Politica

LaRed: ¡Cucuruchos!

meme-cucuruchos

(Personas que se visten y actúan igual. Muchos creen que con el traje cambian, pero en el fondo siguen siendo los mismos…)


Por Crispino Picón Rojas


El planeta está de cabeza. ¡Ni modo! Los políticos corruptos están por todos lados causando desbarajustes —Rusia, España, Brasil, Ecuador, Chile, Nicaragua, Guatemala, Grecia, Alemania, Italia, el Vaticano, Panamá, Nigeria y muchísimos más—. La buena noticia es que muchos largos, gobernantes, funcionarios, empresarios y parlamentarios están presos. Pero eso no es todo, los dirigentes deportivos andan en las mismas, bien entacuchados —igual que los políticos—, generaron más poder que la mismísima ONU con doña Fifa y el Comité Olímpico Internacional (COI). Con todas sus federaciones y asociaciones en los cinco continentes se sienten intocables, solo porque el deporte es un fenómeno social que mueve masas y silenciarlo es imposible.

Como cada semana, en la asamblea de meseros que forman LaRed, discutimos sobre el tema de la semana para Crónica. Uno de los colegas que es bien chispudo, preguntó a la general: ¿Ya vieron ustedes todas las similitudes que hay entre lo que nosotros llamamos clase política y la dirigencia deportiva?, ¡parecen cucuruchos! Todos nos volteamos a ver con cara de papos, pero en el fondo le dimos la razón, aunque quisimos saber qué le hacía pensar que son iguales, o se parecen, los dirigentes deportivos y los políticos, más allá de que algunos pasen de un escenario al otro.

Miren —dijo con tono de certeza— a ambos les gustan las mieles del poder… les fascinan las reelecciones —igualito que a los alcaldes y diputados—, disfrutan de los viajes, derrochan el dinero ajeno, cuando no se lo meten a la bolsa, les importa un pepino lo que pasa a su alrededor, pero se pavonean diciendo que ‘ahora sí’ están haciendo lo que nunca antes se hizo. Y en ambos casos, los resultados están a la vista: ¡somos un desastre!, unos en salud, educación, infraestructura y pobreza, y los otros en futbol, beisbol, atletismo, etcétera.

La única diferencia es que en deporte por lo menos somos lo mejorcito de Centroamérica y en todo lo que generan los políticos somos de lo peorcito, concluyó.

¡Púchicas!, exclamé yo, y le pregunté qué le había llevado a aquella sesuda y profunda reflexión.

La razón era sencilla: esta semana le tocó atender dos cenas —una de dipucacos y la otra de copetudos dirigentes del deporte— y en ambas se jactaban de sus vanos logros, censuraban a la prensa chismosa, metiche y exagerada, pero, sobre todo, hablaban de su futuro como líderes. En ambos casos hablaron de reelección.

En la primera, un grupo de dipucacos hicieron la estrategia para lograr la continuidad de Mario Cabraloca Taracena. Al hacer las cuentas de los votos que podrían tener, se dieron cuenta de que les faltaban muchos, por lo que dijeron que eso se arregla con la aprobación del Presupuesto. Nuestro colega no está seguro de que con la aprobación del proyecto del Gobierno se conseguirá dinero o se repartirán obras, para comprar los votos necesarios. Una vieja práctica que no muere.

Además, comentaron que la ventaja es que no hay muchos diputados con credibilidad en el medio, y ahora resulta que Taracena se abandera a sí mismo como político diferente… (después de tres décadas como diputado) y por eso le dio una buena patada al Luisito el Lelo Rabbé al calificarlo como el peor de los  tránsfugas. Los simpatizantes del pretendiente a reelección aseguran que ya nadie recuerda ni menciona que el presidente del Congreso fue diputado por la UCN, el PAN y ahora es por la UNE, de la que se podría salir si Sandra Torres le gana la disputa que se traen por controlar el partido.

Y mi colega dijo que otros que están refelices —esa palabrita le gustaría a Roxana Baldetti— son los dirigentes deportivos, porque hablan de reelección en casi todas las federaciones. Dicen que Gerardo Aguirre se queja de la prensa —al mismo estilo que lo hace el vice Jafeth Cabrera—, y que en un almuerzo comentó que los periodistas solo se fijaron en las valijas de sus cuates y no en los excelentes resultados que se dieron en Río.

Mi colega dice que le preguntó que cuáles eran esos excelentes resultados, la respuesta fue: Todos mejoraron. Todos.

En cambio, los que están felices son los de la Comisión Normalizadora (jajaja) del futbol, que lograron, en medio de todo el lío que hay por el dopaje de futbolistas del club Antigua, que les prorrogaran su mandato hasta el año próximo, y sin necesidad de elección.

Lo malo es que de transparencia, nanai, porque ni siquiera mantienen bien informada la página web de la Fedefut. El que les recomienda —según mis colegas meseros— que no suban mucha información, es nada menos que el voraz Roberto Aldana, miembro de esta otra juntita. La justificación para seguir con los honorables cargos es que aún no están listos los estatutos. Jaja. ¡Ay, qué tristeza!, pero sí, la clase política y la clase dirigencial del deporte tienen mucho parecido, si no que lo diga Dwight Pezzarossi.

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales