Economia y empresas

Las empresas también deben

Cuando se habla de deuda nacional, normalmente se entiende como tal, la cantidad de dinero que el Estado le debe a Gobiernos, organismos internacionales y otros acreedores. Sin embargo, el término incluye los compromisos de particulares con el exterior.

Estuardo Gasparico M.
egasparico@cronica.com.gt
Hasta el 31 de marzo del año en curso, el Estado de Guatemala contabilizaba un saldo de deuda externa equivalente a US$7,508.4 millones (Q58,190.1 millones), de lo cual US$1,937.5 millones correspondían a bonos y pagarés, y US$5,570.9 millones a préstamos.
Esta suma no incluye la deuda interna, que asciende a un monto parecido, para llegar a un total aproximado de Q118 mil millones que los guatemaltecos en general deberán pagar (por medio de sus impuestos) de aquí a 25 años.
Ello, sin contar con que cada año, el Congreso autoriza más empréstitos cuyo destino final se supone que es el financiamiento del presupuesto estatal, especialmente el de inversión, aunque muchos de los recursos que se gestionan se convierten en erogaciones para funcionamiento o gasto corriente.
No obstante, lo que ahora nos ocupa es el otro lado de la moneda: el endeudamiento externo privado; es decir, los com-promisos que las empresas también contraen con acreedores del extranjero y que, según el último reporte del Banco de Guatemala (Banguat), a marzo del 2015, ascendía a US$12,066.2 millones; es decir, casi el doble de la deuda pública externa.
Por lo tanto, es el principal componente de la deuda externa total, que se define como el monto adeudado a los no residentes, que se reembolsa en divisas, bienes o servicios. La deuda externa total es la suma de la deuda a largo plazo pública, con garantía pública, y privada no garantizada, el uso del crédito de organismos internacionales y la deuda a corto plazo.
Esta última incluye toda la deuda con vencimiento original de un año o menos, y los atrasos en los intereses de la deuda a largo plazo.

Saldos en aumento
Aunque el Banguat se negó a entrar en detalles sobre la identidad de los acreedores, el informe desplegado indica que los bancos en su conjunto debían a la fecha indicada US$4,772.5 millones, compuestos principalmente por préstamos de largo plazo (US$4,321 millones) o 264.9 por ciento más que en diciembre del 2010, cuando el saldo era de US$1801.8 millones.
El resto correspondía a bonos y pagarés (US$251.7 millones), así como a moneda y depósitos (US$199.8 millones).
Pero los principales deudores son los que el informe delBanguat nombra como Otros Sectores, que incluirían a empresas pertenecientes a las actividades económicas que componen el Producto Interno Bruto (PIB), tales como industria manufacturera, comercio, construcción, minería, comunicaciones y transporte, cuya deuda total sumaba US$5,364.7 millones o 148 por ciento más que en diciembre del 2010, compuesto también por préstamos que incluyen a lo que se denomina otras sociedades del Sector Público (US$3,560.6 millones); bonos y pagarés (US$927.8 millones), y créditos comerciales (US$853.6 millones).
Por último, el documento también muestra los US$1,929 millones que las empresas contabilizan como aportes de inversionistas extranjeros, lo que también muestra un incremento en relación con cinco años antes, cuando este rubro totalizaba US$691.3 millones, para un incremento de 279 por ciento.
En síntesis, el monto final de deuda externa privada es de US$19,862.1 millones, aunque solo los deudores saben a quién le deben.

Comentarios

comentarios

Mas en Economia y empresas

Netflix anuncia el mayor aumento trimestral de usuarios de su historia

EMF: Espectacular Festival musical programado para marzo

Alerta a productores de café por sequía en algunas regiones

Crecimiento económico de Guatemala será 5to. de Centroamérica

7 consejo para ‘consumo inteligente’ en enero

Mango guatemalteco busca Mercado chileno

Gasolinazo en México; aquí escalada de precios

Gasolinas terminan el año al alza

Salario mínimo aumenta Q5.03 por día

Asuetos bancarios por Navidad y Año Nuevo

Evaluación de economía: estabilidad, pero baja inversión

Tarjeta de crédito no es dinero extra