Politica

UN ADIÓS ANTICIPADO

Creación de Iván B. von Ahn

AMBIENTE DE INGOBERNABILIDAD

Las denuncias de corrupción iniciaron como publicaciones de prensa, hasta convertirse en una pesadilla permanente para el Presidente Otto Pérez Molina.Ahora, es el país entero que clama por su salida, mientras se vive la pesadilla de una creciente ingobernabilidad. Los acontecimientos y su salida son cuestión de tiempo.
Redacción de Crónica
Iván Velázquez (CICIG) y Thelma Aldana (MP) lo señalaron con toda contundencia. El engranaje se puso en marcha.
El movimiento cívico, el CACIF y las protestas populares, han intensificado su demanda de #RENUNCIA YA
Pero el presidente Otto Pérez Molina, al mejor estilo militar, se atrincheró en la Casa Presidencial para resistir, mientras avanza el proceso de antejuicio en medio de rumores de un autogolpe de Estado, una huida, o simplemente que el tiempo transcurra en medio de renuncias y nombramientos, con tensión generalizada a las puertas de un proceso electoral también incierto.
Ahora es cuestión de tiempo para que el presidente Otto Pérez se vaya del Gobierno, dicen algunos. La población lo desconoce como gobernante, pero ahora toca ver los siguientes pasos: el antejuicio en el Congreso y su eventual juicio por los delitos que se le imputan. La presencia del movimiento ciudadano será muy cercana.
Desde el 25 de abril, el general se ha ido quedando solo, sin hacer caso al clamor ciudadano: No renunciaré, exclamó en un mensaje a la nación transmitido el domingo por la noche, luego de las protestas del día anterior.
De tal cuenta, él no ha aceptado el adiós y opta por continuar contra viento y marea, pero cada vez su posición se debilita.

Tensión e ingobernabilidad
Esta semana, el país ha vivido un ambiente de incertidumbre, de tensión y se perciben ya síntomas muy fuertes de ingobernabilidad; sobre todo, por el resquebrajamiento total del Gabinete de ministros y el aumento de las protestas, manifestaciones y manipulación de grupos a favor de Pérez Molina.
El CACIF no descarta llegar a un paro nacional, mientras las organizaciones ciudadanas empujan para que suba la presión. El Congreso es un blanco, pero se quiere lograr cuanto antes la renuncia, por la proximidad de las elecciones generales, que se realizarán en medio de este ambiente denso.
Bloqueos, marchas, contramarchas, protestas y nuevas manifestaciones se hacen cotidianas en la ciudad capital y el interior del país. Ningún analista consultado considera que Otto Pérez podrá soportar durante mucho tiempo esta situación.
Se sabe que el presidente se ha reunido con altos mandos militares, pero hay hermetismo para conocer la postura del sector. Una fuente castrense, de todo crédito, dice que el respaldo es relativo, y se duda que pueda haber fuerza para respaldar algo que se rumora: un golpe de Estado forzado –solicitar la renuncia–, para provocar una salida del país del mandatario, lo que le facilitaría evadir durante un tiempo los procesos judiciales en su contra.
Él ya se encuentra como un personaje que perdió toda la legitimidad que le fue conferida en las urnas en el 2011. Todos sus cuadros cercanos lo han abandonado; y si bien unos sectores lo sostienen, él ya es un presidente que no manda. No tiene ningún poder relacionado a las funciones que constitucionalmente le son conferidas, y su sola permanencia en el puesto soslaya la institucionalidad del Estado, manifiesta Jorge Santos, director del Centro Internacional para Investigaciones en Derechos Humanos (CIIDH).
La presión contra el mandatario se fue al alza luego de que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) señalaran que este, junto a la ex vicegobernante, Roxana Baldetti, presuntamente, son los líderes de la red de defraudación aduanera –La Línea- en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).
Se presentó la solicitud de antejuicio contra el señor presidente de la República, por estimar su participación en estas actividades ilícitas de la organización criminal denominada La Línea. Se indicó al Organismo Judicial que de la documentación incautada en los allanamientos, en conjunto con las interceptaciones telefónicas, es probable que el señor presidente de la República haya participado en la comisión de las mismas conductas punibles, de las cuales han sido acusadas las personas que integraban la organización, dijo la titular del MP, Thelma Aldana, al dar los detalles de las nuevas investigaciones en torno a este caso, el pasado viernes 21 de agosto.
Por ejemplo, encontrar en unas de estas oficinas un plan de venta en el que se especifica que el cliente es el presidente Otto Pérez Molina, relacionada a la adquisición de un inmueble; o cotizaciones para blindajes de vehículos particulares a nombre del presidente, los cuales fueron entregados a Juan Carlos Monzón, apuntó Iván Velásquez.
Con esto, el descontento social tuvo elementos para elevarse y plantar como objetivo inmediato y urgente la dimisión de Otto Pérez Molina.
De tal cuenta, el sábado 22 de agosto la marcha multitudinaria frente al Palacio Nacional retornó con la fuerza que le caracterizó a las dos primeras, las del 25 de abril y 2 de mayo; llevando nuevamente a las calles las voces de los ciudadanos al unísono de renuncia ya.
Primero, la renuncia del mandatario; luego, las reformas en todos los organismos del Estado. Reformas y limpieza, primero; después, las elecciones, refería Ileana Gonzalez, en un medio de comunicación digital, al respecto del sentir ciudadano que le llevó a protestar públicamente.
Ya se capturó a la ladrona de la Baldetti, ahora que se lleven también a otro ladrón a la cárcel, que es el presidente Pérez, expresaba a medios internacionales la estudiante sancarlista Ana Velásquez.
La jornada ciudadana había iniciado a las 6 de la mañana, con una cadena de oración convocada por la Alianza Evangélica de Guatemala, que duró hasta agotada la noche del sábado. Con ella (REVISAR) la población llegó a desconocer la autoridad de Otto Pérez: #YoNoTengoPresidente, fue el hashtag que configuró dicha postura.
Pero mientras esto sucedía en las afueras del Palacio Nacional, en Casa Presidencial, Cynthia del Águila, Sergio de la Torre y Juan Carlos Paíz, ministros de Educación, Economía y director del Programa Nacional para la Competitividad (Pronacom), respectivamente, daban otro revés a la estabilidad del presidente en el poder, al presentar su renuncia irrevocable del Gabinete de Gobierno.
Pensamos que se estaban tomando las medidas adecuadas, pero nos sentimos decepcionados, señaló De la Torre, en conferencia de prensa, al anunciar su salida de la administración de Pérez Molina.
Del Águila le respaldó: Lo que ayer se nos dio a conocer (la acusación de la Cicig y el MP contra Pérez, por supuestamente liderar La Línea) nos hace reflexionar sobre nuestra participación en el Gabinete.
Al paso salía el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) exigiendo la renuncia de Otto Pérez Molina y llamando al vicepresidente de la república, Alejandro Maldonado Aguirre, a asumir la responsabilidad histórica que le corresponde; es decir, asumir la Presidencia.
Consideramos que este es el momento para pedir la renuncia del presidente Otto Pérez. Le exigimos tomar medidas, pero no lo hizo. No recibimos respuestas positivas a nuestros requerimientos. En aras de la gobernabilidad y transparencia, exigimos su dimisión, decía Jorge Briz, presidente del CACIF, durante una cita con la prensa, la noche de las protestas y retiro de los ministros.
El Mandatario tenía frente a sí todo un coctel de invitaciones a salir de la presidencia. Entonces la gestión actual se comenzó a desgranar. Se precipitó al vacío. Llegó a tocar fondo.
El martes 25 de agosto, el vocero presidencial, Jorge Ortega, minimizó la caída del respaldo a la gestión de Pérez Molina a una percepción de la oposición, dijo a CNN.
En el Gobierno todo transcurre con normalidad. Es cierto, se han ido algunos ministros pero estos han sido sustituidos por otros, lo cual es un proceso normal en todo Gabinete, aseguró a la cadena de televisión estadounidense.
Sin embargo, tales declaraciones y la actitud del gobernante están contracorriente.
El paro nacional estaba en marcha y los bloqueos en más de una veintena de puntos en todo el país daban cuenta del malestar que ocasionaba la insistencia de Pérez por mantenerse en el poder.
Él está en el limbo jurídico y político, refirió al respecto el analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac), Christians Castillo.
En el limbo jurídico porque el proceso para levantarle el antejuicio ha sido manejado políticamente. Más sin embargo que este proceso se estanque no le desvanece su implicación en el caso La Línea. Y en el limbo político porque ya ha sufrido toda una desbandada de funcionarios de su gabinete, muchos de los cuales le sirvieron fielmente durante todo el Gobierno hasta hoy. Claramente el músculo político que tuvo Otto Pérez Molina los tres primeros años, ya lo perdió, precisó Castillo.
Así, la insistencia de Pérez por mantenerse en el cargo se ve como una exacerbación a la conflictividad en el país.
La crisis se puede profundizar en tanto el no varíe su posicionamiento de renuncia, lo cual puede hacer que de la indignación se pase a la rabia. Nosotros esperaríamos que si aún le queda un grado de sensatez al Gabinete, le hiciera entrar en razón para dejar el cargo y retornar a la reconstrucción de nuestra democracia en el país, concluye Santos.
Mientras, las tensiones crecían en todo el país y la gente celebra que los cabecillas de La Línea sean llevados a la cárcel. Mientras tanto, el movimiento ciudadano estará vigilante al nuevo presidente de la República, las luchas sociales no han terminado.
PUNTOS CLAVE EN LA CRISIS
*La CICIG y el MP tienen pruebas bastante contundentes contra el presidente Otto Pérez y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti.
*En las próximas semanas saldrán más casos de corrupción.
*La CSJ ha mostrado independencia ante el Ejecutivo.
* El presidente Otto Pérez se niega a renunciar.
*El clamor popular por su renuncia cobra fuerza cada día.La oposición al mandatario incluye:
*Movimiento ciudadano #RENUNCIAYA y #JUSTICIAYA

-Sectores populares y campesinos.
-Universitarios
-Empresarios (CACIF).
– Mayoría de partidos políticos.
*-Prensa y periodistas independientes.
*Los apoyos (VER) del presidente:
-Algún sector del Ejército.
-Pequeño núcleo de empresarios.
-Partidos PP y Líder.
-Sindicato de Joviel Acevedo y Salud.
-Sector de la prensa no independiente.
Aun en estos sectores se observa un debilitamiento constante.
* Postura que asuma el vicepresidente Alejandro Maldonado. Si pasa de apoyo, a exigir renuncia.
* Si las elecciones dejan a Líder en posición delicada para la segunda vuelta, se podría volver opositor fuerte.
* Hay pocas personas que acepten cargos en el Gobierno.
*  Aislamiento internacional ha comenzado.
MALDONADO EN LAS SOMBRAS
Ante la crisis que se encuentra Otto Pérez Molina, diversos sectores sociales consideran que el vicepresidente Alejandro Maldonado debería asumir una actitud digna y hasta histórica, pidiendo la la renuncia al mandatario.
Sin embargo, el vicemandatario permanece bajo la sombra de la crisis, esperando que los acontecimientos se produzcan, sin tomar ninguna iniciativa. Al parecer, está ajeno a los movimientos ciudadanos; pero tampoco parece tener un papel importante a lo interno del Gobierno. En caso de renuncia del mandatario, a él le correspondería asumir el cargo, reorganizar el Gabinete y llevar estabilidad política al país hasta el 14 de enero.
La población espera acciones suyas y, mientras tanto, los analistas ven tibieza en su actuar, principalmente por la magnitud de la crisis, que reclama acciones de cada persona y sector.
Al respecto, Alejandro Aguirre, del Instituto por la Democracia (ID), dice que efectivamente lo debería hacer, pero que lamentablemente carece de valentía.
Además, por la forma en que fue designado, no tiene ataduras con el PP, lo cual le daría ventaja en ese sentido. Lamentablemente es una figura decorativa. Junto con el presidente, por el bien del país, debería renunciar, agrega.
Por su parte, el investigador social Mario García, opina que el papel de Maldonado ha sido anodino, no ha asumido ningún posicionamiento ante la crisis política que tenemos como nación.
Al parecer no quiere arriesgar una posicion, hasta cierto punto, de comodidad; cumpliendo con sus obligaciones administrativas, pero dejando pasar la oportunidad de incidir en el momento histórico, agrega García.

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales