agosto 4, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Antecedentes y ramificaciones de la audiencia de la CIJ sobre el conflicto entre Belice y Guatemala

5 min read

El conflicto secular entre Guatemala y Belice entró en sus etapas finales de juicio legal internacional luego de que Guatemala presentara un documento conocido como “memorial” a la Corte Internacional de Justicia en diciembre. En ese documento, Guatemala expuso sus argumentos legales defendiendo su reclamo sobre todo el territorio de Belice y sus derechos marítimos. Belice tiene hasta mediados del próximo año para presentar sus contraargumentos antes de una decisión final.

La historia del conflicto

El conflicto entre Belice y Guatemala se remonta a varios siglos a la época colonial, cuando España controlaba la mayor parte de América del Sur, mucho antes de que los dos países modernos se convirtieran en estados independientes y soberanos. En el siglo XVII, después de que los españoles se vieron incapaces de controlar el territorio ahora conocido como Belice, los británicos aprovecharon la oportunidad y se establecieron en la zona. A España, a la que el Papa le había otorgado derechos sobre el territorio, no le agradaba la situación, pero aceptó los hechos que se habían establecido y concedió formalmente los derechos de colonización británica en 1763 y nuevamente en 1783. España intentó retomar el territorio por la fuerza. en 1797, pero fracasó, después de lo cual abandonó cualquier intento de arrebatar el control a los británicos. Formalmente, sin embargo, España nunca renunció a su derecho a la propiedad del área, y Guatemala, que obtuvo la independencia a principios del siglo XIX, heredó la visión de España de Belice como propia.

Reino Unido no cumplió su promesa

Esto cambió a mediados de la década de 1850, cuando los guatemaltecos ofrecieron su reconocimiento de facto de la colonia británica a cambio de las fronteras acordadas y dos demandas adicionales: un corredor terrestre estrecho que ocuparía toda la longitud de la frontera sur de Belice y otorgaría a Guatemala acceso al Caribe. Sea así como el compromiso británico de establecer un ferrocarril a través de este corredor terrestre. Los británicos estuvieron de acuerdo con las demandas guatemaltecas y se firmó un tratado en 1859. Pero los británicos nunca cumplieron su promesa de construir una línea de ferrocarril, lo que ha sido un obstáculo para los guatemaltecos desde entonces.

READ  Rarezas 'made in Spain' | Leonoticias

Independencia de Belice

En 1940, Guatemala citó el ferrocarril nunca construido como base para declarar la nulidad del tratado de 81 años. Guatemala duplicó sus posiciones en 1945 cuando aprobó una constitución revisada que declaraba a Belice una parte inseparable del territorio guatemalteco y amenazaba con invadir Belice. Los gobiernos guatemaltecos posteriores repitieron estas amenazas en tres ocasiones en la década de 1970, pero nunca enviaron tropas al otro lado de la frontera. Belice fue formalmente declarado estado independiente en 1981. Ha sido reconocido por casi todos los países del mundo y ha sido admitido como un estado miembro de la ONU, a pesar de las protestas en Guatemala.

Relaciones en la realidad y decisión de acercarse a CIJ

En la práctica, los dos países han mantenido relaciones de vecindad pacíficas, si se ignora la retórica de Guatemala. En 2019, el canciller de Belice convenció a su homólogo guatemalteco de que deberían resolver la disputa en CIJ. Inicialmente, Guatemala, que es el demandante en el caso, debía presentar su memorial hasta junio del año pasado, pero se otorgó una prórroga de seis meses debido a la pandemia. Belice, el acusado, también recibió una extensión idéntica de seis meses, que pospuso la fecha de la solicitud final hasta mediados de 2022.

Contrariamente a los argumentos de Guatemala sobre los derechos atribuidos por el Papa hace 400 años al fracaso de España y Gran Bretaña en la construcción de un ferrocarril hace 150 años, los argumentos de Belice sobre por qué debería permanecer independiente y no ser absorbido por Guatemala están más en sintonía con la política y la diplomacia contemporánea. normas. Primero, Belice argumentó que su pueblo tiene derecho a la libre determinación, que es un principio reconocido internacionalmente. A diferencia de sus vecinos guatemaltecos, la gente de Belice habla inglés y tiene una identidad nacional y cultural muy diferente a la de Guatemala. Con respecto a la línea ferroviaria prometida, las autoridades de Belice dijeron que solo los británicos pueden ser considerados responsables de esta promesa incumplida y que sería injusto responsabilizar a los beliceños por las acciones de una potencia extranjera hace 150 años.

READ  “Arima” de Jaione Camborda participará en la sección 'Made in Spain' del Festival de San Sebastián

La singularidad de este conflicto

Este caso es bastante único porque involucra a un país que intenta absorber a su vecino más pequeño y claramente diferente, que ha sido reconocido por la mayoría de los países del mundo y es un estado miembro de la ONU. Es diferente de otras disputas por la tierra, ya que en la mayoría de los otros casos, es la población local la que desea renunciar al país más grande y declarar la independencia en nombre de la búsqueda de su derecho a la autodeterminación. Buenos ejemplos de estos casos incluyen la división de la ex Yugoslavia en repúblicas separadas con diferentes poblaciones y el referéndum escocés para salir del Reino Unido. Otros casos ocurren cuando dos países reclaman el mismo territorio que el suyo, como en el caso de la disputa entre Rusia y Ucrania sobre la península de Crimea. La diferencia sustancial con la demanda de Guatemala es que busca el cese de la existencia de Belice como un estado independiente, un movimiento que se desvía del curso de las normas legales en la política global moderna.

Dónde estaban las cosas en abril de 2021

Ahora que Guatemala ha archivado su memorial, defendiendo sus reclamos, Belice tiene hasta junio de 2022 para archivar su memorial, en el que presentará sus argumentos sobre por qué cree que se le debería permitir seguir siendo un estado soberano e independiente. Guatemala tendrá entonces la oportunidad de responder al memorial de Belice con una “réplica”, y Belice tendrá entonces su turno de responder a esa réplica con una réplica propia. Una vez que las partes hayan agotado sus recursos legales, los jueces que presiden el caso en la Corte Internacional de Justicia deliberarán y dictarán sentencia. La opinión predominante entre los expertos legales en todo el mundo es que la corte rechazará abrumadoramente las demandas de Guatemala y, a lo sumo, otorgará daños por el ferrocarril prometido que nunca recibió de los británicos.

READ  Los mensajes de WhatsApp que se autodestruyen ahora son oficiales

Si está interesado en escribir para International Policy Digest, envíenos un correo electrónico a [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.