agosto 3, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

La crisis climática está impulsando el conflicto global: la Cop26 es una oportunidad para que los líderes reconsideren las amenazas a la seguridad

5 min read

meYa está establecido que uno de los detonantes del conflicto en Siria está relacionado con la escasez de recursos naturales, principalmente tierras de pastoreo. Una nueva investigación demuestra factores similares en el trabajo en todo el Levante – cubriendo Jordania, Israel y Palestina – que ha sido noticia reciente como un foco de conflicto.

En el Sahel de África occidental (Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger y Chad), cerca de 29 millones de personas necesitan asistencia y protección. Son siete millones más que cuando comenzó la pandemia. Esto ha llevado a organizaciones como Acción contra el Hambre a suena la alarma en relación con niveles sin precedentes de inseguridad alimentaria y nutricional.

Tanto en el Levante como en el Sahel, la inestabilidad política juega un factor importante. Sin embargo, el cambio climático agrava una compleja red de desafíos derivados de los recursos naturales, especialmente los sistemas alimentarios. Para hacer las cosas más complejas, los recursos naturales y las cadenas de valor agrícolas son los motores de muchas economías emergentes.

Ante un clima más turbulento, una pandemia y conflictos más complejos y prolongados, se están desmoronando décadas de progreso en la lucha contra el hambre y la nutrición. O Estimaciones del Programa Mundial de Alimentos 41 millones de personas (en comparación con 27 millones hace dos años) en 43 países “están al borde del hambre”. Y esta tormenta perfecta está creando un desafío de seguridad completamente nuevo.

Si bien la comunidad mundial invierte correctamente en operaciones de paz y seguridad, los complejos vínculos entre el clima, los alimentos y la paz no se comprenden bien. Como tales, no son una prioridad para los países e instituciones más influyentes del mundo. Pero 2021 es un “mega año” para la diplomacia, que nos da la oportunidad de cambiar de rumbo.

READ  Las singularidades ópticas se pueden utilizar para una amplia gama de aplicaciones.

Con la energía renovada del G7 y el G20, la ONU está organizando una cumbre internacional sobre sistemas alimentarios (septiembre) y una cumbre climática (noviembre), la última que se celebrará en el Reino Unido. Estas oportunidades diplomáticas presentan una oportunidad única para erradicar radicalmente el pensamiento sobre las amenazas a la seguridad, permitir estrategias más ágiles y promulgar políticas informadas por la ciencia climática más reciente.

En febrero, el Reino Unido acogió la primera reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre seguridad climática, que está emergiendo como el nuevo paradigma. Desde entonces, el Reino Unido ha hecho de la acción climática una parte integral de su agenda de política exterior, incluida la cumbre del G7. Como anfitrión de la cumbre climática UN Cop26 en Glasgow, la maquinaria diplomática del Reino Unido está trabajando horas extras para lograr que las naciones se comprometan con una ambiciosa acción climática multilateral.

Está claro que el Reino Unido y sus aliados en la OTAN, el G7, el G20 y el Consejo de Seguridad de la ONU deben aprovechar la oportunidad de poner la ciencia climática en el centro de cómo nos adaptamos a un mundo cambiante. Deben integrar la ciencia del clima, desde la recuperación económica hasta la gestión de conflictos y la respuesta a crisis humanitarias.

Habiendo trabajado como científico durante los últimos 20 años en 15 países, he visto a muchas organizaciones internacionales, que cubren la seguridad, el hambre y la desnutrición o la ayuda humanitaria, hablar de boquilla a la ciencia climática. En lugar de ver estas preguntas como problemas interconectados que requieren respuestas coherentes y coordinadas basadas en la ciencia exacta, sus propios temas se priorizan y se mantienen en silos.

READ  El teorema del agujero negro de Hawking se confirma observacionalmente por primera vez

Por eso ha sido fascinante desarrollar una agenda de seguridad climática completamente nueva durante el año pasado con el CGIAR, la red global de innovación agrícola más grande del mundo. Usando una variedad de lentes – género, justicia, migración y las consecuencias no deseadas de las políticas – nuestra nueva estrategia construye una base de pruebas para las causas de las amenazas a la seguridad climática.

También estamos construyendo una imagen más detallada de lo que está impulsando los conflictos climáticos en África y América Latina, con un enfoque particular en el llamado “corredor seco” que abarca México, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

De nuestro trabajo surgieron cuatro caminos amplios para gestionar mejor las amenazas a la seguridad climática.

Primero, necesitamos más evidencia para comprender la complejidad del clima y la seguridad para informar mejor las políticas. En segundo lugar, necesitamos mejores políticas nacionales e internacionales sobre sistemas alimentarios y agrícolas que puedan adaptarse a su papel en la paz y la estabilidad. En tercer lugar, debemos cambiar la forma en que programamos las operaciones humanitarias para que beneficien a millones de personas más.

Por último, debemos aprovechar las fuentes de financiación sin explotar que puedan dirigirse hacia proyectos innovadores que creen sociedades más pacíficas y sostenibles. Los objetivos de inversión deben realinearse para abordar simultáneamente los desafíos climáticos y de seguridad, de modo que los objetivos humanitarios y de paz no compitan por los recursos.

La integración de la seguridad climática en todos los niveles de la política, nacional, regional y mundial, requiere una colaboración y solidaridad significativas. El liderazgo de los actores de seguridad más influyentes del mundo puede impulsar este impulso. Y un acuerdo climático ambicioso a orillas del río Clyde sería un punto de partida emocionante.

READ  Este impresionante primer plano del Gran Cañón de Marte nos está dando escalofríos

Peter Läderach dirige el CGIAR seguridad climática programa y el buque insignia de prácticas y tecnologías climáticamente inteligentes del Programa de investigación del CGIAR sobre cambio climático, agricultura y seguridad alimentaria (CCAFS).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.