Cronica

Mundo completo de noticias

Recuento anticipado de votos para elección presidencial guatemalteca indica segunda vuelta
Las noticias más importantes

Recuento anticipado de votos para elección presidencial guatemalteca indica segunda vuelta

Publicado el 26 de junio de 2023 a las 9:43 am ET

Una votante tiene el dedo manchado con tinta electoral después de votar durante las elecciones generales en Sumpango, Guatemala, el 25 de marzo de 2023. (Foto AP/Moises Castillo)


CIUDAD DE GUATEMALA — Los resultados preliminares de las elecciones presidenciales guatemaltecas apuntaron a la probabilidad de una segunda vuelta y redujeron significativamente el campo el lunes de casi dos docenas de candidatos a los dos candidatos que lideraban los escaños en las elecciones de agosto de diciembre.

Con el 97 por ciento de los votos escrutados en la mañana de este lunes, el Tribunal Supremo Electoral informó que la ex primera dama Sandra Torres, del conservador partido UNE, obtuvo el 15,6 por ciento de los votos y Bernardo Arévalo, del izquierdista Movimento Semente, obtuvo el 11,8 por ciento. En un tercio más lejano estaba Miguel Conde, del oficialista VAMOS, con el 7,8 por ciento.

Esto está lejos del umbral del 50% necesario para ganar en la primera ronda. Un grupo de otros candidatos rondaba entre el 6% y el 7% de los votos. Las boletas inválidas de un electorado frustrado se llevaron a todos los candidatos con casi todas las boletas contadas.

Gabriel Aguilera, magistrado del Tribunal Supremo Electoral, dijo antes de la madrugada de este lunes que, si bien no es definitiva, la tendencia indica que «tenemos tres partidos a la cabeza». El tribunal programó otra conferencia de prensa para el lunes por la mañana.

Torres, mirando los resultados desde la sala de conferencias de un hotel del centro, dijo a los periodistas que, independientemente de su oponente, estaba lista para la segunda vuelta y que «si Dios quiere, será la primera mujer presidenta de Guatemala». Reconoció el alto número de nulos y dijo que indicaba la falta de confianza de los ciudadanos en el proceso.

Pero la verdadera sorpresa fue Movimento Semente, cuyo candidato Arévalo admitió que los primeros retornos también lo sorprendieron. En el centro de cómputo electoral central, Arévalo dijo que usaría la fe que los votantes mostraron en él el domingo y la usaría «para sacar al país del pantano» si fuera elegido.

“Los resultados son el agotamiento de la gente con la clase política tradicional”, dijo Arévalo.

La votación se produjo en medio de la preocupante tendencia de Guatemala hacia el autoritarismo. Los votantes preocupados por la seguridad, la educación y el empleo esperaban que, incluso si el próximo presidente no representaba el elemento de cambio que esperaban, al menos reconocería la importancia de las instituciones del país y detendría la erosión que había tenido bajo el presidente Alejandro. Giammattei.

En cuatro años, Guatemala ha pasado de perseguir agresivamente redes de actores corruptos a perseguir implacablemente a los mismos fiscales y jueces que las impulsaron. Más de dos docenas de figuras de la justicia han huido del país.

Con ellos en el exilio, el gobierno centró su atención en otras voces críticas, incluidos los medios de comunicación. A principios de este mes, un tribunal condenó al fundador del periódico, José Rubén Zamora, a seis años de prisión por lavado de dinero, en lo que grupos de libertad de prensa denunciaron como Giammattei silenciando a un destacado crítico.

READ  Presidente de Taiwán finaliza visita a Guatemala y se dirige a Belice

Cuando comenzó la campaña presidencial a principios de este año, las autoridades electorales y los tribunales mantuvieron fuera de la boleta a tres candidatos destacados, de derecha e izquierda, pero todos prometían alterar el statu quo.

Prohibidos de participar, pidieron a sus seguidores que votaran no.

“Es la forma democrática de rechazar el sistema”, dijo Roberto Arzú, quien realizó una breve campaña conservadora por la ley y el orden antes de que los funcionarios lo declararan inelegible por presuntamente comenzar su campaña prematuramente.

Dijo que les dijo a los observadores electorales extranjeros que fue amable de su parte ver el conteo de votos, pero que «el fraude ya se ha cometido».

Otros candidatos populares excluidos fueron la izquierdista Thelma Cabrera, del pueblo indígena Mam, y Carlos Pineda, un populista conservador que hizo campaña desde afuera y lideró las encuestas hasta que su candidatura fue cancelada un mes antes de la votación.

La actuación más fuerte de lo esperado de Movimento Semente, un partido de izquierda cuyo candidato presidencial Arévalo no estaba entre los principales candidatos en las encuestas más recientes, fue quizás el mayor impacto. Arévalo es hijo de Juan José Arévalo, uno de los dos únicos presidentes de izquierda en la era democrática de Guatemala.

Edgar Gutiérrez, analista político y excanciller guatemalteco, dijo antes de la votación que algunos de los que tienen más probabilidades de avanzar a la segunda vuelta prometen al menos un mínimo de mejora con respecto a Giammattei.

“Esta vez, el problema es rescatar el estado de derecho y reconstruir las instituciones, porque si no hacemos eso, no será posible resolver todos los problemas de fondo”, dijo Gutiérrez.

El problema no está aislado en Guatemala, en Centroamérica.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha hecho todo lo posible para reprimir a toda la oposición, primero aterrorizando a sus fuerzas de seguridad, persiguiendo a los enemigos a través de leyes específicas y luego arrestando y exiliando a cualquier voz crítica.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, es muy popular en casa, pero ha concentrado el poder en el Congreso y el poder judicial, debilitando el sistema de frenos y contrapesos. Más de un año después de suspender algunos derechos fundamentales, el gobierno ha detenido a más de 60.000 personas acusadas de vinculación con las poderosas bandas callejeras del país.

En Honduras, una destacada vigilante del gobierno huyó del país con su familia este mes, semanas después de que su organización publicara un informe en el que expresaba preocupación porque la presidenta Xiomara Castro había dispersado a familiares en puestos clave por todo el gobierno.

“Todo lo que está pasando en Centroamérica es eso, un desencanto de la democracia, el desprestigio de las instituciones democráticas por excelencia”, dijo Gutiérrez. “Entonces, por eso, la gente se está yendo de Guatemala. Están emigrando porque la democracia no funciona”.

READ  Precauciones para los contribuyentes: su reembolso de impuestos de 2023 puede ser menor. Aquí hay 4 razones por las que | aplicación

Los videoperiodistas de AP Fernanda Pesce y Santiago Billy contribuyeron a este despacho.

READ  En una América dividida por el aborto, las armas y el COVID, California y Newsom aprovechan el momento | aplicación

As the presidential campaign got underway earlier this year, electoral authorities and courts kept three prominent candidates -- from the left and right, but all promising to disrupt the status quo -- off the ballot.

Barred from participating, they called for their supporters to cast null ballots.

"It's the democratic way of rejecting the system," said Roberto Arzu, who briefly ran a conservative law-and-order campaign before authorities ruled him ineligible for allegedly starting his campaign prematurely.

He said he told visiting foreign election observers that it was nice of them to come watch the vote count, but that "the fraud has already been committed."

Other popular excluded candidates were leftist Thelma Cabrera from the Indigenous Mam people and Carlos Pineda, a conservative populist running an outsider campaign and leading in the polls until his candidacy was canceled a month before the vote.

The stronger-than-expected showing by the Seed Movement -- a leftist party whose presidential candidate Arevalo hadn't been among leading candidates in the most recent polls -- was the perhaps the biggest shock. Arevalo is the son of Juan Jose Arevalo, one of only two leftist presidents in Guatemala's democratic era.

Edgar Gutierrez, a political analyst and former foreign affairs minister for Guatemala, said before the vote that some of those most likely to advance to a second round would promise at least a modicum of improvement over Giammattei.

"This time the problem is to rescue the rule of law and reconstruct institutions, because if we don't do this, you won't be able to address all of the underlying problems," Gutierrez said.

The problem isn't isolated to Guatemala in Central America.

Nicaraguan President Daniel Ortega has gone to extremes to quash all opposition, first terrorizing with his security forces, persecuting enemies through targeted legislation, then jailing and exiling any critical voices.

El Salvador's president, Nayib Bukele, is wildly popular at home, but has concentrated power in the congress and judiciary, weakening the system of checks and balances. More than a year after suspending some fundamental rights, the government has jailed more than 60,000 people accused of ties to the country's powerful street gangs.

In Honduras, a prominent government watchdog fled the country with her family this month, weeks after her organization published a report expressing concern that President Xiomara Castro has sprinkled relatives throughout the government in key positions.

"Everything that is happening in Central America is this, a disenchantment in democracy, the discrediting of democratic institutions par excellence," Gutierrez said. "So the people because of that are leaving Guatemala. They are emigrating because the democracy does not produce results."

AP videojournalists Fernanda Pesce and Santiago Billy contributed to this report.

-->

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Fanático del tocino. Amable evangelista zombi. Practicante del alcohol. Explorador. Entusiasta del café. Escritor. Se cae mucho".