Trump dijo en Miami que Estados Unidos pronto podría convertirse en una Venezuela

“También podemos ser Venezuela”, dijo el republicano en el evento “Latinos por Trump”, aludiendo a una posible victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

En:
EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que el país pronto podría convertirse en Venezuela durante una mesa redonda realizada el viernes 25 de septiembre, con latinoamericanos que elogiaron su lucha contra el “comunismo” y su ayuda a Puerto Rico después del huracán. María.

“También podemos ser Venezuela”, dijo el republicano en el evento “Latinos por Trump”, aludiendo a una posible victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

“Empecé a decir esto hace dos años, de verdad podría pasar”, agregó Trump durante la mesa redonda que dio la bienvenida a puertorriqueños, colombianos, centroamericanos y cubanos y en la que dijo que Biden se reunió con el presidente. El venezolano Nicolás Maduro, sin aclarar si fue algo reciente o, como realmente sucedió en 2015, durante su vicepresidencia.

El encuentro Biden-Maduro tuvo lugar en Brasilia durante la toma de posesión de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil.

La nicaragüense Carla Salvatierra le dijo a Trump que sabía de primera mano qué es “huir del comunismo”.

“Sucede rápido”, le aseguró, a lo que Trump respondió “sí”.

Historias como Centroamérica dominaron la jornada en la ciudad de Doral, a la que el mandatario denominó “Pequeña Venezuela” por su numerosa población venezolana y donde tiene su club Trump National Doral, donde se realizó el evento.

Más que preguntas, Trump recibió constantes elogios de los latinoamericanos, incluso el salón se inundó de aplausos cuando Salvatierra dijo que nadie más que él merecía el Premio Nobel de la Paz.

“Gracias por todo lo que hicieron por Israel”, dijo el inmigrante.

READ  Récord de votación anticipada para presidente de EE. UU.

Los participantes del foro destacaron la ayuda oficial a las pequeñas empresas durante la pandemia del covid-19, las sanciones contra los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua y los “millones” para la reconstrucción de Puerto Rico tras el huracán María en 2017.

Respecto a Cuba y Venezuela, la congregación no puso mucho énfasis y prevalecieron las historias de los puertorriqueños, que en Florida ya alcanzaban una población de más de 1.3 millones y son más proclives a los demócratas.

Salva a la región del comunismo

Las historias de los colombianos también prevalecieron, con al menos tres representantes elogiando los casi cuatro años de la administración Trump.

Trump estuvo acompañado de su voto latino en Florida.


Sentado a la derecha del presidente, el activista Fábio Andrade le llevó el típico sombrero colombiano al republicano y le dijo que apoyaba fervientemente al ex presidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) “quien luchó contra el castrismo-chavismo”.

El colombiano agradeció a Trump las palabras de su vicepresidente, Mike Pence, quien pidió la liberación de Uribe y lo calificó de “héroe”. El expresidente colombiano se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario por presunto soborno de testigos y fraude procesal.

Andrade también le dijo a Trump que el ex presidente colombiano y premio Nobel de la Paz Juan Manuel Santos (2010-2018), oponente político de Uribe, tenía una visa estadounidense, y dijo que “no debería estar aquí”.

Juan Gutiérrez, otro colombiano en la mesa, quien dijo trabajar en el gobierno de Uribe, lamentó haber sido detenido “injustamente”.

Enfatizó a Trump que necesitan “otros cuatro años” de su gobierno, no solo para Estados Unidos, sino para América Latina “porque estás en contra del comunismo”.

Durante el discurso previo a la mesa redonda, Trump criticó reiteradamente el apoyo del gobierno del presidente Barack Obama (2009-2017) y del vicepresidente Biden al proceso de paz en Colombia impulsado por el expresidente Santos.

Apoyo cubano

Por otro lado, Trump tenía mucha confianza en apoyar el voto cubano en Florida, un estado que los demócratas tienen que ganar si no quiere perder un segundo mandato.

Por segundo día consecutivo, Trump se reúne con su electorado en el “Estado del Sol”. El jueves reunió a miles de seguidores en el Aeropuerto Cecil, cerca de Jacksonville (noroeste de Florida), la gran mayoría sin máscaras e ignorando el desapego social.

Hoy en Miami, en un evento en cumplimiento de las precauciones del covid-19, Trump recordó que tenía el “90%” de los votos cubanoamericanos y se preguntó con orgullo si lograría el “100%” en estas elecciones.

Celebró que esta semana en la Casa Blanca, donde anunció nuevas sanciones contra Cuba, se reunió con veinte participantes en la fallida invasión de Bahía de Cochinos (Cuba) en 1961.

Trump no mencionó a la jueza cubanoamericana de Miami Barbara Lagoa, una de las candidatas a reemplazar a la fallecida ministra Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de Estados Unidos, candidatura que ha animado al electorado cubano.

Además, el presidente y los latinos que participaron en la mesa redonda dejaron de lado los problemas de inmigración, el impacto desproporcionado del covid-19 entre los hispanos en los Estados Unidos y la falta de seguro médico. No hubo quejas en la reunión.

Antes de la mesa redonda, Biden, que tiene una ligera ventaja sobre Trump en las encuestas de Florida, criticó que en medio de la pandemia el presidente “continúa sus intentos de eliminar la Affordable Care Act (ACA)”, que aprobó la Administración Obama.

Lamentó además que su aliado, el gobernador Ron DeSantis, que no estuvo presente hoy, “se niega a expandir Medicaid (programa de salud federal), negando el acceso a atención médica asequible y de alta calidad a más de 800,000 personas en el país. Florida “

Written By
More from Delfina Zayas

Fotos / Me siento genial: Trump en su primer acto en la Casa Blanca

Salió a un balcón a hablar. Los participantes lo aplaudieron con gritos...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *