septiembre 22, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Tormentas Imperfectas – Honduras | ReliefWeb

9 min read

A medida que comienza la temporada de huracanes en el Atlántico y aumentan los casos de Covid-19, países como Honduras, que ya sufrieron las tormentas del año pasado, se ven obligados a gestionar crisis múltiples y superpuestas.

Con la temporada de huracanes en el Atlántico a la vuelta de la esquina, las organizaciones de ayuda centroamericanas como la Cruz Roja Hondureña están luchando por prepararse para lo que probablemente será una temporada de desastres de varios niveles.

“Nos estamos preparando para los movimientos de población, los brotes de dengue, la pandemia de Covid-19 y lo que se prevé será una temporada de tormentas tropicales muy difícil”, dijo Carlos Colindres, Gerente Nacional de Riesgos de la Cruz Roja Hondureña.

En una situación en la que las personas ya están presionadas al límite, Colindres y sus colegas trabajan sin descanso para preparar a las comunidades a pesar de los desafíos que ya enfrentan. “No tengo tiempo para nada, pero encuentro tiempo para todo”, dice.

Una de esas cosas es el refugio. Miles de personas aún no pueden regresar a sus hogares debido a los daños causados ​​por los huracanes Eta e Iota, que azotaron el país el pasado mes de noviembre. De las casi 100 escuelas, centros comunitarios e iglesias que se utilizaron como refugios después de los huracanes del año pasado, seis siguen siendo utilizadas por personas que no tienen adónde ir.

“Mucha gente todavía está retirando los escombros del huracán de sus hogares”, dice Colindres. “Estamos preocupados por otra temporada de huracanes muy activa porque no hay capacidad para una evacuación extensa”.

Como líder del Global Shelter Cluster (GSC) con ACNUR, la Cruz Roja está acostumbrada a apoyar y asesorar al gobierno sobre cómo se deben administrar los refugios en situaciones de emergencia. Pero Covid-19 agrega un nuevo conjunto de complicaciones. Las medidas anti-COVID-19 en los refugios requieren un estricto respeto al distanciamiento y otras medidas de protección, que limitan la capacidad.

“Si los centros de evacuación están superpoblados, pueden exponer a las personas que ya han sido afectadas por eventos climáticos a un mayor riesgo de infección por COVID-19”, dijo Roger Alonso, jefe de la Unidad de Desastres, Clima y Crisis de la Federación Internacional en las Américas. “En la confusión y el caos después de estos desastres, es difícil para las personas mantener una distancia segura y seguir las pautas de prevención tanto como sea necesario”.

Mientras tanto, las interrupciones en los sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento (en algunos casos causadas por tormentas) pueden dificultar mucho el lavado de manos y otras medidas básicas de higiene. En algunas áreas, los bloqueos de agua crean condiciones favorables para las enfermedades transmitidas por mosquitos o que se propagan a través del agua contaminada, todo en un momento en que los sistemas de seguimiento de enfermedades están luchando por mantenerse al día.

El sistema de salud del gobierno también se lleva al límite. “Es terrible porque solo hay camas vacías cuando la gente muere”, dice Colindres.

READ  Human Rights Watch denuncia abusos contra los repatriados

Incluso antes de la pandemia y los huracanes, se estimaba que alrededor de 1,3 millones de hondureños necesitaban ayuda en las áreas de seguridad alimentaria, salud, protección y agua y saneamiento. El casi colapso de la economía debido a Covid-19 solo empeoró las cosas. “Toda esta situación ha aumentado la pobreza extrema en el país; mucha gente perdió su trabajo ”.

Mientras tanto, la migración a través de Honduras se ha ralentizado, pero no se ha detenido. “Las personas que quieren migrar no se detienen debido a Covid-19”, dice Colindres. “Salen del país por puntos ciegos, donde no hay control fronterizo, porque muchos de ellos no pueden pagar los exámenes para entrar legalmente a otros países”.

Los detenidos y devueltos a la frontera con Honduras reciben asistencia de la Cruz Roja, que les brinda protección, albergue, alimentación y transporte. “Los migrantes llegan cansados, no han comido ni dormido durante mucho tiempo”, dice.

Un escenario de riesgo múltiple

La superposición de Covid-19 en la parte superior o una miríada de otros desafíos no es exclusiva de Honduras. En todo el mundo, la pandemia está obligando a una revisión completa de la forma en que las organizaciones humanitarias y la sociedad en su conjunto se preparan y responden a nivel local e internacional.

“El caso de Honduras ilustra muy bien los escenarios de múltiples riesgos a los que estamos cada vez más expuestos”, dijo Martha Keays, Directora Regional de la Federación Internacional para las Américas. “Necesitamos revisar y mejorar continuamente nuestras intervenciones y, en particular, cómo nos preparamos y trabajamos juntos antes de que llegue cada nuevo desafío”.

A medida que se acerca la temporada de tormentas, la gente de Honduras, incluidos los equipos de rescate y el sistema que los apoya, están a punto de ser seriamente probados. “Sin duda, este año vamos a aprender mucho sobre la mejor manera de enfrentar escenarios de emergencia complejos”, agrega Colindres.

Dados estos desafíos profundos y omnipresentes, para algunos se ha vuelto cada vez más claro que el statu quo no será suficiente. Al igual que las Sociedades Nacionales de todo el mundo, la Cruz Roja Hondureña está transformando casi todos los aspectos de sus operaciones para adaptarse a nuevos escenarios de peligros múltiples.

Algunos de los cambios son fáciles de detectar. En los refugios o lugares donde se distribuyen alimentos o suministros, las estaciones de saneamiento dan la bienvenida a las personas en todos los puntos de entrada. Las máscaras y la distancia física son obligatorias. “La prevención de la propagación de COVID-19 está en el centro de nuestras respuestas y es un gran desafío”, dice Alonso. “Se toman todas las precauciones para garantizar que permanezcan lo más seguros posible”.

Prevenir y no causar daño siempre ha sido el mantra esencial de Cruz Roja. Pero la combinación de Covid-19 y tormentas ha llevado el concepto a un nivel completamente nuevo. En aproximadamente 1.200 comunidades de Honduras, los equipos de la Cruz Roja trabajan para garantizar que las personas tengan acceso a mensajes de alerta temprana e instan a las personas a reservar alimentos, agua y otras necesidades. Esto es particularmente crítico ahora que la pandemia está causando retrasos en la entrega de casi todos los tipos de bienes y servicios.

READ  Kluivert reemplaza a Hiddink como entrenador de Curazao

transformación de la prevención

Pero no todos los cambios son tan visibles en el exterior. Una parte clave de la transformación de la Cruz Roja Hondureña se materializa en algo llamado “Preparación para una respuesta eficaz”, un enfoque de preparación para desastres que permite a los equipos de la Cruz Roja identificar claramente las debilidades y fortalezas en sus sistemas de preparación y respuesta ante desastres y establecer medidas concretas para mejorarlos a corto, medio y largo plazo.

Lo que esto significa concretamente es que, dentro de la Sociedad Nacional, todos los departamentos están trabajando más estrechamente que nunca, ya que todas las disciplinas (salud, refugio, higiene, recuperación económica, comunicaciones y respuesta de emergencia) son cada vez más críticas para la supervivencia y la recuperación de todos. Asimismo, significa trabajar más de cerca con agencias gubernamentales y otros socios en todas estas áreas.

Después de todo, si una de estas piezas falta o es débil, afectará el éxito de la otra. Si las personas tienen hambre, no podrán respetar las restricciones para quedarse en casa. O si están sufriendo psicológicamente, es posible que no puedan mantener hábitos saludables. Y si los esfuerzos para abordar estas preocupaciones no se coordinan, el impacto se diluirá en un momento en el que no hay lugar para el esfuerzo en vano.

Este tipo de enfoque multidisciplinario es fundamental, ya que en Honduras alrededor de 250.000 personas viven con menos de $ 1 al día y la pandemia está empeorando las cosas. Muchas personas que estaban bien antes de la pandemia y las tormentas, pero desde entonces han perdido hogares, negocios o ambos.

Para satisfacer estas diversas necesidades, la Cruz Roja Hondureña ha desarrollado programas de transferencia de efectivo para que las personas vulnerables tengan acceso a canastas de alimentos y servicios médicos esenciales. La Sociedad Nacional también otorga subvenciones a las pequeñas empresas en quiebra, señala Colindres, refiriéndose a un programa financiado por ECHO que beneficiará a 25.000 pequeñas y medianas empresas.

No solo miles de personas han sido desplazadas por las tormentas del año pasado, muchas han perdido sus trabajos, ingresos y la capacidad de ir a la escuela. Esta inseguridad los hace más vulnerables a futuras tormentas y futuras olas Covid-19. | Foto: NIIF

Una nueva realidad global

Mientras tanto, a nivel regional y global, la superposición de Covid-19 en un número creciente de crisis climáticas severas también ha aumentado la urgencia de prevenir, coordinar y defender la distribución equitativa de suministros, medicamentos y vacunas.

Para superar los desafíos logísticos provocados por COVID-19 en Centroamérica, la Federación Internacional ha preparado bienes humanitarios en Panamá, Guatemala, Honduras y en todo el Caribe para dar una respuesta inmediata a las necesidades humanitarias de hasta 6.000 personas. También existen acuerdos de adquisición con proveedores para movilizar rápidamente recursos adicionales para llegar a más familias si es necesario.

READ  Armenia y Azerbaiyán declaran alto el fuego humanitario en Nagorno Karabaj

Los recursos financieros también son esenciales. A nivel mundial, la Federación Internacional está presionando a los donantes para que apoyen los esfuerzos por aumentar drásticamente un fondo común de fondos, conocido como Fondo de Socorro de Emergencia en Casos de Desastre o DREF, creado específicamente para apoyar las respuestas de la Sociedad Nacional a las crisis a medida que surgen.

El Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja también está desempeñando un papel de liderazgo en los esfuerzos de promoción mundial para hacer que la inmunización sea más asequible en los países de bajos ingresos donde muchas personas aún carecen de acceso a las vacunas.

En Honduras, por ejemplo, la tasa de vacunación todavía está por debajo del 2 por ciento. Los trabajadores de la Cruz Roja, junto con las fuerzas armadas, los bomberos, la policía y el personal de salud, recién comenzaron a recibir vacunas.

“La vacunación equitativa es urgente”, dijo Alonso de la Federación Internacional. “Muchos meses después del inicio de las vacunaciones en todo el mundo, menos de dos de cada mil vacunas se administraron en los países más pobres de las Américas. Dejar a los más vulnerables ‘detrás del proceso de vacunación es una catástrofe moral y de salud pública’.

“Estresado y cansado”

Sin embargo, la supervivencia y recuperación a través de múltiples crisis a largo plazo requiere más que dinero y vacunas. Los impactos sostenidos de estas crisis superpuestas han llevado a las personas a superar el punto de ruptura. “La gente está muy estresada y cansada”, dice Colindres. “La salud mental es parte del bienestar de las personas, es importante trabajar en ella”.

Es particularmente crítico para quienes trabajan día tras día durante largos períodos ayudando a otras personas mientras procesan experiencias a veces muy traumáticas. “La Cruz Roja Hondureña tiene una red de psicólogos que también apoyan a los voluntarios”, dice. “Los psicólogos sostienen reuniones con voluntarios que están respondiendo a la pandemia de Covid-19 y apoyando a las víctimas de los huracanes Eta e Iota”.

Dada la exposición adicional que enfrentan los trabajadores de emergencia cuando responden en situaciones de emergencia, también existe una preocupación generalizada sobre la infección por Covid-19. Esto en sí mismo ha agregado una nueva capa de estrés, así como varias capas nuevas de protocolos, capacitación y regulación.

Agregue a eso que muchos en las comunidades a las que sirven saben poco sobre el virus o no creen que exista. Esto puede agregar mucha tensión cuando las personas no entienden o no respetan los protocolos, retrasos o restricciones de Covid-19, cuando enfrentan muchas otras preocupaciones más visibles y urgentes.

“Es un testimonio de la valentía y la dedicación de los voluntarios”, dice Alonso, “que a pesar de todos los riesgos y tensiones, y del hecho de que muchos de ellos también se vieron afectados por la devastación, continuaron trabajando incansablemente para apoyar a sus comunidades. “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.