septiembre 22, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Una brutal represión en Nicaragua está impulsando una nueva ola de migrantes a los EE. UU.

8 min read

Sus padres lucharon por la revolución sandinista en Nicaragua hace cuatro décadas, pero cuando Lenin Salablanca protestó contra la continuación de su gobierno, fue encarcelado durante diez meses. Se sintió obligado a tomar una decisión. “Nunca fue mi intención irme y exiliarme”, dijo.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, continuó la represión contra los disidentes que comenzó con un levantamiento en 2018, y más recientemente los arrestó o puso bajo arresto domiciliario. numerosos oponentes políticos, incluidos siete posibles candidatos presidenciales en las próximas elecciones de noviembre.

Bajo el clima social y político represivo, Salablanca sintió que era demasiado arriesgado quedarse. El vendedor ambulante de 38 años y padre de cuatro hijos se fue con su esposa a Estados Unidos, donde planean buscar asilo.

Miles de nicaragüenses como ellos están haciendo el mismo viaje hacia el norte. Durante los últimos tres meses, la Patrulla Fronteriza y de Aduanas de los Estados Unidos (CBP) ha registrado más encuentros con migrantes nicaragüenses que en cualquier período de 12 meses durante las últimas dos décadas. Desde febrero, el número de nicaragüenses que cruzan la frontera ha crecido un 50% o más cada mes, alcanzando los 7.462 en junio, más de la mitad del total de todo el año fiscal 2019.

Históricamente, los nicaragüenses que huyen de la persecución o la pobreza se han ido a Costa Rica en el sur en lugar del arduo viaje por tierra a través de Honduras, Guatemala y México hasta los Estados Unidos. Pero la pandemia de COVID ha golpeado duramente a la economía dependiente del turismo de Costa Rica, dificultando la obtención de empleo, y ahora los nicaragüenses están aprovechando las redes de migrantes que utilizan otros centroamericanos para llegar a Estados Unidos.

Migrantes y expertos dijeron en entrevistas con VICE World News que la persecución del gobierno de Ortega combinada con la desaceleración económica causada por los disturbios políticos y la pandemia podrían llevar a decenas de miles de personas a huir hacia el norte en los próximos meses.

“Hay una severa crisis política que ha durado tres años y ha generado un movimiento de personas”, dijo Manuel Orozco, investigador del grupo de estudio Diálogo Interamericano en Washington que estudia Nicaragua. La situación se complicó más este año, dijo, a medida que se intensificaba la represión, el gobierno manejó mal la pandemia de COVID-19 y desaparecieron los empleos.

El compromiso del presidente estadounidense Joe Biden de deshacer muchas de las restricciones impuestas al solicitudes de asilo del expresidente Donald Trump, así como un ablandamiento de la retórica de su administración, parecen ser factores secundarios.

READ  Bladex se desempeña como coordinador principal conjunto de $ 300 millones, línea de crédito senior, garantizada, a plazo para Investment Energy Resources Ltd.

“Existe la percepción entre los migrantes de que hay una apertura con el gobierno de Biden que no la hubo con el gobierno de Trump”, dijo Claudia Vargas, una nicaragüense que emigró a Costa Rica en 2018 y ahora trabaja en la Fundación Arias por la Paz y Paz, Progreso del Ser Humano en la capital San José.

Cambio de direccion

a raíz del gobierno respuesta brutal a las protestas en 2018, en el que fuerzas de seguridad patrocinadas por el gobierno y paramilitares mataron a más de 300 personas, al menos 70.000 nicaragüenses, en su mayoría estudiantes y adultos jóvenes, se fueron a Costa Rica. En comparación, CBP registró menos de 14,000 encuentros (arrestos y expulsiones de nicaragüenses) en las fronteras de Estados Unidos en el año fiscal 2019.

Pero ahora, más nicaragüenses se dirigen al norte.

“Ya se ha difundido la noticia de que la situación en Costa Rica no es buena, que es un país extremadamente caro”, dijo Vargas.

La alta tasa de desempleo, la peor para los jóvenes de 15 a 24 años (40%) en cualquier país miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, se suma a las dificultades.

Los nicaragüenses también están optando por ir a Estados Unidos porque temen ser acosados ​​por los leales sandinistas en Costa Rica. Estos paramilitares son bandas violentas que presuntamente trabajan en coordinación con las fuerzas de seguridad del Estado y fueron acusados ​​de asesinatos, secuestros y golpizas durante el levantamiento de 2018.

“[Costa Rica] está lleno de paramilitares ”, dijo Salablanca. “Existe una mayor posibilidad de que entren fanáticos para hacernos daño”.

En algunos casos, el miedo es tan grande que los nicaragüenses se fueron de Costa Rica a Estados Unidos.

Mariela, de 35 años, cuyo nombre fue cambiado a petición suya para proteger a los miembros de su familia que todavía estaban en Nicaragua, llevó una vida de clase media hasta abril de 2018. Pero se involucró en el movimiento de protesta, ayudando a organizar clínicas improvisadas para atender a los manifestantes heridos que estaban excluido de los hospitales públicos por orden del gobierno. Esto llamó la atención de los sandinistas. “Comenzaron a seguirme cuando salí de la clínica”, dijo Mariela. “Me dije a mí mismo: ‘Esto no puede ser posible, tengo que mudarme’”.

Comenzó a saltar entre casas seguras mientras continuaba ayudando a organizar clínicas. Pero los sandinistas, que utilizan los colectivos de vecinos para recopilar información sobre los opositores, han seguido sus pasos. En julio de 2018, recibió una advertencia de que la perseguían y huyó a Costa Rica.

READ  American Airlines permitirá a los viajeros usar pasaportes digitales de vacunas en lugar de llevar copias impresas

Luego recibió una llamada.

“Me dijeron que había una lista de personas que buscarían en Costa Rica y que yo estoy en esa lista”, dijo Mariela. “En ese momento me di cuenta de que estaba en problemas y que se extendían a Costa Rica”.

Cuando las fronteras cerradas por la pandemia comenzaron a reabrirse y los vuelos se reanudaron esta primavera, ahorró dinero y voló a Guatemala en mayo. Ahora está esperando con Salablanca y su esposa en Tapachula, a lo largo de la frontera sur de México, una visa humanitaria para viajar legalmente a través de México hasta la frontera de Estados Unidos y solicitar asilo.

La decisión de ir al norte tiene sus propios riesgos: MLos migrantes a menudo son explotados, secuestrados y desaparecidos por funcionarios públicos corruptos y el crimen organizado..

red cambiante

La creciente demanda de coyotes, o traficantes de personas, que guían a los migrantes a Estados Unidos por miles de dólares, también ha atraído a los nicaragüenses al negocio de los coyotes. En marzo, un nicaragüense intentó organizar una caravana de migrantes, creando grupos de Facebook y WhatsApp para promoverla. Días después de que la caravana no se reuniera en su fecha de salida programada para el 31 de marzo, comenzó a utilizar los mismos grupos para anunciar servicios de contrabando a través de la frontera de Estados Unidos.

“Estaba sucediendo antes de 2018, pero desde entonces se ha convertido en un negocio, y ahora es un negocio lucrativo, por lo que ha habido un aumento de coyotes nicaragüenses”, dijo Carolina Sediles, quien trabaja con la Nicaragua-American Human Rights Alliance, una organización de voluntarios. .Atiende a migrantes nicaragüenses. También se adaptaron, creando nuevas formas de contrabandear nicaragüenses hacia el norte, incluido un tipo diferente de caravana.

Ahora es común ver a migrantes que salen de Nicaragua en caravanas de autobuses, o incluso autos, que son arreglados por los propios coyotes. Los autobuses llevan a los migrantes a la frontera con Honduras, donde a menudo desembarcan para pasar por puntos ciegos para evitar ser detectados por el ejército nicaragüense, antes de tomar otro autobús a México, explicó Sediles.

expulsión estratégica

El presidente Ortega, que se espera que se postule por cuarto mandato consecutivo, podría beneficiarse del hecho de que tanta gente esté huyendo. La mayoría de los que se fueron probablemente habrían votado en contra de él y su Partido Sandinista en las elecciones de noviembre. Sacar a mucha gente del país “aumenta sus posibilidades de ganar las elecciones”, dijo Orozco, “porque simplemente mantienen a su propio grupo, a sus propios seguidores” en casa.

READ  WEBBER: Danos tu cansancio, tu pobre ... | Opinión

Se estima que unos 40.000 nicaragüenses emigrarán a Estados Unidos este año y otros 60.000 irán a Costa Rica, según Orozco. Esto es por encima de algunos 87.000 nicaragüenses ya buscan asilo en Costa Rica, un proceso que puede llevar varios años. En conjunto, esto equivale aproximadamente al 5% del electorado nicaragüense.

En una elección limpia, solo unos pocos votos podrían demostrar el margen de victoria porque el candidato con más votos gana la presidencia. Pero el arresto de todos los candidatos de la oposición más populares a la presidencia ha dejado en claro que una elección justa no está sobre la mesa. En elecciones anteriores, el régimen de Ortega ha intentado conseguir la mayor mayoría posible, ya sea mediante el fraude o la represión de los votantes, para crear una ilusión de amplio apoyo popular.

La base de Ortega representa alrededor de un tercio del electorado. Pero a medida que más opositores abandonan el país, sus partidarios se convierten en un mayor porcentaje de votantes.

larga espera

La mayoría de los nicaragüenses que han huido del país durante los últimos tres años están ansiosos por regresar a casa. “Una cosa que nos caracteriza como nicaragüenses es el amor a nuestro país”, dijo Mariela, con la voz quebrada mientras contenía las lágrimas. Pero incluso si Ortega permitiera una elección justa y aceptara la derrota, pocos huirían.

La larga historia de represión del país, tanto histórica como contemporánea, es más que suficiente para dar un respiro a los migrantes que han huido de la persecución política. La revitalización de la economía del país también llevará tiempo, sin importar quién esté en el poder.

En la década de 1980, durante el primer mandato de Ortega como presidente, la emigración de Nicaragua a los Estados Unidos fue casi lo mismo que sus vecinos centroamericanos del norte.. Pero luego se estabilizó, mientras que la emigración de otros países – El Salvador, Guatemala y Honduras – continuó aumentando. Esta vez podría ser diferente.

“Si es una situación como la de Venezuela o Cuba, algo más permanente, entonces probablemente comenzará a ser una migración permanente”, dijo Sediles. “Esperamos que eso no suceda”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.