enero 23, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Visitando Guatemala después de una erupción mortal

2 min read

Ahora, sin embargo, menos personas estaban cancelando. Él predice que la ocupación en sus hoteles aún se reducirá en julio, pero solo un 5%.

“Estamos logrando respirar”, dijo Kuestermann, y agregó: “Guatemala está abierta a los negocios, nunca hemos estado cerrados”.

Anita Cortez, quien imparte sus clases de cocina Cocina maya en San Pedro La Laguna, a orillas del lago de Atitlán, dijo que había recibido llamadas de clientes que habían reservado clases hace meses y querían saber si aún podían asistir.

Ahora es temporada baja, por lo que solo tiene algunas clases a la semana; durante el verano, espera tener grupos todos los días. “Aquí no hay señales” de la ira del volcán, dijo, y agregó: “El clima es perfecto”.

“Es totalmente pacífico aquí”, dijo Cortez. “Si no fuera por la tecnología, las noticias, pensaría que todo está bien en Guatemala”. En el área directamente afectada por la erupción, sin embargo, la pérdida del turismo amenazó con agravar los daños a viviendas y cultivos.

Muchos de los que viven en las faldas de los volcanes Fuego y Acatenango ganaban dinero como guías, porteadores o cocineros para los visitantes, dijo el hermano Dary Soy López, guía de Asociación Aprode en San José Calderas, una ciudad al pie de Acatenango. Aprode, una organización sin fines de lucro que apoya a los guatemaltecos deportados de Estados Unidos, generalmente realiza dos recorridos nocturnos a Acatenango a la semana, dijo. El viaje cuesta alrededor de $ 55 por persona; cada guía gana $ 40. “Te levantas todos los días, ves el volcán y le das gracias al Señor”, dijo Soy López. “Apoya a nuestras familias”.

READ  Apple reduce la comisión de la App Store al 15% para pequeñas empresas y estudios

Pero el 4 de junio Aprode tuvo que evacuar a un grupo de excursionistas que se acercaban a la cima del Volcán de Acatenango. Descendieron casi en la oscuridad a través de una neblina de cenizas y rocas arrastradas hacia el norte desde el volcán Fogo en erupción. Varios tenían cortes y contusiones. Desde entonces se suspendieron los viajes a Fuego; Acatenango fue reabierto el 14 de junio. Incluso en San José Calderas, varios kilómetros al norte de la erupción, los cultivos de maíz y durazno han sido arruinados por seis pulgadas de ceniza caliente y piedras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.