Opinión

ENFOQUE | Nuevo capítulo del ‘Pacto de corruptos’

Gonzalo Marroquín Godoy

 ¿Existirán dudas sobre el financiamiento electoral ilícito que recibió el partido FCN-Nación?

¿Debe responder ante la justicia cualquier Secretario General de un partido que recibió ese tipo de financiamiento, aunque sea el Presidente de la República?

¿Son pruebas suficientes los documentos existentes y testimonios de quienes aportaron ese dinero?

Jimmy Morales apuesta a tener los votos necesarios para impedir –a toda costa– que los diputados le retiren la inmunidad.

Estas no son preguntas sin respuesta, porque es fácil contestarlas. Veamos la primera. El partido oficial FCN-Nación recibió dinero que no reportó al TSE. Hay otros casos además del que se le imputa en este momento a Jimmy Morales –en su calidad de Secretario General del partido para las elecciones de 2015–, pero por el que, en esta ocasión, se ha pedido su antejuicio, se sabe que el dinero se utilizó para el pago de fiscales del partido en las mesas receptoras de votos, se sabe de donde provino el financiamiento y la forma en que ingresó al partido. Por supuesto, se sabe que no se reportó al TSE como debió hacerse.

Sobre la segunda pregunta, tampoco hay mucho para pensar. No se necesita ser un experto abogado para saber que todos somos iguales ante la ley. El presidente goza del derecho de antejuicio, pero no quiere decir que tiene patente de corzo –derecho para hacer casi cualquier cosa– y, por lo tanto, si hay suficientes indicios de cualquier delito cometido por él, debe ser sometido a la justicia como cualquier ciudadano.

La tercer pregunta es el centro de todo. Las pruebas esta vez son irrefutables. Hay una colaboradora eficaz que aportó documentación sobre la forma en que ingresaba y se utilizaba el dinero por parte del partido FCN-Nación. Hay también una confesión de los donantes, quienes explicaron que lo hicieron con buenas intenciones. Pidieron perdón y se comprometieron a no hacerlo más. ¿Queda alguna duda?

El presidente Jimmy Morales ha pensado que la palabra del Presidente vale más y niega lo ocurrido, a pesar que se sabe hasta el día y hora en que se reunió con representantes y algunos de los donantes.

En este caso dudar, es igual que ver caminar a un pato, tocar sus plumas, escuchar que hace cuac-cuac­ y, además, verlo cagar como pato… y decir que no sabe si es pato!!!.

Pues bien, eso es lo que pronto veremos en el Congreso, cuando llegue el antejuicio contra Jimmy Morales y se ponga a votación del pleno si le retiran la INMUNIDAD o lo mantienen protegido bajo el manto de la IMPUNIDAD. Habrá algunos que dirán que no es pato porque no hace cuac-cuac, otro dirá que no tiene pico, y no pocos diputados comentarán que no camina ni caga como ese dichoso animal. No será miopía, ni desconocimiento, simplemente estará funcionando el famoso Pacto de Corruptos, que se ha mantenido vigente desde septiembre del año pasado, con buenos resultados –para ellos–.

Veamos. Ya una vez salvaron al Presidente Morales por el mismo delito –en un caso diferente–. Aunque tuvieron que dar marcha atrás, funcionó para aprobar las aberrantes reformas al Código Penal, y los votos del Pacto se unieron una vez más para llevar a la presidencia del Legislativo a Álvaro Arzú Jr.

Desde el pasado fin de semana principió el cabildeo oficial para recordarles a cada uno de los diputados que se trata de una batalla por el bien común. No parece que vaya a cambiar mucho la tónica.

En el Congreso hay 158 diputados. Para que se le retire la inmunidad al Presidente se requieren los votos de las dos terceras partes, es decir 105 votos. Pero el famoso Pacto de corruptos contó con votos de los partidos FCN-Nación, el unionista –solo tiene un diputado, Arzú Jr.–, Todos, UCN, Reformador, algunos independientes y un grupo de la UNE.   Es decir que superan ¡por mucho! los 54 votos que necesita don Jimmy para salvarse nuevamente de enfrentar un proceso judicial.

Veremos a algunos diputados rasgarse las vestiduras y no solo negar que es pato, sino agregar que “es una lucha ideológica”, que “se quiere dar un golpe de Estado técnico”, y demás argumentos sin sentido. Al Presidente se le mantendrá en IMPUNIDAD.

Ah, eso sí, la que tendrá un camino muy diferente es Nineth Montenegro y Encuentro por Guatemala. En las cortes hay muchos jueces –del mismo Pacto– que la esperan con ansias. Aquí si hay una pregunta sin respuesta: ¿Por qué el caso de ella logró armar tan rápidamente?.

 

Mas en Opinión

José Alfredo Calderón: Ausencia que duele…

ENFOQUE: Entre binomios y las encuestas “patito” o chafas

ENFOQUE: La desnutrición ‘le pela’ a diputados y al Gobierno

José Alfredo Calderón: Los convivios navideños y las “alegres…”

ENFOQUE: Cuando se golpea la FE

ENFOQUE: Si el Norte fuera el Sur… o si hubiera más Arjonas

José Alfredo Calderón: La impronta del miedo

Enfoque / Diferente vara de medir: Salud y Educación

ENFOQUE: Entonces… ¿Qué país queremos?

José Alfredo Calderón: Resumen preelectoral para la prevención de desastres

Enfoque: La niñez guatemalteca en el olvido

Enfoque: ¿Estupidez, torpeza o brillantez?

José Alfredo Calderón: Los aprendizajes de la guerra y el odio

ENFOQUE: Se agitan las aguas electoreras