Opinión

José Alfredo Calderón: El MR-13 de Noviembre a 57 años… (Primera parte)

José Alfredo Calderón Enríquez

Historiador y analista político

Como se sabe, el levantamiento militar del 13 de noviembre de 1960 siempre ha sido el punto de referencia para marcar el inicio del conflicto armado interno (1960-1996). Sin embargo, es importante acotar que dicho movimiento no tuvo un carácter político-ideológico en sus inicios, pues la radicalización y la actividad guerrillera propiamente dichas surgieron posteriormente, al hacer contacto con el Partido Guatemalteco del Trabajo –PGT–. Para noviembre de 1960, el contexto a lo interno del ejército y la coyuntura nacional estaba marcada por los siguientes hechos:

  1. El presidente Miguel Ydígoras Fuentes había autorizado, sin consultar al alto mando del ejército, la instalación en la Finca Helvetia de Retalhuleu de un campamento de mercenarios cubanos anticastristas, quienes con el apoyo de la Central de Inteligencia Americana –CIA–, se entrenaban para invadir Cuba.
  2. Guatemala no terminaba de recuperarse de la crisis que implicó la abierta intervención norteamericana en 1954; así mismo, el gobierno Ydigorista ya mostraba incapacidad ejecutiva y una profunda corrupción, la cual se replicaba entre los altos mandos oficiales. El país presentaba una grave crisis política y económica, la cual impactaba en vastos sectores de la población y en las filas del ejército, cuyas tropas acusaban muchas carencias.
  3. Muchos oficiales del ejército que no se beneficiaban de la corrupción, no solo criticaban a sus jefes sino denunciaban a los civiles que se aprovechaban del latrocinio sin tener que sufrir el desgaste de los uniformados.
  4. Algunos oficiales manifestaron que había resentimiento (algunos hablan de odio), entre los oficiales jóvenes y los veteranos, derivado de la traición de éstos a Arbenz en 1954.
  5. Manifiesta renuencia de los oficiales de más edad para aceptar el nuevo entrenamiento de combate para la guerra irregular mientras los oficiales jóvenes ya lo estaban recibiendo en Estados Unidos a partir de 1959.[1]

Ante el cuadro que representaba lo anterior, se había formado dentro de las filas castrenses, la autodenominada Logia del Niño Jesús, formada fundamentalmente, por oficiales que se oponían al entrenamiento en territorio nacional de fuerzas armadas extranjeras. De hecho, su eficiente labor clandestina facilitó mucho el levantamiento militar del 13 de noviembre de 1960.

Aun cuando contó con el apoyo de algunos civiles, el levantamiento tenía motivaciones básicamente militares. Perseguía la destitución del Ministro de la Defensa (considerado responsable de los actos de corrupción interna), la depuración de la oficialidad, la profesionalización del Ejército y el retorno a los valores morales impartidos en la Escuela Politécnica.

Aunque se estima que en el movimiento militar rebelde se involucró hasta un 50% del total de oficiales, algunas delaciones y el cambio de fecha para el levantamiento hizo que, al final, solo 120 elementos accionaran. La rebelión quedó restringida al Cuartel General Justo Rufino Barrios (antiguo cuartel Matamoros) y las bases militares de Zacapa y Puerto Barrios.[2]

Al mando del levantamiento militar estaba el capitán Arturo Chur Del Cid, con el acompañamiento de varios jóvenes oficiales entrenados en guerra de guerrillas. Debe recordarse que en el Cuartel General estaba la sede de la Policía Militar, en la que los rebeldes apresaron al coronel Álvaro Martínez López, comandante del Cuartel, así como a los oficiales y soldados que no respaldaron la asonada. La acción inicial provocó la muerte del segundo jefe de dicho Cuartel, el coronel Lisando Ortiz Córdova así como la del capitán Ernesto Juárez Mayén.

Entre los oficiales destacados durante la rebelión cabe citar a: Eduardo Llerena, Guillermo Chicas Lemus, Rafael Sessam Pereira, Julio César García Montenegro, Antonio Vicente Loarca, Angel Ortiz Palencia, Alejandro De León, Luis Trejo Esquivel, así como los recién incorporados: teniente Marco Antonio Yon Sosa y teniente segundo Luis Turcios Lima.[3] Algunas fuentes del gobierno Ydigorista involucran además, al coronel Carlos Paz Tejada y a Mario Méndez Montenegro.[4]

Una vez que los alzados habían logrado apoderarse del Cuartel General, se enfilan a la base militar de Zacapa y a la de Puerto Barrios (las dos que apoyaban abiertamente el alzamiento). En Izabal hay otro fallecido a manos de los rebeldes, el coronel Rodolfo González, jefe de la base.

Hasta este momento, el levantamiento militar no era el movimiento MR-13. En agosto de 1961, es Yon Sosa quien anuncia la integración del Movimiento Revolucionario 13 de Noviembre, que posteriormente (26 de febrero de 1962) pasa a ser el Frente Rebelde Alejandro De León Aragón -13 de noviembre MR-13– Continuará el otro jueves.

 

 

[1] Posteriormente este tipo de entrenamiento se incorporó a la Escuela Politécnica como curso de Táctica IV, Guerrillas y Contra Guerrillas en 1961.

[2] No es casual que la primera guerrilla guatemalteca del siglo XX (década de los sesenta), se concentrara en el Oriente del país. PGT-FAR-MR-13.

[3] Que no tuvieron un papel protagónico inicial, pues recién habían retornado al país, provenientes de Fort Gulick, en donde habían recibido entrenamiento en contrainsurgencia. Poco tiempo después su papel si fue protagónico para que surgiera el MR-13 y se uniera al PGT (Partido Comunista) y las FAR (Fuerzas Armadas Rebeldes).

[4] El coronel Paz Tejada había tenido destacada participación desde el gobierno de Arbenz y Mario Méndez Montenegro (hermano del presidente Julio César Méndez Montenegro 1966-70) era el líder del Partido Revolucionario y que fue asesinado en 1965 durante el gobierno de facto de Enrique Peralta Azurdia.

Mas en Opinión

ENFOQUE: Cantones de Totonicapán y su gran ejemplo cívico

Marcela Marroquin

Participación ciudadana… ¿virtual?

José Alfredo Calderón: El MR-13 de Noviembre a 57 años… (2ª. Parte y final)

ENFOQUE: Falta de políticas públicas, causa de conflictos

Renzo Rosal: En búsqueda de nivelar la competencia electoral

ENFOQUE: Cambios “cosméticos” encantan a muchos!!!

Mario Alberto Carrera: Este juego macabro que llamamos vida en Guatemala

ENFOQUE: “Contra la corrupción¨, del dicho al hecho…

ENFOQUE: Bonos van, bonos vienen; parece piñata nacional

José Alfredo Calderón: De tradiciones y cultos a la muerte…

  ENFOQUE: Cuidado con reformas a la Ley Electoral (LEPP)

ENFOQUE: Atitlán, en el olvido de los vicepresidentes

José Alfredo Calderón: La calma chicha en un país que no es ni chicha ni limonada…

ENFOQUE: De Baldetti a Jimmy Morales, frases para no olvidar…