julio 5, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

Inmigrantes latinoamericanos protestarán en Cumbre de las Américas en Los Ángeles

7 min read

Unos días antes de la inauguración de la Cumbre de las Américas en Los Ángeles, Martha Peinado tomó unas hojas de carteles y un puñado de bolígrafos para enviar un mensaje entusiastamente hostil al presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

Peinado, de 38 años, quien emigró a California desde El Salvador en 2015, y dos compañeros activistas han preparado una docena de carteles que planean exhibir la próxima semana en el Centro de Convenciones de Los Ángeles, que albergará la reunión de cinco días de líderes hemisféricos a partir del lunes.

“Nayib Bukele, la justicia de Estados Unidos te espera”, advirtió un saludo en tinta negra sobre hojas de afiches anaranjados.

Peinado, originario de la provincia salvadoreña de La Libertad, era miembro del partido Nuevas Ideas que llevó a Bukele al poder en una ola populista de disgusto con el statu quo bipartidista de El Salvador. Pero en los tres años que Bukele gobernó la nación centroamericana, dijo Peinado, la democracia se marchitó a medida que la corrupción y la inseguridad empeoraron, en parte como resultado de tratos secretos del gobierno con líderes de pandillas.

“Vamos a protestar porque no se cumplió lo prometido”, dijo Peinado, quien emigró a California en 2015 y tiene un negocio de limpieza en Mid-City. “Queremos demostrar que lo que dice el presidente, que el país es más seguro, no es cierto, y demostrar que detrás de él hay una gran corrupción”.

Por primera vez desde su sesión inaugural en 1994, la cumbre tendrá lugar en la nación más rica y poderosa del hemisferio. Pero mucho ha cambiado en las casi tres décadas desde aquellos días en Miami. El impulso por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994, conocido como NAFTA, casi ha desaparecido en ambos lados del Río Grande. China, impulsando su agresiva iniciativa Belt and Road, ha estado amenazando la hegemonía estadounidense en América Latina desde la Doctrina Monroe. El entonces presidente Trump se saltó la sesión de la cumbre anterior en 2018 en Lima, Perú, y envió al vicepresidente Mike Pence en su lugar.

Hasta el miércoles, la administración de Biden aún no había confirmado la lista oficial de invitados y no estaba claro si Bukele asistiría o se sumaría a los jefes de Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países que no están invitados por EE. UU. o están boicoteando el Congreso. evento. Pero cualquier país que surja en el sur de California podría encontrarse en el centro de amargas batallas políticas que pensaron que habían dejado en casa.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se dirige a la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2019.

(Richard Drew / Prensa Asociada)

Pocas disputas dentro de los círculos de inmigrantes latinoamericanos de Los Ángeles son más feroces que la que enfrenta a los amigos de Bukele contra los enemigos de Bukele. Los críticos del autócrata amante de bitcoin y destrozado por los medios prometieron reunirse en el Centro de Convenciones a las 9 am del lunes. César Fuentes, activista político y fundador del Movimiento Libertario, lanzó el llamado a la acción en una transmisión en vivo en su cuenta de Facebook, donde tiene más de 17.000 seguidores.

READ  Almagro reconoce su papel en el golpe de Estado de 2019 en Bolivia

“La cumbre sería una oportunidad para que el presidente Bukele regrese al estado de derecho, algo que tanto ha atropellado, y que reencamine sus esfuerzos hacia la democracia”, dijo Fuentes, una de las compañeras de cartel de Peinado. «Si no viene, simplemente cerrará las puertas, porque estará bastante aislado».

Desde su inicio, la cumbre sirvió como un lugar de encuentro para que las naciones del Hemisferio Occidental aborden los desafíos como región, promoviendo el crecimiento económico y la prosperidad “basados ​​en valores democráticos compartidos y la promesa de un mayor comercio para mejorar la calidad de vida de todos los pueblos”. ”, ya que sus objetivos se enmarcan de manera optimista en el sitio web del Departamento de Estado de EE. UU.

Pero pase lo que pase dentro del Centro de Convenciones, hay señales de que la disidencia y la falta de armonía podrían estallar durante la próxima semana en barrios de Los Ángeles como Westlake-MacArthur Park, un lugar frecuente para eventos políticos latinoamericanos. manifestaciones.

Germán Peña, presidente de la Fundación Nicaragüense de Oportunidades Estadounidenses, o NAOF, una entidad formada en 1996 y con sede en el este de Los Ángeles, dijo que su grupo resucitará y exhibirá pancartas de un año la próxima semana leyendo “Rescatamos a Nicaragua” (Rescate de Nicaragua).

“Vamos a desempolvarlos”, dijo el nativo de la ciudad nicaragüense de Masaya, un antiguo bastión de la oposición que la convirtió en blanco de brutales represiones por parte de Daniel Ortega, el ex líder guerrillero de izquierda de Nicaragua y ahora su presidente autocrático.

Marta Peinado, una inmigrante salvadoreña, hace carteles de protesta denunciando al presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

Marta Peinado, una inmigrante salvadoreña, hace carteles de protesta denunciando al presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

(Sarahi Apaez/Para The Times)

Peña llama a sus compatriotas a reunirse el martes por la mañana en el Centro de Convenciones para denunciar en rebeldía al régimen de Ortega.

READ  Estados Unidos, Colombia y Alemania ganan medallas de bronce por equipos en la Copa del Mundo de Tiro con Arco

«Desafortunadamente, [Ortega] no estará allí”, dijo Peña. “Somos muchos los que estamos en varias partes del mundo luchando porque se restablezca una democracia en Nicaragua”.

Miguel Tinker Salas, historiador venezolano y profesor de Pomona College en Claremont, dijo que la administración Biden quiere usar la cumbre para reunir apoyo para sus políticas de inmigración, así como para tratar de restaurar la economía y la política de Estados Unidos. Liderazgo. Pero esos esfuerzos podrían fracasar si destacados dignatarios como el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no asisten al evento.

“Será una Cumbre de las Américas en el nombre y nada más”, dijo.

“La posición de López Obrador mostró la ruptura de la hegemonía que ejercía Estados Unidos cuando comenzó la cumbre en 1994”, continuó Tinker Salas. “Ahora es otra América Latina, y Estados Unidos todavía no entiende eso. Estados Unidos ya no es el imperio que hace y deshace”.

Ante la insistencia de López Obrador de que la cumbre debe estar abierta a Cuba, Venezuela y otras naciones enfrentadas con Estados Unidos, organizaciones proinmigrantes y simpatizantes del presidente mexicano se reunirán en Pershing Square el jueves por la mañana para caminar hasta el Centro de Convenciones y luego el escenario. una protesta en la esquina de Pico Boulevard y Rua Figueroa.

Juan José Gutiérrez, presidente de Vamos Unidos USA, dijo que 30 organizaciones mexicanas y centroamericanas han confirmado su participación en la manifestación que tiene como objetivo resaltar a nivel mundial el fracaso de décadas de Estados Unidos para aprobar una reforma migratoria integral.

“¿Dónde está esta voluntad de legislar y dejar de lado todos estos problemas que nos han impedido lograr un progreso real hacia la reforma migratoria?” dijo Gutiérrez. “Hay que salir de la política de que América Latina es el patio trasero de Estados Unidos”.

manifestantes en guatemala

Los manifestantes en Guatemala están pidiendo una huelga nacional para presionar al presidente Alejandro Giammattei para que renuncie en 2021.

(Moisés Castillo / Associated Press)

Mientras algunos manifestantes piden que Estados Unidos deje de entrometerse en los asuntos de sus vecinos, otros presionan para que Estados Unidos desempeñe un papel más firme en la promoción de la democracia y los derechos humanos.

READ  Manifestantes guatemaltecos luchan por derribar la estatua de Colón, protestando por el legado del colono

Mario Ávila, sobreviviente de la tortura patrocinada por el gobierno en Guatemala, cree que el presidente Alejandro Giammattei no asistirá a la cumbre. Pero Ávila espera que otros participantes de la cumbre presionen al gobierno de Biden para que castigue a los funcionarios guatemaltecos que tienen vínculos con el crimen organizado y saquearon el tesoro nacional.

“No estamos de acuerdo con que Estados Unidos siga apoyando a un gobierno que no respeta los derechos humanos”, dijo la organizadora comunitaria guatemalteca. “Esta cumbre servirá para hacer presente nuestra protesta”.

Algunos expertos predijeron que las demostraciones planificadas tendrían poco efecto en la cumbre o en sus secuelas.

Pero Raúl Hinojosa-Ojeda, profesor de ciencias políticas en UCLA, dijo que si bien es posible que las protestas no influyan en los jefes de estado reunidos, resonarán de maneras que trascenderán las fronteras.

“Todo el mundo sabe que los medios están aquí en Los Ángeles, y la capacidad de estos medios para cubrir las protestas es mucho más amplia, y tienen mucha más capacidad de transmisión, incluso más que una protesta que se puede hacer en sus países de origen. origen”, dijo. dijo. “Los Ángeles siempre ha jugado este papel de crítica, protesta y propuestas alternativas”.

Hinojosa-Ojeda dijo que la cumbre representa un desafío para que Washington inicie otro tipo de diálogo y relación con América Latina, contrario a las condiciones de hace 30 años, cuando los «aliados naturales» de Estados Unidos eran oligarquías y militares de derecha.

“La única manera de reinsertar el diálogo entre Estados Unidos y América Latina tiene que estar basada en un trato más equitativo”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.