mayo 6, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Está bien – Spotlight

4 min read

Publicado en

Las preocupaciones y discusiones públicas provocadas por el anuncio, el sábado pasado, del equipo de entrenamiento local para el equipo de fútbol masculino senior de San Vicente y las Granadinas Vincy Heat, pueden parecer furor y malos tiempos para el deporte más popular del país.

Gran parte del alboroto por la nominación del equipo fue la ausencia de algunos de los jugadores. En particular, hubo una selección de Hope International, los campeones de la primera división 2019/2020 y el representante de este país en la CONCACAF Caribbean Club Shield de este año.

Además de la no selección de los jugadores de Hope International, el equipo de 23 incluyó a siete jugadores considerados “con fines de desarrollo”.

Quienes se opusieron a la composición de la plantilla local argumentan que fueron incongruentes los responsables de elegir a los jugadores para arreglar el fútbol del país en las eliminatorias al Mundial, que es realmente la principal competición de la selección nacional.

Entonces, si bien uno puede comprender los argumentos y las respuestas nerviosas al anuncio del equipo, hay realidades más profundas que deben ponerse sobre la mesa.

San Vicente y las Granadinas se enfrenta a rivales como Cuba, Curazao, Guatemala y las Islas Vírgenes Británicas en el Grupo C de las eliminatorias.

Por mucho que quieras ser optimista y patriota, lo cierto es que, salvo Islas Vírgenes Británicas, el equipo vicentino saldrá en segundo lugar frente a los otros tres. Esta es solo la realidad absoluta de dónde está nuestro fútbol.

READ  Corte argentina ordena mantener el cuerpo de Maradona para prueba de paternidad

Lamentablemente, sin embargo, muchas de las críticas que se hacen van dirigidas al actual entrenador, Kendale Mercury, por las decisiones tomadas para seguir el camino de la selección.

Mercurio resistirá el impacto de los látigos verbales; será y se convirtió en el chivo expiatorio, el que se arrojó debajo del autobús.

Pero esto es el resultado de la falta de una política clara por parte de la secretaría de la Federación de Fútbol de San Vicente y las Granadinas (SVGFF) para alimentar al público del fútbol, ​​así como a la población en general, sobre sus planes y programas para el fútbol.

Si los planes de la comisión técnica debidamente detallados por la secretaría de la SVGFF y las políticas que guían la selección de jugadores para las selecciones nacionales, la chispa pública que se encendió el sábado pasado, ciertamente habría tenido otro efecto.

Si hubiera protocolos de relaciones públicas adecuados, entonces se habría escuchado menos sobre Mercury y más sobre el director técnico y el vicepresidente, que tienen la cartera de asuntos técnicos.

Admitir que no somos lo suficientemente buenos o no hicimos suficiente trabajo de desarrollo para asegurar que cualquier equipo seleccionado para representar a San Vicente y las Granadinas en las eliminatorias de la Copa del Mundo dé buena cuenta de sí mismo en los partidos, es una acusación contra los porteros del deporte.

No solo los actuales titulares del puesto, sino los anteriores, ya que no todos lograron estructurar y agilizar nuestro fútbol.

Honestamente, no deberíamos tener este tipo de discusión en 2021, cuando San Vicente y las Granadinas experimentó por primera vez lo que requieren las eliminatorias de la Copa del Mundo, hace unos 29 años.

READ  Leo Messi se ha convertido en un problema para el Barça

Luego, en 1992, nos dimos cuenta de que estábamos superando nuestra categoría de peso. El discurso que pasó y está en marcha es muy bueno, ya que demuestra que muchos vicentinos están en sintonía con el deporte y con lo que se espera en la fase de clasificación para el Mundial.

Todos los que sumaron sus voces saben dónde deberíamos estar y cuáles son algunos de los caminos a seguir para llegar a ese punto.

Por tanto, surgiendo de diversas opiniones y retóricas de algunos; lo que es inequívoco es la pasión por ver avanzar el fútbol de San Vicente y las Granadinas y seguir un camino de desarrollo adecuado.

Así comenzó la conversación, ahora le toca a los responsables políticos y a los que tienen influencia y a la bolsa de valores redirigir nuestro fútbol a un entorno en el que podamos ser competitivos y no solo meros participantes, que esperan lo mejor.

Lo más significativo es que las muchas discusiones acaloradas sobre fútbol que se han mantenido durante la semana pasada deberían pasar a una acción decisiva lo antes posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.