Cronica

Mundo completo de noticias

Escritorio del editor: Sobre esas mangas…
Economy

Escritorio del editor: Sobre esas mangas…

Mangos Ataulfo ​​colgando de un árbol sembrado en Tapachula. Foto de Lexie Harrison-Cripps.

Por Brent Cunningham

Los mangos Ataulfo ​​están de regreso en las tiendas de comestibles de DC después de una ausencia estacional, y durante los últimos años he estado apilando ansiosamente las bayas amarillas en forma de lágrima en mi carrito semana tras semana. Son dulces y cremosos, y mi familia comería unas pocas docenas antes de que desaparezcan nuevamente..

Pero este año, mi entusiasmo por la fiesta del mango se ve atenuado por mi conocimiento de la procedencia probable de esos mangos. Ayer publicamos el conmovedor relato de Esther Honig sobre Jones Carme y los miles de migrantes como él que están atrapados en Tapachula, una ciudad en expansión a lo largo de la frontera sur de México, obligados a recoger los mismos mangos y otras frutas que florecen allí, la mayoría de los cuales son con destino a los Estados Unidos.

Carme huyó del caos en Haití hace varios años, con la esperanza de comenzar su vida en América del Sur. Dejó atrás a su esposa, pero se aferró al sueño de que una vez que se estableciera, ella se uniría a él y formarían una familia. Pero en 2019, el presidente Donald Trump amenazó con imponer un arancel del 5 % a todos los productos mexicanos a menos que el país aceptara reforzar su control migratorio.

Como escribe Honig, “México accedió y desplegó tropas a lo largo de su frontera sur con Guatemala, limitando la libre circulación de migrantes… a Tapachula”. El presidente Biden mantuvo las restricciones vigentes.

Atrapados en Tapachula durante meses o, a veces, años, estos migrantes deben mantenerse a sí mismos y muchos, como Carme, aceptan trabajos en los huertos en expansión que dominan la economía regional. Son una fuerza laboral cautiva – la situación ha sido descrita como una “prisión abierta” – y como tal enfrentan abusos como el robo de salarios y la discriminación.

READ  Las empresas, no los pobres, reciben la mayor parte de la ayuda de COVID-19 en el mundo en desarrollo

Honig siguió esta historia durante un año, y Carme finalmente logró salir de Tapachula, aunque como descubrirás, no tiene un final de libro de cuentos.

El buen periodismo es a menudo disruptivo. Pero no podemos resolver problemas sin saber que los problemas existen, o sin comprender el sufrimiento humano que resulta de hacer políticas políticamente convenientes. Esta es una historia importante y, como siempre, no podríamos hacer esto sin su apoyo. Por favor considere una donación.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Creador malvado. Estudiante. Jugador apasionado. Nerd incondicional de las redes sociales. Adicto a la música".