Nacionales

LaEsquina: Plástico, la huella que perdura

El hombre ha caminado –siempre– de la mano de la destrucción del medio ambiente. En un principio, el daño causado por la humanidad era “mínimo”, durante siglos fue “insignificante”, para alcanzar en el siglo XX el calificativo de “muy peligroso” y en las últimas décadas el nivel de “catastrófico”.

Por supuesto que no hay una causa exclusiva de esta catástrofe ambiental. Son muchos los factores que influyen, pero siempre vemos en el centro el desmedido consumo de la humanidad, que se resiste al cambio, en buena medida por los gigantescos intereses económicos que hay de por medio y la negación ante la necesidad de cambio de hábitos.

La humanidad genera diariamente miles de millones de toneladas diarias de desechos sólidos –basura– y de ellos, la mayor parte son desechos de plástico, un producto que tarda cientos de años en descomponerse, afectando seriamente el ambiente por su gran contaminación, que casi siempre termina en ríos lagos y océanos.

Poco a poco –más lento de lo necesario–, el mundo cobra conciencia del daño de los plásticos al Planeta y, específicamente a las comunidades. Por esa razón hay varios países que están legislando para limitar su uso. Esta es la lista de países que hacen esfuerzos en la dirección:

  • Irlanda –vía impuestos–; •Argentina –prohibido uso de bolsas en algunas provincias–; •Australia –lo mismo que Argentina–; •México –prohibiciones estatales–; •Inglaterra –tasa obligatoria–; España –uso reducido gradualmente obligatorio en uso de bolsas–; •Francia –uso obligatorio de bolsas biodegradables en supermercados–; •Alemania –cobro por bolsas plásticas–; •Senegal –prohibición de fabricación, venta y uso de estas bolsas–; •Estados Unidos –limitaciones por regulaciones estatales–; •Chile –46 municipalidades han prohibido uso de bolsas–

En Guatemala también se han dado avances. Ya hay algunos municipios que han puesto restricciones en el uso de bolsas plásticas e incluso de otros productos de plástico. Entre ellos destaca San Pedro la Laguna, Sololá, San Miguel Petapa, Villa Canales y Antigua Guatemala. En todos los casos han sido las autoridades municipales las que han emitido mandatos legales para controlar la generación de desechos plásticos y proteger el medio ambiente.

En el Congreso un proyecto de ley sobre la materia se ha estancado, como tantas otras iniciativas necesarias para mejorar la calidad de vida de los guatemaltecos.

Según datos conocidos, el plástico llega muchas veces a lagos y mares por medio de los ríos. Hay un estimado que indica que el plástico mata cada año alrededor de un millón de aves marinas, 100.000 mamíferos marinos e incontables peces.

El gran daño que provocan las bolsas plásticas se multiplica porque se ha comprobado que tienen un uso de no más de una hora y luego son desechadas en la basura, por lo que se inicia un proceso de degradación que nunca veremos terminado en varias generaciones, y el daño que producen se prolonga, afectando todo tipo de seres vivos.

Mas en Nacionales

Comedores sociales compran con sobreprecio y se aceleran aperturas en época prelectoral

FIFAGate: Salguero tres años revelando crímenes suyos y de otros dirigentes

Las tradiciones decembrinas son parte de la identidad guatemalteca

Cash Luna bajo investigación por noticia de Univisión

Jimmy Morales en toma de posesión de AMLO, trasfondo de migrantes

Concierto navideño e inauguración del nacimiento más grande de Antigua

Aprobado el Presupuesto’19, con enorme déficit y luego de negociaciones políticas

Ligan a proceso a cinco sindicados en caso de ejecuciones extrajudiciales y tortura

CICIG advierte sobre peligro por iniciativa de reforma penal en el Congreso

Volcán de Fuego termina erupción; retornan evacuados

Algunas comunidades se niegan a evacuar ante erupción del Volcán de Fuego

Volcán de Fuego obliga nuevamente a evacuaciones

Griezmann: “Fue difícil rechazar al Barcelona”

EFEMÉRIDES:En un día como hoy, 19 de noviembre