enero 24, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Otra posible consecuencia a largo plazo de COVID-19: disfunción eréctil

4 min read

Fotografía BSIP | alianza de imágenes

Expertos en Italia y Estados Unidos advierten de otra posible consecuencia a largo plazo del COVID-19: la disfunción eréctil. Durante una entrevista reciente con la emisora ​​estadounidense NBC, la doctora Dena Grayson dijo que había una creciente preocupación de que el COVID-19 pudiera causar dificultades a largo plazo para lograr una erección.

“Sabemos que causa problemas en los vasos sanguíneos”, dijo Grayson. “Así que esto es algo muy preocupante, no solo porque el virus puede matar, sino que en realidad puede causar complicaciones potenciales a largo plazo y de por vida”.

Factor de riesgo y consecuencia

Según un estudio realizado en Italia en julio, la disfunción eréctil es un factor de riesgo para contraer neumonía después de contraer COVID-19, y también una “consecuencia probable” una vez superada la enfermedad.

“La disfunción eréctil es un biomarcador perfecto de la salud física y psicológica general”, dijo el autor del estudio, Emmanuele Jannini, profesor de endocrinología médica y sexología en la Universidad Tor Vergata de Roma. Dado que COVID-19 afecta el bienestar físico y mental, la disfunción eréctil no es necesariamente una consecuencia sorprendente de la enfermedad, dice. Las personas infectadas con coronavirus, que ya han sufrido disfunción eréctil, también pueden tener más probabilidades de desarrollar neumonía COVID-19, según Jannini.

Eso se debe a que la neumonía conlleva las mismas comorbilidades que a menudo se asocian con la disfunción eréctil, que incluyen dificultades respiratorias, inflamación, problemas hormonales, estrés, ansiedad, depresión y disfunción endotelial, agregó.

El daño a los vasos sanguíneos es motivo de preocupación

La disfunción eréctil ocurre cuando el flujo de sangre al pene es limitado. Las causas pueden ser complejas y variadas, tanto fisiológicas como psicológicas. Los problemas con los sistemas endocrino, nervioso y cardiovascular pueden causar problemas para lograr una erección.

READ  De Marilyn Monroe a Jennifer Lopez, descubre sus secretos de belleza

Un factor de riesgo en pacientes con COVID-19 es el daño a los sistemas vascular y respiratorio. Se descubrió que el coronavirus ataca las paredes internas de los vasos sanguíneos, llamadas endotelio, en todo el cuerpo, incluidas las del pene, lo que puede causar bloqueos vasculares.

Aunque los coágulos de sangre grandes pueden causar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, se cree que el daño cardíaco causado por COVID-19 es causado principalmente por coágulos muy pequeños que bloquean los vasos sanguíneos en el músculo cardíaco. Hay vasos sanguíneos particularmente pequeños en el pene que pueden bloquearse rápidamente cuando se restringe el flujo sanguíneo arterial.

Si bien esto puede explicar algunos casos de disfunción eréctil entre pacientes con coronavirus, los expertos enfatizan que se necesita más investigación para determinar el vínculo con COVID-19, y es probable que esto sea diferente según la persona.

Prevención de los efectos secundarios a largo plazo de COVID-19

Aunque la gran mayoría de las personas parece recuperarse del COVID-19, se han observado varios problemas a largo plazo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, algunas de las complicaciones a largo plazo incluyen palpitaciones del corazón, confusión mental, lesión renal aguda y deterioro de la función pulmonar. La disfunción eréctil no está en la lista, pero, como señala Grayson, los expertos todavía están aprendiendo sobre la enfermedad a medida que aumenta el número de infecciones y los pacientes son monitoreados a largo plazo.

“A medida que pasa el tiempo y más y más personas se infectan, lamentablemente veremos más consecuencias negativas a largo plazo de la infección”, dijo. Los expertos dicen que la mejor manera de prevenir las posibles consecuencias a largo plazo del COVID-19 es evitar el contagio en primer lugar. Para ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de mascarilla en lugares públicos, mantenerse al menos a 2 metros de distancia de otras personas, lavarse las manos con frecuencia y evitar multitudes y espacios mal ventilados.

READ  El ejercicio ayuda a aliviar los síntomas del síndrome de fatiga crónica

(rmr / ers)

Otra posible consecuencia a largo plazo de COVID-19: disfunción eréctil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.