Internacional

La ruleta de Internet

 

STAMPSsamuelson (2)

Robert J. Samuelson


WASHINGTON – ¿Estamos preparados para un Internet de las Cosas? Probablemente no. Esa frase se refiere a las cosas (automóviles, casas, fábricas, hospitales) cuyo desempeño es monitoreado y guiado por redes digitales. Ya tenemos un ejemplo de mucho éxito: la navegación GPS, que nos dirige a destinos que no conocemos. Pero hay innumerables posibilidades más.
Sean escépticos. No es que las oportunidades tecnológicas no sean genuinas. El problema es que vienen con enormes riesgos. Cuantas más actividades coloquemos en Internet, más vulnerables nos haremos a la piratería, la guerra cibernética y los desperfectos de software.
Hasta la fecha, esos problemas han sido costosos, inconvenientes y, a menudo, vergonzantes. Pero no han interferido en la vida cotidiana. Pueden concebirse perturbaciones mayores. Los delincuentes cibernéticos no presentan la principal amenaza; solo roban. Las principales amenazas provienen de los ciber-terroristas, ya que procuran debilitar nuestras defensas y crear confusión y desorden.
Todo ello debería atenuar el entusiasmo por el Internet de las Cosas. En el caso de muchos inventos, se pueden juzgar sus costos y beneficios. Muchos costos están incluidos en el precio. Si los consumidores y las empresas encuentran que los beneficios no valen el precio, no compran. Internet es diferente. El costo final, en el peor de los panoramas, es desconocido y no se puede siempre conocer de antemano. No está incluido en el precio y será soportado por la sociedad en su conjunto.
Aliviadas de esos costos, las empresas de Internet pueden expandirse con más facilidad. Descansando en los datos de Cisco, la revista The Economist recientemente informó que el número de aparatos conectados podría crecer de 15.000 millones en este momento a 50.000 millones en el 2020. Un estudio del McKinsey Global Institut, calcula que los beneficios mundiales del Internet de las Cosas podrían sumar 11 billones de dólares para el 2025.
McKinsey es optimista. Se supone que los vehículos que se automanejan tendrán tiempo de frenada más rápido que los manejados por personas. Eso reducirá los 5,6 millones de accidentes automovilísticos anuales en Estados Unidos, lo que resultará en primas de seguros más bajas. Al permitir menos espacio entre vehículos, los vehículos que se automanejan también reducirán el congestionamiento y el tiempo de viaje. En forma similar, se calcula que las máquinas de cortar césped y las aspiradoras autoguiadas reducirán el trabajo de la casa en un 17 por ciento.
Las empresas también cosecharán ahorros considerables. Las fábricas ya están adoptando sensores para monitorear la maquinaria; esa práctica aumentará, permitiendo un mayor mantenimiento predecible sobre la base de información del desempeño en tiempo real. Aún así, los pronósticos generales de McKinsey no son definitorios.
La cuestión esencial es si tiene sentido perseguir esos beneficios, cuando nos exponen a más ataques cibernéticos. Aunque McKinsey apenas habla de la seguridad, concede el peligro mayor de la siguiente manera:
Extender los sistemas de la tecnología de la información a nuevos aparatos crea oportunidades para rupturas potenciales, que deben manejarse. Además, cuando se usa [Internet] para controlar bienes físicos, ya sean plantas de tratamiento de agua o automóviles, las consecuencias podrían potencialmente causar daños físicos. Exactamente. Si los vehículos que se automanejan están conectados a redes, ¿qué pasa si secuestran la red o si esta deja de funcionar?
Todo el mundo quiere inventos, pero ¿qué pasaría si algunos inventos nos colocan en una posición peor a largo plazo, a pesar de los beneficios a corto plazo? ¿Podemos reconciliar las exigencias del progreso con la necesidad de proteger la estabilidad social? The Economist sugirió mejorar la ciberseguridad: reglamentaciones que exijan que las empresas tecnológicas arreglen los problemas de seguridad que se descubran después de que se hayan vendido los productos; leyes que hagan responsables a las empresas de software de defectos previsibles; compartir la información a fin de que los problemas, una vez descubiertos, se arreglen en todas partes.
Quizás ese tipo de propuestas resuelva el dilema. O quizás no.
Quizás hayamos hecho un pacto malo con el diablo tecnológico. Los encantos y comodidades que presenta Internet nos sedujeron a todos. Es la ruleta de Internet.

Mas en Internacional

Cubano entrenado por la CIA para matar a Castro, cuenta su “fracaso”

Desmantelada buena parte de la célula del atentado de Máncheste

El G7 ante el reto de convivir con Donald Trump

Macron pide a EEUU que evite “decisión precipitada” sobre acuerdo del clima

Los EEUU de Trump desafían en el mar a China

Recortes de Trump a la ONU imposibilitan programas de la ONU

El papa Francisco recibe a Trump; encuentro para limar asperezas

Hallan cuatro alpinistas muertos en el Everest

Los héroes del atentado de Mánchester: dos personas sin hogar

Sandro Rosell, expresidente del Barça, detenido por blanqueo de capitales

Jefe de inteligencia (EEUU) guarda silencio sobre presión de Trump

Mánchester desafía a la tragedia y se vuelca en ayudar