septiembre 22, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

acusación que solicita la confiscación del restaurante Augusta

5 min read

Un trabajador de un restaurante de Augusta enfrenta un arresto luego de una investigación por parte de funcionarios de inmigración. El dueño de docenas de restaurantes mexicanos en varios estados, junto con el presidente, director financiero, controlador y gerente de ventas de la empresa se encuentran entre los 19 acusados ​​en una conspiración federal de crimen organizado para contratar trabajadores indocumentados.

Playa Azul de Augusta, junto con Alejandro Castillo-Ramírez, de 39 años, un ciudadano mexicano que vive en Augusta, fueron nombrados en una acusación bajo la Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Raquetas.

José Luis Bravo, de 51 años, ciudadano estadounidense naturalizado de Claremore, Oklahoma, fue identificado en la acusación como el líder de la empresa. Es propietario de Specialty Food Distribution en Joplin y propietario de un grupo de restaurantes registrados como Bravos Group, LLC, que incluye El Charro, El Charrito, Playa Azul, Itza, LLC, Cantina Bravo y El Chango.

La acusación también contiene acusaciones de confiscación contra varios acusados, lo que les exigiría confiscar fondos del gobierno mantenidos en varias cuentas bancarias, así como bienes inmuebles ubicados en Great Bend, Pittsburg y Augusta, Kansas; Butler, Joplin y West Plains en Missouri; y Claremore, Okmulgee, Muskogee, Enid y Tahlequah en Oklahoma.

Según la acusación, Bravo suministró trabajadores extranjeros no autorizados a los gerentes de restaurantes en los que tenía un interés financiero. Bravo dispuso el contrabando de trabajadores indocumentados a Estados Unidos para trabajar en estos restaurantes y otras empresas, dice la fiscalía. Bravo supuestamente ayudó a estos extranjeros a obtener documentos fraudulentos que les permitirían trabajar en Estados Unidos. Al parecer, ayudó a asegurarles transporte y alojamiento de camino a los restaurantes donde se suponía que debían trabajar.

READ  Patria actualiza el funcionamiento de la plataforma de remesas y criptomonedas

La acusación federal alega que 17 de los 19 coacusados ​​formaron parte de una empresa del crimen organizado desde julio de 2003 hasta el 10 de agosto de 2021, que traficaba con ciudadanos mexicanos, guatemaltecos y salvadoreños a los que no se les permitía vivir o trabajar en Estados Unidos. Los conspiradores supuestamente los alojaron en Missouri, Kansas, Arkansas y Oklahoma. Los conspiradores crearon una cadena de restaurantes que operan como LLC en los estados del Medio Oeste, supuestamente proporcionando a estos restaurantes trabajadores indocumentados para puestos de personal en los restaurantes. Según la acusación formal, los conspiradores no pagaron los impuestos estatales y federales correspondientes sobre la nómina, las horas extraordinarias y la compensación laboral para los empleados no autorizados.

Además del contrabando y el refugio de trabajadores indocumentados, la acusación formal alega que la actividad de extorsión incluyó fraude (en relación con documentos de identificación), fraude y uso indebido de visas y otros documentos, y lavado de dinero. Los miembros y asociados de la compañía criminal protegieron a los empleados no autorizados de ser detectados por las autoridades de inmigración al eliminar sus registros de empleo, pagándoles con cheque personal y en efectivo, sin mantener los formularios I-9 completos y precisos y los informes de tiempo y salarios requeridos. ellos al adquirir documentos de identificación falsos (como números de Seguro Social y documentos de residentes extranjeros) y hacer declaraciones falsas a las autoridades de inmigración y de aplicación de la ley.

También entre los acusados ​​se encuentran ocho gerentes de restaurantes actuales o anteriores ubicados en Butler, Springfield, Lebanon, West Plains, Willow Springs y St. Robert en Missouri; y en Overland Park, Great Bend y Augusta.

READ  BCIE otorga préstamo de US $ 300 millones al Estado dominicano

Los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), con la ayuda de varias agencias locales, estatales y federales, ejecutaron una serie de órdenes de registro en 10 ubicaciones en Missouri, Kansas y Oklahoma.

Los agentes federales ya arrestaron a 14 de los 19 acusados.

José Luis Bravo, 51, ciudadano estadounidense naturalizado, de Claremore, Oklahoma; José Guadalupe Razo, 51, ciudadano estadounidense naturalizado, de Carl Junction, Missouri; Anthony Edward Doll, 43, guatemalteco, y Miguel Tarin-Martinez, 42, ciudadano estadounidense naturalizado, ambos de Joplin, Missouri; Antonio Martinez-Munoz, 44, ciudadano estadounidense naturalizado, de Broken Arrow, Oklahoma; Eusebio Ramirez-Ceja, 50, ciudadano mexicano que vive en Mountain Home, Arkansas; Oscar Adrian Molina-Angulo, 38, ciudadano mexicano que vive en Butler, Missouri; Rodrigo Manrique Razo, 38, ciudadano estadounidense naturalizado, de Great Bend, Kansas; Alejandro Castillo-Ramirez, 39, ciudadano mexicano que vive en Augusta, Kansas; Juan Carlos Palma-Cedeño, 36, ciudadano mexicano que vive en Claremore, Oklahoma; Ramon Moreno-Hernandez, 39, ciudadano mexicano que vive en Nevada, Missouri; José Luis López-Valadez, de 41 años, ciudadano estadounidense naturalizado de West Plains, Missouri; Lorenzo Castro-Manzanarez, 39, ciudadano mexicano que vive en St. Robert, Missouri; Jaime Ramirez-Ceja, 42, ciudadano mexicano que vive en Lebanon, Missouri; José Luis Rodríguez-Valerio, 57, ciudadano estadounidense naturalizado, de Tulsa, Oklahoma; Veronica Razo De Lara, 46, ciudadana estadounidense naturalizada, de Great Bend, Kansas; Edgar Pérez-Pérez, ciudadano guatemalteco residente en Chattanooga, Tennessee; Bernardo Rivas-Gomez, 48, ciudadano guatemalteco residente en Elizabeth City, Carolina del Norte; y Daniel Rivas-Carrillo, 23, ciudadano guatemalteco residente en Elizabeth City, NC; fueron acusados ​​en una acusación formal de 64 cargos sellada por un gran jurado federal en Kansas City, Missouri, el 10 de agosto de 2021. Esa acusación se presentó y se hizo pública después de los arrestos iniciales de los acusados ​​y comparecencias ante el tribunal.

READ  Fresh Del Monte Produce reporta menores ventas, mayores ganancias en los resultados financieros del primer trimestre de 2021

El 13 de septiembre de 2019, agentes de HSI inspeccionaron restaurantes en Missouri y Kansas que estaban afiliados a los acusados. Estos restaurantes operaban bajo LLC que operaba como Cantina Bravo (St. Robert), Cantina Bravo Grille (Webb City, Missouri), El Charro (Neosho, Missouri, Marshfield, Missouri, West Plains, Joplin y Pittsburg, Kansas), Maria’s Mexican Grill (Great Bend) y Playa Azul (Augusta). Todos los restaurantes tenían empleados no autorizados.

Todos los imputados, con excepción de Rivas-Gómez y Rivas-Carrillo, están acusados ​​de participar en la conspiración de extorsión. A Rivas-Gomez y Rivas-Carrillo se les imputan un cargo de uso de un documento obtenido ilegalmente y un cargo de tergiversación de un número de Seguro Social.

Además de la conspiración RICO, los acusados ​​están acusados ​​de varios cargos de transporte de extranjeros ilegales, contratación de extranjeros ilegales, empleo continuo de un extranjero no autorizado, uso de documentos obtenidos ilegalmente, certificados falsos, representaciones falsas de números de Seguro Social y producción y transferencia ilegal de documentos de identificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.