Después de tres excelentes temporadas cedido en el Atlético de Madrid, y cuatro más defendiendo ya los colores de un Chelsea que apostó por él cuando era un joven que apenas despuntaba en Bélgica, Thibaut Courtois ha separado ya sus caminos con los blues y ha regresado a la capital española, una ciudad que ha marcado su vida.

Ficha este arquero por el eterno rival de los rojiblancos, el Real Madrid, motivado por su ambición de hacer historia en el cuadro blanco y también por su deseo de retornar a la ciudad en la que viven sus dos hijos. De manera que este arquero se convierte en la nueva apuesta del equipo de Julen Lopetegui para una portería que Keylor Navas ha defendido de forma muy solvente en las tres últimas campañas.

Habrá que ver qué sucede con el costarricense, pero al margen de eso tiene el campeón de Europa ahora en sus filas sin duda a uno de los mejores guardametas del planeta. A sus 26 años garantiza la presencia de una gran arquero para la próxima década, un portero de calidad contrastada que sin duda alguna elevará mucho el nivel de la portería madridista.