Cronica

Mundo completo de noticias

Los mayas dominaron la gestión del agua.  ¿Qué podemos aprender de ellos?
Ciencias

Los mayas dominaron la gestión del agua. ¿Qué podemos aprender de ellos?

Mantener el agua limpia para usos esenciales como beber, cocinar y limpiar es un importante obstáculo ambiental global, complicado por problemas como los microplásticos y la contaminación química.

Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que podemos encontrar soluciones estudiando cómo la antigua civilización maya mantenía el agua limpia.

Antigua ciudad maya conservada en el Parque Nacional Tikal, Guatemala. Créditos de las imágenes: Flickr/Ralf Steinberger.

Los mayas dominaban el manejo del agua. Construyeron y mantuvieron depósitos de agua que funcionaban como humedales artificiales, utilizando procesos naturales como vegetación, suelos y microbios para mejorar la calidad del agua. Lisa Lucero, investigadora de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, cree que esto podría servir ahora como arquetipo de cómo gestionamos nuestros propios sistemas de agua.

Humedales y agua

Humedales artificiales Son vainas artificiales, poco profundas y densamente plantadas que filtran el agua mediante procesos físicos y biológicos. Imitan las funciones de los humedales naturales, pero están diseñados para tratar aguas residuales, gestionar aguas pluviales e incluso mejorar el hábitat. La idea es aprovechar los procesos naturales que involucran la vegetación de los humedales, los suelos y sus comunidades microbianas para eliminar los contaminantes del agua.

Hay muchos diseños disponibles, como los humedales verticales, que requieren menos tierra pero más energía para funcionar.

En el caso de la antigua civilización maya, los humedales artificiales se utilizaban para la purificación del agua. Los mayas diseñaron estos sistemas con capas de arena, grava y plantas, a menudo en áreas poco profundas e inclinadas. El agua fluía a través de estos materiales y, al hacerlo, las plantas y los microorganismos del suelo atrapaban o descomponían contaminantes como bacterias, productos químicos y sólidos. Estos primeros sistemas eran bastante eficaces para limpiar el agua para beber, cocinar y otras actividades.

“Los humedales artificiales ofrecen muchas ventajas sobre los sistemas convencionales de tratamiento de aguas residuales. Proporcionan una tecnología de tratamiento rentable, de baja tecnología, menos costosa y con un alto ahorro de energía”, dijo Lucero en un comunicado de prensa. «Los humedales artificiales también sustentan a los animales acuáticos y pueden ser una fuente de nutrientes para la agricultura».

Para garantizar el acceso a agua limpia, los mayas utilizaban una amplia variedad de plantas acuáticas, descubrió Lucero, basándose en evidencia de excavaciones, núcleos de sedimentos, humedales actuales y registros iconográficos y jeroglíficos. Una de las plantas más utilizadas. es el nenúfar (Nymphaea amplia), una planta hidrofítica originaria de zonas templadas y tropicales.

READ  Los dinosaurios pueden haber sido asesinados por un cometa, revela un nuevo estudio de extinción

Debido a su prevalencia, los arqueólogos asumieron que los nenúfares desempeñaban un papel importante en el mantenimiento del agua limpia. Sin embargo, los nenúfares son muy sensibles y sólo crecen en agua limpia. No toleran condiciones ácidas ni altas concentraciones de ciertos minerales. Además, el agua turbia o que contenga muchas algas limitará su crecimiento.

Mapa lidar de Tikal, Guatemala, que muestra algunos de sus embalses. Crédito de la imagen: Lucero et al.

Lucero cree que los mayas utilizaron materiales impermeables, como arcilla, en el embalse para estabilizar los niveles de pH, lo que permitió que los nenúfares prosperaran. Y dado que la mayoría de los embalses estaban revestidos con arcilla u otros materiales, también es probable que los mayas agregaran tierra o aprovecharan la sedimentación natural para sustentar los nenúfares, añadió.

“Los nenúfares indican agua limpia y simbolizan la realeza maya clásica. Reyes y nenúfares fueron representados juntos en arquitectura monumental, estelas y objetos portátiles”, escribió Lucero. «El agua potable y el poder político estaban indisolublemente ligados, como lo demuestra el hecho de que los mayores embalses se construyeron cerca de los palacios».

Lecciones de los mayas

Los embalses probablemente sustentaron la diversidad de biota que se encuentra hoy en los humedales de América Central y que habría beneficiado a los mayas, como peces y anguilas. Las heces de los peces, que los mayas tenían que dragar cada pocos años, constituían una fuente potencial de fertilizante. Los mayas también tendrían que cosechar y reponer plantas saturadas de nutrientes.

Los mapas de asentamiento muestran que los mayas no construyeron residencias cerca de las orillas de los embalses, por lo que la contaminación por desechos humanos no sería un problema para los embalses. Estudios analizó el ADN en sedimentos de los bordes de los embalses en grandes ciudades mayas como Tikal, Guatemala, e identificó árboles grandes y pequeños. El agua a la sombra de los árboles impide el crecimiento de algas.

READ  El impacto de un asteroide cerca de Berlín revela raros tesoros de Aubrite

La forma en que la civilización maya cuidó sus recursos hídricos incorpora lecciones para las prácticas actuales y futuras de gestión del agua, argumentó Lucero. Si los investigadores pueden establecer exactamente cómo funcionaban los embalses mayas, podrían mejorar los humedales artificiales actuales y futuros y ampliar su uso, añadió.

Los humedales artificiales no requieren el uso de productos químicos ni combustibles fósiles para funcionar y, una vez instalados, se vuelven autolimpiantes y autosuficientes con cierto mantenimiento. Las personas pueden trabajar juntas para proporcionar agua potable a sus comunidades, comenzando con pequeños humedales artificiales y también plantando árboles como lo hacían los mayas.

“Al igual que los embalses mayas, los humedales artificiales proporcionarían agua potable y sustentarían a peces, caracoles, tortugas, mariscos, plantas comestibles y medicinales, y más”, escribió Lucero en su artículo. «El siguiente paso es combinar nuestros respectivos conocimientos e implementar las lecciones plasmadas en los antiguos embalses mayas».

El estudio fue publicado en Revista PNAS.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Creador malvado. Estudiante. Jugador apasionado. Nerd incondicional de las redes sociales. Adicto a la música".