Politica

¡Sho!

La Red

Crispino Picón Rojas

 

Expresión chapina para pedirle a otro que se calle inmediatamente. Se le dice a la persona que habla mucho…

 

Dios guarde si el año pasado alguien pedía que se bajara la voz que se oía contra los políticos, ladrones, asesinos, extorsionistas y todas las maras que andan sueltas –mareros, políticos, dipucacos, funcionarios, exfuncionarios, etcétera–. Sin embargo, ahora las cosas están divididas, porque mientras la población quiere que siga saliendo toda la podredumbre que hay en el Estado para que se pueda corregir algún día, voces desde adentro de la cloaca gritan y repiten: ¡Sho! ¡sho!… y ¡sho!

Al que a cada rato le dicen ahora ¡sho! es al presi del Congreso, Mario Taracena Díaz-Sol, porque no ha parado de soltar la sopa sobre todo lo que él mismo y todos sus colegas dipucacos han hecho por años y años: abusar y clavarse el dinero del pueblo. Pero él, en un arranque de arrepentimiento, decidió destapara el gusanero y confirmar lo que ya se sabía. Le pasó lo de la canción del compositor nicaragüense Carlos Mejía Godoy –el autor de Quincho Barrilete– que dice Yo no puedo callar, y armó el Tango Parlamentario.

Por supuesto que todos sus colegas se apresuraron a decirle que hiciera ¡sho!, pero poco o nada lograron, porque el Taracena se engalló al darse cuenta de que la gente casi lo ponía a la par del Iván Velásquez (CICIG) o la Thelmita Aldana, y cuanta más porquería destapaba, más subían sus bonos y se le apartaba del estereotipo del político común: corriente, inútil, aprovechado, sin espíritu de servicio y, sobre todo, corrupto.

Chispudo como es este moderno Dr. Chapatín, se apresuró con un mea culpa para convencer a todos los mesiánicos –curarse en salud–, y dijo que en el Congreso todos hemos pecado y ahora debemos arrepentirnos y corregir lo que hicimos mal.  Pero los primeros que se pusieron como mil demonios fueron sus propios socios de la UNE. Hasta Sandra Torres, con su mejor estilo de la Doña, lo llamó varias veces para decirle que se hiciera ¡sho!, pero como aqueche ya es más tenazudo que ella, pues ni siquiera le contestó el teléfono. Me cuentan mis colegas meseros de La Red que el mandado ni siquiera quisieron llevárselo Los Peludos, porque a esos sí les aseguró su contratón 029 el Taracena. Los de abajo que ya no contraten, pero los de arriba siguen igualito, hasta el que tiró la piedra.

En una noche de copas comentaron que al que sí mal aconsejaron fue al recién estrenado vice Jafeth Cabrera, porque le fueron con el chío de que El Peladero estaba por confirmar que ya saltó el próximo Júnior (Jr.) que ­–dicho sea de paso– quiere nada menos que controlar el IGSS para estrenarse.

Pues bien, resulta entonces que al vice le dijeron que había que hacer ¡sho! al Chepe Zamora, pero no le dijeron qué ni cómo hacerlo. Y al pobre no se le ocurrió nada más que enviarle la propuesta de una vulgar fafa, que, por supuesto, se la restregó por toda la cara.

Ahora se está acercando a los gobernantes nada menos y nada más que el malquerido Julio Zepelín Ligorría, quien, como siempre, dice tener una fórmula para callar a la prensa. Así se vendió con Álvaro Arzú y otros presidentes, y dicen que fue también el que le recomendó al todavía engomado de Bryan Jiménez que consiguiera periodistas vendidos. Lo que no dice es que solo se puede tener así la bendición de la mediocridad de la prensa… la que se vende.

Bueno, y el simpático de Jimmy Morales también recibió su lección de cómo hacer sho a la prensa, porque fue el tema principal que abordó nada menos que con Rafael Correa, quien le dijo que su mayor dolor de cabeza se lo quitó Ángel González cuando compró el periódico opositor y más importante del país, El Comercio. Te lo digo para que lo tengás en cuenta, porque el mexicano ese siempre hace lo que los presidentes queremos. Así es que aguas con lo que está por venir.

Y otros que solo ganas de que la prensa haga ¡sho! son los ministros, porque resulta que no son pocos a los que se les aguada todo con que les saquen sus trapitos shucos. El que sí está ya frito es Mr. Crianza, el exitoso criador de caballos y ahora humilde ministro de Comunicaciones, José Luis Benito, porque ya se supo que con la venta de uno de sus caballos gana más que el sueldo de funcionario, y ahora en un puesto tan público se puede investigar de donde proviene su fortuna tan gigantesca y sin demasiada historia en el pasado.

La buena noticia es que ahora no es fácil lograr que la sociedad, la prensa y hasta algunos políticos hagamos ¡sho!, porque más bien la corriente es en la dirección opuesta: transparencia, noticias, saber más, mayor información…, menos corruptos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

lared

LaRed: ¡Choyudos!

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva