ¡The Vampire circus!

Bueno, ahora hay que ver con seriedad lo que está pasando en Guate y nada mejor que buscar información con LaRed de meseros que escu­chan de primera mano todos los chambres que están pasando. De ellos fue la idea de comparar ese Circo de Vampiros —que tanto éxito tuvo en sus presentaciones— con los tangos que arman los miembros de la destacada clase política criolla.

Por supuesto que lo primero que me cuentan es que no hay almuerzo, cena, reunión de tragos o de café, en la que no se hable de la familia presidencial y los clavos que les han surgi­do. Me aseguran que los primeros sorprendidos fueron Thel­ma Aldana e Iván Velázquez, porque tuvieron que tomar la decisión de no pasarle el chisme al presidente Jimmy Mora­les, a quien tienen en alta estima. Uno de los investigadores de CICIG comentó en un almuerzo en la Zona Viva, que aún no saben cómo se enteró el mandatario de que se emitiría un comunicado con la información de las declaraciones de José Manuel —el hijo— y de Sammy —su hermano—, porque todo se manejó con mucho secretismo. Pero lo más intere­sante que escuchó en ese almuerzo mi colega, fue que el in­vestigador aseguró a su invitado que una cosa nos está lle­vando a otra, y le dio a entender que ya hay negocios de se­gunda generación; es decir, que están haciendo con las auto­ridades locales.

Al parecer, el que es muy complaciente con las empresas vinculadas a las familias es el vice Jafeth Cabrera, quien les contrata servicios interesantes. Ya veremos si eso lo destapan pronto.

Al parecer, el foco de la investigación se está centrando en Othmar Sánchez Herrera —qué nombrecito el de este cua­te— un financista de FCN-Nación, diputado del Parlacen y con quien la familia Morales tendría negocios y una amistad de larga data. Pues él y sus empresas estarían disfrutando de jugosos contratos. A ver si no tenemos un nuevo escándalo más adelante.

También dicen que el vice Cabrera sigue como cien mil puercas porque la prensa le descubrió a parte de la familia que ha contratado en el Go­bierno. Le comentó a un pa­riente que ahora hay que pen­sar en otro tipo de negocios para poder comer; pero, por supuesto, cuando habla de ne­gocios es con el Gobierno, mas ya les recomendó tener mucho cuidado para que no los cachen.

Y otro malabarista que no mencioné al principio es el magnate de la televisión Án­gel González González, el famoso cuñado de Luis Rab­bé. Según dicen, el tiene su propio circo de magia, porque con una serie de llamadas tele­fónicas logra cambiar la intención de voto de las bancadas. Pe­ro me cuenta un mesero que ha trabajado para él en Miami, que está verdaderamente furioso porque le están machucan­do muchas colas.

Quieren detener a mi esposa, a mi cuñado. Solo falta que la emprendan directamente contra mí, que tanto he hecho por la democracia guatemalteca, le comentó a un empresario chapín, de los pocos que aún lo visitan para tomarse una copa de buen vino en su restaurante en Key Biscayne, Miami.

Se jactó, eso sí, de que ya malogró toda la investigación que hace la Procuradora General de la Nación, Anabella Morfín, sobre su emporio de radio y televisión, porque no encontrará mi nombre por ningún lado en la SIT, en donde he tenido el cui­dado de mantener siempre bien aceitada a mi gente. En efecto, de sus más de 40 frecuencias solo ha usado prestanombres y empresas de fachada.

Bueno, no me queda más espacio para seguir contando to­dos los malabares de los políticos chapines, pero la verdad es que da pena ver que es alegre ver que son prolijos y que hay de todo: payasos, malabaristas, acróbatas y artistas. Eso sí, to­dos vampiros chupasangre.

 

Mas en Politica

Autoridades ancestrales piden que se considere propuesta indígena para reforma

Reformas vuelven al pleno en medio de incertidumbre

LaRed/CRISPINO PICÓN ROJAS: ¡chismes! …o ¡rumores!

Maxwell a Morales: “queremos que su presidencia sea un punto luminoso”

CRISPINO PICÓN ROJAS:… sin respuesta!

¡Choteados!

Página web del Congreso cumple 24 horas intervenida

Álvaro Arzú no acude a tercera citación de jueza; sala lo ampara

Publicación oficial: desaparecen PP y Líder como partidos

LaRed: ¡Burrunches!

Impiden juramentaciones; se rompe quórum de diputados

Morales: “se van”, funcionarios que hagan negocios en el Estado