abril 11, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

El huracán Iota es ahora una tormenta de categoría 5 cerca de Centroamérica

6 min read

MANAGUA, Nicaragua (AP) – El poderoso huracán Iota azotó la costa caribeña de Nicaragua el lunes por la noche, amenazando con causar daños catastróficos en la misma parte de Centroamérica que fue azotada por el igualmente fuerte huracán Eta hace menos de dos semanas.

Iota se había intensificado a una tormenta de Categoría 5 extremadamente peligrosa más temprano en el día, pero el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU. Dijo que se debilitó ligeramente a la Categoría 4, con vientos máximos de 250 km / h. Su centro llegaba al continente a unos 45 kilómetros al sur de la ciudad nicaragüense de Puerto Cabezas, también conocida como Bilwi.

Iota ya había golpeado las costas caribeñas de Nicaragua y Honduras con lluvias torrenciales y fuertes vientos.

Iota aterrizó a solo 15 millas (25 kilómetros) al sur de donde el huracán Eta golpeó la costa el 3 de noviembre, también como una tormenta de categoría 4. Las lluvias torrenciales del Eta saturaron el suelo de la región, dejándolo sujeto a más deslizamientos de tierra e inundaciones, y que la marejada ciclónica podría alcanzar de 4,5 a 6 metros por encima de las mareas normales.

En Bilwi, el empresario Adán Artola Schultz se preparó en la puerta de su casa mientras fuertes ráfagas de viento y lluvia llovían el agua a torrentes por la calle. Observó con asombro cómo el viento arrancaba el marco de metal del techo de una casa de dos pisos y lo tiraba como si fuera papel.

“Es como balas”, dijo sobre el sonido de las estructuras metálicas golpeando y doblando con el viento. “Esta es una doble destrucción”, dijo, refiriéndose al daño causado por Eta apenas 12 días antes.

“Esto viene con furia”, dijo Artola Schultz.

La ola de la tormenta estaba en la mente de Yasmina Wriedt en el barrio El Muelle, en el paseo marítimo de Bilwi.

READ  NBA Michael Jordan vs LeBron James a los 19 años con números y estadísticas

“La situación no se ve bien”, dijo Wriedt al comienzo del día. “Nos despertamos sin electricidad, con lluvia y el oleaje se pone muy alto”.

Wriedt, quien trabaja para una pequeña organización pesquera llamada Piquinera, dijo que el techo de su casa fue destruido en Eta hace menos de dos semanas.

“Arreglamos lo mejor que pudimos. Ahora creo que el viento volverá a soplar porque dicen que (Iota) es aún más fuerte ”, dijo, el sonido de un martillo resonando a su alrededor mientras los vecinos cubrían las ventanas y los techos reforzados.

Durante Eta, el surf llegó justo detrás de su casa, donde vive con otros ocho miembros de su familia. “Hoy tengo miedo de perder mi casa y tengo miedo por todos los que vivimos en este barrio”, dijo.

Wriedt dijo que algunos vecinos fueron a quedarse con familiares en otros lugares, pero la mayoría lo hizo. “Estamos casi todos aquí”, dijo. “Ni el ejército ni el gobierno vinieron a movernos”.

Cairo Jarquin, gerente del proyecto de respuesta de emergencia de Catholic Relief Services en Nicaragua, acaba de visitar Bilwi y las comunidades costeras más pequeñas el viernes.

En Wawa Bar, Jarquin dijo que encontró la “destrucción total” de Eta. La gente había estado trabajando furiosamente para volver a poner los techos a los jefes de sus familias, pero ahora Iota amenazaba con quedarse con lo que quedaba.

“Lo poco que quedó en pie podría quedar devastado”, dijo Jarquin. Había otras comunidades tierra adentro a las que no pudo llegar debido al estado de las carreteras. Dijo que escuchó que el bar Wawa fue evacuado nuevamente el sábado.

Durante el fin de semana, se llevaron a cabo evacuaciones en zonas bajas de Nicaragua y Honduras, cerca de su frontera común.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, quien también es la primera dama, dijo que el gobierno ha hecho todo lo necesario para proteger vidas, incluida la evacuación de miles. Añadió que Taiwán donó 800 toneladas de arroz para ayudar a las personas afectadas por las tormentas.

READ  Exjefe de fútbol guatemalteco sentenciado a prisión y multa de $ 3.50 millones

Limborth Bucardo, del grupo indígena Miskito, dijo que muchas personas se habían mudado a iglesias en Bilwi. Montó a Eta con su esposa y sus dos hijos en casa, pero esta vez decidió vivir con familiares en un vecindario más seguro.

“No habíamos terminado de reparar nuestras casas y de instalarnos cuando llegó otro huracán”, dijo Bucardo. “Los refugios en Bilwi ya están llenos, llenos de gente de las comunidades (vecinas)”.

Iota es la tormenta número 30 con el nombre récord de la temporada de huracanes inusualmente ocupada de este año en el Atlántico. También es la novena tormenta que se intensifica rápidamente esta temporada, un fenómeno peligroso que ocurre cada vez con más frecuencia. Tal actividad ha llamado la atención sobre el cambio climático, que según los científicos está provocando tormentas más húmedas, fuertes y destructivas.

Iota es más fuerte, según la presión central, que el huracán Katrina en 2005 y es la primera tormenta con un nombre de alfabeto griego en alcanzar la categoría 5, dijo el investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado, Phil Klotzbach. También estableció el récord del último huracán de categoría 5 jamás registrado, rompiendo el récord establecido por el huracán Cuba el 8 de noviembre de 1932.

Y tuvo azotó Nicaragua como un huracán de categoría 4, matando a más de 130 personas, mientras que las lluvias torrenciales provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra en partes de Centroamérica y México. Luego vagó por Cuba, los Cayos de Florida y alrededor del Golfo de México antes de desembarcar nuevamente cerca de Cedar Key, Florida, y cruzar Florida y las Carolinas.

READ  Brote de Covid-19 en tiburones de la Guaira

Se esperaba que Iota cayera de 10 a 20 pulgadas (250-500 milímetros) de lluvia en el norte de Nicaragua, Honduras, Guatemala y el sur de Belice, con hasta 30 pulgadas (750 milímetros) en puntos aislados. Costa Rica y Panamá también podrían experimentar fuertes lluvias y posibles inundaciones, dijo el centro de huracanes.

La perspectiva de más lluvia aumentaba la ansiedad de aquellos que aún no tenían dónde vivir después de Eta.

Hasta el lunes, Carmen Isabel Rodríguez Ortez aún vivía en un albergue del gobierno con más de 250 personas en La Lima, Honduras, en las afueras de San Pedro Sula. Devastada por la destrucción de Eta, rápidamente comenzó a sollozar mientras observaba las lluvias torrenciales de otra tormenta.

“Estamos viviendo una verdadera pesadilla”, dijo Rodríguez. El río Chamelecon inundó su barrio reformado cuando pasó Eta, sumergiendo sus casas. “Ahora anuncian más lluvia y no sabemos qué va a pasar, porque nuestras casas están completamente inundadas”.

Eta fue la vigésimo octava tormenta nombrada este año, rompiendo el récord de 2005.

En las últimas décadas, los meteorólogos se han preocupado más por tormentas como Iota, que aumentan su velocidad mucho más rápido de lo normal. Crearon un límite oficial para esta rápida intensificación: una tormenta que alcanzó los 56 km / h de velocidad del viento en solo 24 horas. Iota se duplicó.

A principios de este año, Hannah, Laura, Sally, Teddy, Gamma, Delta, Zeta e Iota se intensificaron rápidamente. Laura y Delta empataron o establecieron récords de rápida intensificación.

El final oficial de la temporada de huracanes es el 30 de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.