visita fugaz a Venezuela, un país que quería visitar

Por Aquilino José Mata
Imágenes García Solís

Desde su primera aparición en la pantalla gigante como protagonista en el papel de James Bond, el famoso agente 007, Sean Connery es una celebridad en el mundo del celuloide y pertenece a ese tipo de actor que el público lo identifica con un personaje, a pesar de que desde entonces hace doce años renunció a seguir haciéndolo precisamente por las ganas de proyectar su obra para otro tipo de películas que ya no fueran tan espectaculares o fantasiosas.

El superhéroe creado por la pluma del director inglés Ian Fleming tuvo tal impacto que fue prácticamente imposible deshacerse de él. Eso es lo que dijo el propio Sean Connery en la rueda de prensa que ofreció ayer en un hotel de la capital, donde conoce a su segunda esposa, Micheline Roquebrune, la pintora francesa que lo acompaña durante la entrevista.

Con la ayuda de Gloria Mirós, quien se desempeñó como traductora, este actor de habla lenta, piel bronceada y calvicie muy pronunciada respondió preguntas, la mayoría de las cuales giraban en torno a James Bond y las razones que tenía para no seguir protagonizando ese papel. serie.

“Los productores de las películas del Agente 007 eran muy codiciosos”, dice, “querían relegarme a un segundo plano como actor para hacer volar la producción”. En ese sentido eran muy exigentes y yo, una persona que vengo del teatro, tengo otras preocupaciones y por eso no quería encajar en una cosa. Eso me parece una tontería.

“Entonces, ¿te molesta identificarte con James Bond?”

“No tanto como la prensa ha insistido en señalar”. Reconozco que James Bond fue la palanca que me diseñó y consagró internacionalmente. Antes, solo había hecho películas con papeles pequeños, casi siempre interpretando personajes latinos. Cuando me seleccionaron para hacer 007, me sorprendió, porque nunca había hecho algo así. De todos modos, creo que no fue tan negativo porque me permitió seguir en el cine en otros roles y quedarme en él, incluso hoy, con el mismo cartel.

READ  VIDEO: Esta es la persona con más cambios corporales, incluidos dos cuernos y más de 450 piercings

Una de las mayores ambiciones de Sean Connery como cineasta es dirigir sus propias películas. Dice que todavía no ha cumplido ese viejo deseo por razones estrictamente económicas.

“No estoy tan interesado en la producción como en la dirección”. El problema es que es extremadamente caro y los millones solo vienen por temporadas. En ese sentido, tengo algunos proyectos, pero estos fueron archivados por la imposibilidad económica de ejecutarlos. Como actor, hay algunas cosas pendientes.

– ¿Como cuáles?

—Actualmente estoy hablando con John Ianis, el mismo productor de Querido, para una película basada en la obra de Alberto Moravia, titulada La mentira. El rodaje tendrá lugar en París y Montreal. También trajo a Caracas para estudiar un guión de Robert Bort, que cuenta la historia de un grupo de misioneros jesuitas. Tiene derecho La misión y se lleva a cabo en Paraguay. Es muy posible que esta película se filme en Venezuela; el productor dice que las entradas son similares. Si el proyecto se lleva a cabo, lo haremos a fin de año.

Sean Connery vive actualmente en España. Con su esposa Micheline vive en una granja de su propiedad llamada “Malibu”. Está en Marbella, en la Costa del Sol. El actor dice que tuvo que salir de Inglaterra evitando impuestos, que considera excesivos allí.

– Dicen que vivo en España para evadir impuestos y eso no es del todo cierto. Yo pago de todos modos donde sea que trabajo, lo que pasa es que la gente puede permitirse un mínimo de ingresos fiscales, pero no llegan a las cantidades astronómicas exigidas en Inglaterra, donde por este concepto hay que pagar hasta el 98% de ganancias. Hace tres años, decidí radicarme en España por ese motivo.

READ  Premios Billboard 2020: JLo y Maluma no aguantan más y confiesan todo + Video

– En tu opinión, ¿cuáles fueron tus mejores películas?

—Hay varios y entre ellos puedo citar dos de Sidney Lumet: La colina de la perdición Y La ofensa. También uno de los más recientes, El hombre que queria ser rey dirigida por John Houston.

Sean Connery comenta refiriéndose a Hill of Doom que esta película no tuvo el impacto que debería tener porque Metro Goldwin Mayer, la productora, estaba decidida a promover Doctor Zhivago, por eso la otra película, a pesar de su gran calidad, no tuvo la resonancia que merecía.

“¿Con qué actrices te sentiste más cómodo trabajando?”

—Por varias razones prefiero trabajar con profesionales en todos los sentidos y por eso me gusta trabajar con personas que no tienen “temperamento” ni divismo. Gina Lollobrigida es una de las actrices con las que mejor me llevo. Sin embargo, el primer día de rodaje, decidió llegar tarde al set e intercambiamos algunas palabras. Este incidente se resolvió más tarde y terminamos de filmar sin problemas. Hoy somos grandes amigos.

Nacido en Escocia y a pesar de residir en España, Sean Connery está conectado con la vida política de su país. Es miembro del Partido Nacionalista Escocés, que defiende la completa independencia de Escocia del Reino Unido.

—Acabamos de ganar 106 escaños en el Parlamento recientemente, lo que es un buen progreso. Las leyes y costumbres escocesas son diferentes a las de Inglaterra y creo que tenemos derecho a nuestra independencia. Soy de los que piensan que cuanto más dividido esté el mundo, mejor. No estoy de acuerdo con las grandes potencias, creo que deberían degradarse a facciones más manejables y humanas. Siempre hay problemas con las giras y la desconfianza, y cuanto menor sea la dosis, mejor.

READ  Esta es la publicación de Ricky Martin que censuró Instagram

Sean Connery también preside la Scottish Education Foundation, una institución que creó para servir a los niños desfavorecidos y promover el desarrollo del teatro y la música entre los jóvenes de la región.

“Siempre estoy activo en la obtención de fondos para la fundación”, explica. El 13 de junio tengo que viajar a Minneapolis para asistir al estreno de Un puente muy lejos mi última película. Allí, espero recaudar £ 40,000. Además, como algo simbólico, doné a la institución lo que obtuve por hacer Los diamantes son eternos, la última película de la serie de James Bond que grabé. Digo que es un símbolo porque definió lo que considero la primera fase de mi profesión en la que vivo actualmente.

Sean Connery había escuchado mucho sobre América Latina, y particularmente sobre Venezuela y Cuba, los dos países del continente que más deseaba ver. El primer deseo ya se ha cumplido. Ahora planeas satisfacer el segundo.

—En unos días, cuando salga de Venezuela, viajaré a Cuba. Escuché muchas historias de ese país antes de Castro. Hay un proceso muy interesante que me gustaría conocer, sentir más de cerca. Quiero ver lo que está pasando en Cuba.

La democracia muere cuando hay censura. Hoy puedes ayudar a mantener el periodismo independiente con solo $ 3 al mes. ¡Contribuye y sé parte de la solución!


More from Emelina Bahena

Gabriela Spanic muestra cómo creció su hijo

La actriz mostró una foto en la que aparece junto a su...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *