Entretenimiento

Los Óscar registran bajos índices de audiencia, según cifras preliminares

Los Angeles, Estados Unidos | AFP |

Los primeros índices de audiencia publicados ayer lunes por la cadena ABC sobre la emisión de la 90° edición de los Premios de la Academia – una de las galas más tranquilas de los últimos años- se mantuvo todo el tiempo en un nivel bajo, informaron medios estadounidenses.

La audiencia que siguió la transmisión durante las cuatro horas de fue de 18,9 puntos, según el sistema de rating Nielsen – una cifra calculada sobre los 118,4 millones de hogares que se estima tenían el televisor encendido-, según los semanarios Variety y Hollywood Reporter.

Eso representa una reducción del 16% sobre la transmisión del último año, memorable por su momento clímax, cuando se premió a la cinta equivocada como mejor película debido a una confusión con los sobres.

Los expertos han subrayado que los índices de audiencia preliminares no se ajustaron a la diferencia de horarios, lo que significa que el público de la costa oeste no está reflejado con precisión en las cifras del transcurso de la noche, ya que solo se mide las horas de máxima audiencia.

La ceremonia de los Premios de la Académica de 2017, que obtuvo una audiencia durante la noche de 22,4 puntos, terminó atrayendo a cerca de 32,9 millones de televidentes. Este fue el segundo nivel más bajo en la historia de los premios después de la ceremonia de 2008, presentado por Jon Steward y que atrajo solo a 31,8 millones.

En tres horas y 50 minutos – un minuto más que el último año – la transmisión del domingo fue la más larga desde 2007, aunque el presentador Jimmy Kimmel fue elogiado por mantener bien los procedimientos de la transmisión en su segundo año consecutivo.

“Fue un espectáculo en el que casi todos los ganadores fueron exhaustivamente anticipados por la interminable temporada de premios, pero en la que los vencedores pusieron de pie a la multitud en el primer momento y de manera prolongada”, dijo Daniel Fienberg, de Hollywood Reporter.

“Fue una presentación de discursos empoderadores y emocionales, así como ganadores inspiradores, a menudo de manera consecutiva con personalidades cuya aceptación fue contra todo lo que parecía representar la política del programa”.

Los tres grandes eventos de la televisión estadounidense – Los Globos de Oro, los Grammys y la Super Bowl – perdieron audiencias respecto a 2017.

Stephen Battaglio, autor de tres libros sobre televisión, especuló en Los Angeles Times sobre que los espectadores podrían haberse cansado del discurso de los movimientos #MeToo y Time’s Up, en contra del acoso sexual y a favor de la igualdad de género en la industria del entretenimiento.

Mas en Entretenimiento

Los videojuegos retro, las estrellas del Tokyo Game Show

Ola de calor de Japón deja 80 muertos y llena los hospitales

La fe, un género muy lucrativo en Hollywood

“La forma del agua”, “Coco”, “Una mujer fantástica”: un Óscar con acento latino

Cinco curiosidades sobre los nominados a los Óscar

El turno del Óscar en los tiempos del #MeToo

El milagro de Dunkerque: una historia, dos filmes, 14 nominaciones al Óscar

La Academia de los Oscar busca reinventarse

Kava, la bebida que cura a los milenials neoyorquinos del estrés

Bruno Mars sorprende al arrasar en los Grammy; “Despacito” se queda sin nada

El rap y “Despacito” cerca de la gloria en los Grammy

“La forma del agua” de Guillermo del Toro acapara nominaciones a los Óscar

Minnie recibe estrella en Hollywood 40 años después que Mickey Mouse

La hacienda española denuncia a Shakira por delito fiscal