enero 28, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Versión de autosuficiencia de Emerson de Kim Jung-un

8 min read

Como Diógenes vagando por las calles de Atenas buscando un hombre honestoThe Guardian parece haberse topado con el primer líder político dispuesto a reconocer la decepcionante realidad de su propia política. ¿Quién es este raro líder honesto? El gobernante de Corea del Norte, Kim Jong-un. The Guardian ofrece esto título: “Corea del Norte: Kim Jong-un dice que el plan económico fue un fracaso casi total en una reunión política poco común”.

A diferencia de su buen amigo Donald Trump, Kim tiene el lujo de no tener que apelar a las masas para que los votos permanezcan en el poder. Y a diferencia de Trump, puede admitir el fracaso, incluso un fracaso desastroso. Al Jazeera informes La admisión de Kim de que “el plan de desarrollo económico del país ha fracasado en ‘casi todas las áreas’”. A diferencia de los líderes occidentales que culpan a la oposición por socavar sus amados programas, Kim, después de haber eliminado o asesinado a cualquier pretendiente, no tiene oposición a la que culpar. Esto hace que sea menos arriesgado admitir sus propias deficiencias. También te permite proponer soluciones a estos problemas, asegurándote de que se cumplirán, aunque menos seguro de éxito o fracaso.


Los medios estadounidenses todavía tienen a Rusia en mente

VER MAS INFORMACION


La agencia de noticias Yonhap cita a su líder diciendo que “la manera más segura y rápida de enfrentar los múltiples desafíos actuales que enfrentamos es hacer todos los esfuerzos posibles para fortalecer nuestro propio poder y nuestra capacidad de autosuficiencia”.

Definición del Diccionario del Diablo Diario de hoy:

Autosuficiente:

Indiferente al respeto de los demás, libre para operar sin tener en cuenta a los propios críticos y solo sospechando sus intenciones.

Nota contextual

La autosuficiencia se ha considerado durante mucho tiempo la virtud preeminente en la cultura de los Estados Unidos. El icónico 19º– El filósofo del siglo Ralph Waldo Emerson escribió un famoso ensayo con el título “Autosuficiencia”. Citó discursos de Beaumont y Fletcher, contemporáneos de Shakespeare:

“El hombre es su propia estrella; y el alma que puede

Haz un hombre honesto y perfecto,

Controla cada luz, cada influencia, cada destino. “

Para Emerson, la autosuficiencia se trataba del individuo virtuoso que puede, a través de la autodirección, volverse “honesto” y “perfecto”, cumpliendo con los estrictos requisitos de Diógenes. La idea de autosuficiencia de Kim es la opuesta. No tiene nada que ver con los individuos. A pesar de toda su oposición radical, la historia reveló una conexión entre los dos. Para Kim, es el estado el que debe ser autosuficiente. Los norcoreanos bajo su régimen deben comportarse de acuerdo con sus leyes y reglas. A la declaración de Emerson, “quien quiera ser un hombre debe ser un inconformista”, respondía Kim, “cualquiera que no se conforme socava la capacidad del estado para seguir siendo autosuficiente”.

READ  "¿Qué ventana eliges?", El test psicológico que revelará lo que puede garantizar una vida exitosa

¿Qué nos dicen estas versiones totalmente opuestas de la autosuficiencia sobre el mundo en el que vivimos hoy? Definen dos extremos en el espectro de la responsabilidad. Emerson asume que el “yo” en la expresión “autosuficiencia” es un individuo con la libertad de oponerse a la sociedad que lo rodea. Kim asume que “yo” es la nación, a diferencia de todas las demás naciones. Todos deben identificarse con el yo nacional para afirmar y mantener su independencia. Los antropólogos resumen esto en dos orientaciones culturales fácilmente reconocibles: el individualismo occidental frente al colectivismo asiático.

Emerson recomendó a sus lectores que se enfrenten a las opiniones de los demás: “Lo que debo hacer es todo lo que me concierne, no lo que piense la gente”. Aunque distaba mucho de la intención de Emerson, las sucesivas generaciones de estadounidenses interpretaron su frase como una obligación de centrarse únicamente en sus intereses y deseos. Durante el 20º siglo, los estadounidenses se veían cada vez más a sí mismos como individuos autónomos, en gran medida indiferentes a las opiniones de los demás. Esto produjo una tendencia al solipsismo y al narcisismo, nunca más evidente que en la personalidad de Donald Trump. Emerson, el filósofo moral, se habría sorprendido. Asumió la existencia de una conciencia social por lo que llamó “la idea divina que cada uno de nosotros representa”.

La posterior romantización de la idea de autosuficiencia, simbolizada en las figuras de los pioneros occidentales y los vaqueros solitarios, abrió las compuertas para lo que se convertiría en la sociedad de consumo, ordenada y administrada por intereses comerciales. Esto condujo a una forma cada vez más exacerbada de individualismo consumista, cuyo efecto paradójico fue crear una nueva conformidad en los hábitos de consumo que ya no podía ser desafiada por una apelación a la no conformidad. Sin embargo, Emerson expresó una idea con la que Kim podría estar fácilmente de acuerdo: “Nada es finalmente sagrado, excepto la integridad de su propia mente”. Emerson vio que esto se aplicaba a todos los estadounidenses. Kim aplica esto solo a sí mismo, como la única “mente” de su nación.

Nota histórica

En su 1947 ensayo “La ingeniería del consentimiento”, Edward Bernays, responsable de la invención de la profesión de relaciones públicas, señaló que los medios de difusión han transformado radicalmente la cultura estadounidense. “Todos estos medios”, escribió, “brindan puertas abiertas a la mente del público”. Bernays creía que estaba dando una aplicación práctica de las teorías de su tío Sigmund Freud sobre el inconsciente y el papel de los impulsos en bruto en el comportamiento humano. Bernays había estado aplicando su nueva “ciencia” de relaciones públicas tanto a los negocios como a la política durante décadas. En su libro de 1928, “Propaganda”, descrito sus estrategias como la “manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas” y afirmó que era “un elemento importante en la sociedad democrática”.

READ  Comprueba la incidencia del virus en 2.500 municipios: 40 capitales de provincia siguen en riesgo extremo | La crisis del coronavirus

Freud probablemente no estaría de acuerdo con la afirmación de Bernays de que la “manipulación consciente e inteligente” de los impulsos inconscientes era algo bueno. El fundador del psicoanálisis escribió la famosa frase “donde se suponía que debía estar, ”Que literalmente significa“ donde estaba, estaré ”. Los psicoanalistas estadounidenses prefirieron otra traducción, “donde el id fuera el ego estará”, refiriéndose a la nomenclatura de Freud que divide la personalidad en id, ego y superyó. Esto sugirió que el ego debería controlar el id o incluso reemplazarlo. Pero los puristas freudianos, como Jacques Lacan, afirman que debería leerse en una vena poética más misteriosa como “Llegaré a donde estaba”. Es más echar un vistazo al reino caótico del id que reemplazarlo con el ego o usarlo con fines comerciales.

Si Bernays representa el impacto real de las teorías de Freud en la cultura estadounidense, como lo hizo Adam Curtis demostrado en “Un siglo del yo”, paradójicamente puede justificar este Nota Freud le dijo a Carl Jung al comienzo de su viaje a América en 1909: “No se dan cuenta de que les estamos trayendo la plaga”. Lo que Freud no se dio cuenta es que dos décadas después, su sobrino convertiría esa plaga en un medio tortuoso de controlar a las masas, convertirlas en consumidores pasivos y provocar una forma de conformismo voluntario que resultaría mucho más efectivo que el cumplimiento impuesto. por déspotas como Kim Jung-un.

Emerson reforzó su idea de autosuficiencia apelando a las leyes morales que los filósofos consideran evidentes. Bernays, mucho más pragmático, apeló al culto estadounidense a la ley para justificar su enfoque. Vio una justificación legal para la publicidad en la Constitución de los Estados Unidos. La garantía de la libertad de expresión en la Carta de Derechos se ha convertido, en sus palabras, en “el derecho a persuadir”.

READ  Tres grandes asteroides se acercan a la Tierra

Bernays dejó en claro que hay algo en común para todos los líderes en la era de los medios: “Cualquier persona u organización depende en última instancia de la aprobación pública y, por lo tanto, enfrenta el problema de generar el consentimiento público para un programa u objetivo. Esperamos que nuestros funcionarios electos intenten obtener nuestro consentimiento -a través de la red de comunicación abierta a ellos- para las medidas que proponen ”.

Incluso Kim Jung-un “depende, en última instancia, de la aprobación pública”, aunque no en forma de elecciones. Los ingenieros de Kim dan su consentimiento por decreto. Ya sea que se llame Thatcher, Reagan, Clinton, Obama, Trump o Blair, las naciones esperan que sus líderes “intenten diseñar nuestro consentimiento” explorando lo que Bernays ya ha llamado una “red de comunicaciones”. La red de comunicaciones de Bernays incluye educación, al igual que la de Kim. Su objetivo es “aportar un entendimiento lo más completo posible”. “Comprensión” se traduce como aprobación de los programas que promueven los líderes, sin tener que “esperar a que la gente alcance un entendimiento general”. La gente, para Bernays, se toma tiempo para comprender.

En 1953, Bernays planeó la campaña de propaganda que permitió a la CIA derrocar al presidente de Guatemala elegido popular y democráticamente, Jacopo Arbenz. El equipo de Bernays, el presidente Eisenhower y el Hermanos Dulles – El secretario de Estado John Foster y el director de la CIA Allen – idearon un consenso perfecto que Kim Jung-un solo podía envidiar. La publicidad es algo en lo que los líderes siempre pueden confiar.

*[In the age of Oscar Wilde and Mark Twain, another American wit, the journalist Ambrose Bierce, produced a series of satirical definitions of commonly used terms, throwing light on their hidden meanings in real discourse. Bierce eventually collected and published them as a book, The Devil’s Dictionary, in 1911. We have shamelessly appropriated his title in the interest of continuing his wholesome pedagogical effort to enlighten generations of readers of the news. Read more of The Daily Devil’s Dictionary on Fair Observer.]

Las opiniones expresadas en este artículo son las del propio autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Fair Observer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.