Cronica

Mundo completo de noticias

Bernardo Arévalo y el desafío de tumbar el 'pacto corrupto' en Guatemala |  Internacional
Las noticias más importantes

Bernardo Arévalo y el desafío de tumbar el 'pacto corrupto' en Guatemala | Internacional

Bernardo Arévalo asumió el domingo la presidencia de Guatemala después de una agonizante carrera de obstáculos que casi frustró su toma de posesión. El líder del Movimiento Semilla, un sociólogo progresista y experto en resolución de conflictos, ganó las elecciones en agosto pasado y durante los últimos cinco meses se ha enfrentado repetidamente a intentos de un sector del poder judicial de descarrilar la transición de poder. El Ministerio Público, encabezado por la fiscal general Consuelo Porras, quien fue sancionada por corrupción en 2022 por el Departamento de Estado de Estados Unidos, intentó sin éxito descalificar a su partido político e incluso anular el proceso electoral. Lo que se vivió el domingo en el Congreso de Guatemala, con una maniobra de un grupo de diputados que retrasó nueve horas la ceremonia de toma de posesión de Arévalo, fue la enésima muestra de un entramado de poder dedicado a hacer todo lo posible para obstaculizar el mandato del nuevo presidente. quien en las últimas semanas ha denunciado un intento de golpe de Estado.

Esta conspiración se conoce en Guatemala como el “pacto corrupto”, una alianza informal de políticos, burócratas y élites empresariales que prosperó durante los mandatos presidenciales de Jimmy Morales y Alejandro Giammattei, cuyo gobierno estuvo marcado por un profundo deterioro de las instituciones. La lucha contra la corrupción es la clave de todo. Fue por el triunfo inesperado de Arévalo, tras el creciente descontento social surgido de las protestas estudiantiles de 2015. Y es así ahora por su programa de gobierno y sus principales obstáculos.

“El primer obstáculo que enfrenta el presidente es un Ministerio Público que intentó impedirle asumir el cargo y probablemente ahora intentará limitar su capacidad de gobernar”, dice Ricardo Sáenz de Tejada, politólogo y profesor de la Facultad de Historia, Antropología y Arqueología de la Universidad de San Carlos de Guatemala. El propio Arévalo reconoció al asumir el cargo que enfrentará “desafíos monumentales” para erradicar prácticas corruptas. Una de sus primeras acciones, como anunció hace semanas, será exigir la renuncia de Porras, aunque lo más probable es que encuentre resistencia por parte del fiscal general. “Mientras el Ministerio Público siga en manos de redes ilícitas, habrá un desafío serio”, señala Sáenz de Tejada. La administración de justicia, sin embargo, es sólo uno de los frentes corruptos que enfrenta Arévalo. Otro se refiere a la gestión económica, un área crucial para uno de los objetivos centrales del presidente, que se ha comprometido a intensificar la lucha contra la pobreza, un problema que afecta al 55% de la población.

READ  Zimbabue entre los 24 principales destinos turísticos

Según Sáenz de Tejada, las empresas, que han sido cuestionadas sobre su transparencia e incluso legalidad, y que el gobierno de Giammattei dejó seriamente comprometidas, están en el centro del asunto. “Esto incluye la terminal de contenedores en uno de los puertos del Pacífico, concesiones petroleras y carreteras que el gobierno tendrá que resolver”. Además, existen otros desafíos estructurales, como la infraestructura, el sistema de salud, la educación y el retraso acumulado durante la pandemia de Covid-19, así como los problemas que enfrentan las escuelas rurales y la seguridad, luego de un mandato que se caracterizó por la persecución de opositores, especialmente funcionarios judiciales dedicados a la lucha contra la corrupción.

Sin embargo, en opinión de Marielos Chang, politóloga y cofundadora de Red Ciudadana, organización que vela por la transparencia, “estamos asistiendo al momento más débil de la coalición política dominante, que ha cooptado a las instituciones más importantes del país. , del gobierno a la Presidencia del Legislativo y al Ministerio Público. Si hubiera sido enero de 2023 y hubieran dicho que Bernardo Arévalo y Samuel Pérez serían, respectivamente, presidentes de la República y del Congreso, nadie lo hubiera creído”, continúa Chang. «Eso no significa que estén derrotados, pero están extremadamente debilitados».

Incluso la sesión envenenada para decidir la composición del Congreso terminó con un saldo positivo para el Movimiento Semilla, que sólo tiene 23 escaños de 160. “Uno de los desafíos de Arévalo es, en primer lugar, cumplir su promesa de campaña de combatir la corrupción, pero con la presidencia del Congreso se puede crear un paquete de reformas que puedan reducir estos agujeros negros. Esto tampoco lo sabíamos hace unas semanas; lo que imaginábamos era un Congreso completamente hostil al presidente”, observa Chang.

READ  Erupción del volcán Fogo de Guatemala desencadena evacuaciones

Si hay lugar para el optimismo, sostiene la analista política Raquel Zelaya, presidenta del think tank Asociación de Investigación y Estudios Sociales, es que Arévalo “sabe que tendrá que mitigar las excesivas expectativas” generadas. “Ha hablado de combatir la corrupción y sus ámbitos de acción tienen que empezar por la transparencia gubernamental. Él puede hacer eso; nada de nepotismo, nada de favores, nada de contratos cuestionables ni rendición de cuentas”. En definitiva, a juicio de Zelaya, el presidente debe dar ejemplo y, mientras tanto, tratar de llegar a acuerdos, ya que la actividad legislativa es uno de sus principales desafíos.

Durante la investidura de Arévalo, hubo dos sectores decisivos que defendieron la transición y terminaron impidiendo que la toma del poder se empantanó: los pueblos indígenas de Guatemala ejercieron presión durante más de 100 días de resistencia, iniciada el 2 de octubre a través de las autoridades de los 48 cantones de Totonicapán. Esta poderosa organización indígena, señala Chang, es ahora “un nuevo actor con poder que representará una fuerza significativa, pero no necesariamente un aliado de Arévalo”, otro desafío para el presidente. La segunda fue la llamada comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, la Unión Europea y los gobiernos latinoamericanos, incluidos Colombia y Chile, que movilizó un bloque muy amplio de apoyo a Arévalo. Su papel será decisivo durante su mandato, como lo fue durante la larga transición, para evitar que las fuerzas del “pacto corrupto” frustren el cambio profundo apoyado por más del 60% de los votantes guatemaltecos.

Matricularse en nuestro boletín semanal para más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS Edición USA

READ  Biden 'ganó', reconoce Trump, pero insiste en el fraude

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Fanático del tocino. Amable evangelista zombi. Practicante del alcohol. Explorador. Entusiasta del café. Escritor. Se cae mucho".