marzo 6, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Tonos de REDD + Cómo Guatemala combinó los proyectos REDD + existentes en una nueva estrategia nacional

8 min read

27 de mayo de 2020 | Guatemaltecos que defienden los bosques a menudo arriesgan sus vidas para hacerlo, y también estuvieron entre los primeros en el mundo en involucrarse en proyectos liderados por la sociedad civil para reducir las emisiones de la deforestación. Como pioneros, fueron los pioneros en modelos de gobernanza y distribución de beneficios que actualmente están siendo utilizados por muchos proyectos en todo el mundo. Ahora, el país está dando nuevos pasos para “anidar” estos primeros proyectos autónomos en una estrategia nacional REDD +.

O Proyecto Guatecarbon, por ejemplo, se estableció en 2007 y se basa en la cooperación entre la Autoridad de Parques Nacionales (CONAP) y las Comunidades Forestales de Petén. Cubre más de 721.000 hectáreas y depende de concesiones forestales comunitarias designadas por el gobierno. El proyecto tiene como objetivo proteger la Reserva de la Biosfera Maya y apoyar a las comunidades locales.

Este proyecto, junto con Bosques Lacandones de por vida, Costa Caribeña de Conservación de Guatemalay Redes locales para el desarrollo – Fundación CALMECAC – que aún espera el registro del Estándar de Carbono Verificado (VCS) – y otros proyectos en diversas etapas de desarrollo, brinda lecciones esenciales que impulsan el desarrollo del país estrategia nacional REDD +.

Ganadería y agricultura: principales impulsores de la deforestación

Los bosques de Guatemala son parte del corredor de biodiversidad mesoamericana, la franja de tierra que conecta América del Sur con América del Norte y contiene entre el siete y el diez por ciento de las especies conocidas en el mundo. En la década de 1950, estos bosques cubrían más del 60% del país, pero se perdieron grandes áreas de este hotspot de biodiversidad.

La gran transformación rural ha impulsado la deforestación para la producción agrícola, ganadera y la expansión del área urbana. La distribución desigual de la tierra y un régimen de tenencia deficiente contribuyeron a la deforestación. Hoy, el bosque cubre solo el 33,5% del país. Mientras La deforestación ha disminuido en las últimas décadas, aún varía entre 30.000 y 40.000 hectáreas por año. La producción animal ha sido responsable del 73% de la deforestación desde 2006, mientras que la producción agrícola (cultivos básicos, palma aceitera, caucho, caña de azúcar y café) representó el 21%.

Últimamente, Guatemala ha visto un aumento en la deforestación en el Laguna del Tigre, el parque nacional más grande del país, que ha perdido el 30% de su cobertura forestal desde 2001. La deforestación del bosque para la ganadería se ha visto facilitada por una gobernanza débil, presupuestos deficientes y una aplicación deficiente de las áreas protegidas. Además, el narcotráfico agrava la deforestación en las áreas protegidas del norte del país, mediante la utilización de ganado para acceder al territorio, lavado de activos y narcotráfico.

READ  ¡Héroe! El venezolano rescató al bebé que sobrevivió al accidente aéreo en Colombia

La Estrategia Nacional REDD +

A pesar de estos desafíos, Guatemala se ha fijado un objetivo ambicioso de estabilizar su cobertura forestal al nivel de 2019, y REDD + es la clave para lograrlo. El gobierno comenzó a preparar su estrategia nacional REDD + en 2012 y el año pasado finalizó y presentó su Programa de Reducción de Emisiones (Programa ER) a la Fondo de Carbono del Fondo de Carbono del Fondo de la Alianza para el Carbono de los Bosques (FCPF) del Banco Mundial. Además, el Gobierno de Guatemala apalancó un total de US $ 24 millones a través del Banco Mundial Programa de inversión forestal, para apoyar la expansión y mejora de los programas de incentivos forestales en 47 municipios priorizados.

Los esfuerzos actuales se basan en políticas anteriores destinadas a proteger los preciados ecosistemas del país. El Gobierno creó el Sistema de Áreas Protegidas en 1989, y en 1997 fue pionero en pagos por servicios ambientales (PSA) en su Programa de Incentivos Forestales (Programa de incentivos forestales, “PINFOR“, Que luego se convirtió en”Probosque”). En 2010, lanzó el programa de incentivos para pequeños propietarios forestales y agroforestales (PINPEP)

Estos programas de PSA crean incentivos para los propietarios y administradores de tierras, con o sin un título formal, para restaurar, proteger y administrar los bosques de manera sostenible. Guatemala también ha adoptado una Ley Marco de Cambio Climático con visión de futuro, que proporciona la base para implementar un programa nacional REDD + y autoriza proyectos REDD +.

La estrategia REDD + de Guatemala tiene como objetivo mejorar las instituciones y monitorear y crear incentivos para la producción ganadera sostenible y las cadenas de suministro agrícola. Transformar la estrategia en acción requerirá reformar las políticas forestales, así como fortalecer las instituciones y la gobernanza. La estrategia nacional REDD + – operativa en el Programa ER – se basa en los programas de incentivos existentes, PINPEP y Probosque. También depende de la cooperación con los esfuerzos existentes de la sociedad civil e integra el Guatecarbon y Lacandón proyectos y, a través del registro VCS, el Redes de desarrollo local proyecto para el programa.

Colaboración público-privada en proyectos REDD +

Los proyectos REDD + de Guatemala están ubicados en regiones del país con bajos niveles de gobernanza. Estos proyectos fueron desarrollado e implementado con el apoyo de las comunidades y los pequeños agricultores, y han logrado reducir de manera medible (y visible) la deforestación en las áreas de sus proyectos.

La mayoría de los proyectos REDD + existentes dependen de una estrecha cooperación con las autoridades nacionales, y algunos, como el Guatecarbon proyecto, se conciben como parte de una alianza público-privada basada en concesiones comunitarias. Otros, como Redes de desarrollo local proyecto, se desarrollan en estrecha cooperación con entidades nacionales y municipios.

READ  Noticias del mundo | El presidente de Guatemala, Giammattei, agradece a India por proporcionar dosis de vacuna a Covishield

O Guatecarbon y Lancandon Los proyectos han sido registrados con el VCS desde 2012, y el Lacandón y Costa de la conservación los proyectos se han beneficiado de inversiones privadas y ventas de créditos de carbono.

Alinear proyectos con el programa de reducción de emisiones del FCPF

La integración de los proyectos de carbono forestal en la estrategia nacional REDD + de Guatemala hace que la “anidación” sea una tarea esencial. Para Guatemala, anidar implica armonizar la contabilidad y medición del carbono en los proyectos y con el sistema nacional de monitoreo de gases de efecto invernadero. De manera más inmediata, el país está trabajando para alinear las líneas de base del proyecto (es decir, los niveles de emisión “como siempre” utilizados para estimar las reducciones de emisiones) con la línea de base, o nivel de referencia, que fue desarrollado para el Programa ER propuesto para el Fondo de Carbono del FCPF.

Las líneas de base del proyecto se establecieron originalmente utilizando metodologías aprobadas para proyectos VCS. Sin embargo, no son totalmente compatibles con la estructura metodológica del FCPF Carbon Fund. Su integración en el nivel de referencia ER-P da como resultado un recorte sustancial en las reducciones de emisiones proyectadas para los proyectos. Esto significa que la integración de proyectos en el Programa de RE presenta desafíos técnicos y políticos tanto para los propietarios de proyectos como para el gobierno.

Todavía, en las últimas semanas ha habido avances para determinar cómo los proyectos gubernamentales y el Programa de RE pueden implementarse y generar reducciones de emisiones simultáneamente. El Gobierno de Guatemala ha realizado varias rondas de consultas con representantes de proyectos REDD + y otras partes interesadas. Este proceso, que se benefició del espíritu cooperativo y la buena voluntad de todas las partes, resultó en la adopción de una Estrategia Nacional de Anidación. Los principios de esta estrategia se reflejaron en el Plan de Distribución de Beneficios para el Programa de RE y también se incluirán en un reglamento nacional que oriente la implementación de la estrategia nacional REDD +. Esta regulación del Plan de Distribución de Beneficios formulará reglas y procedimientos para que los proyectos REDD + participen en las ganancias de las ventas de carbono al Fondo de Carbono del FCPF, pero también permitirá que los proyectos intercambien una parte de sus créditos de carbono de independientemente.

Proyectos de anidación a nivel de referencia nacional

Como se describe en un blog anterior de esta serie, los esfuerzos para contabilizar las reducciones de emisiones de proyectos autónomos y los esfuerzos jurisdiccionales más amplios a menudo conducen a confusión. Nesting proporciona una solución para organizar, además de fomentar, esfuerzos a diferentes escalas.

READ  La Copa Shebelieves 2021, presentada por Visa, se transmitirá a un récord de 27 países alrededor del mundo

En Guatemala, el enfoque metodológico para anidar las líneas de base del proyecto a nivel de referencia nacional se basa en un conjunto de principios discutidos y acordados por las partes interesadas. Está diseñado para integrar y reflejar los éxitos de conservación de los primeros proyectos REDD +, pero también para considerar variables relacionadas con la deforestación y el riesgo de degradación.

Específicamente, el nivel de referencia aprobado por el gobierno para el Programa de RE se divide en porciones o ‘cuotas’. Al asignar las cuotas, se utilizarán dos conjuntos de criterios: un conjunto primario de criterios, que se basa en la cubierta forestal actual y la tasa de deforestación / degradación en un período reciente; y un conjunto secundario de criterios, que dependen de si el bosque cubierto pertenece a un área protegida, áreas de recarga de agua o un área potencial de restauración. Los criterios primarios tienen un mayor peso que los secundarios porque ayudan a identificar y premiar el mayor esfuerzo requerido para implementar acciones en áreas donde el riesgo de deforestación es mayor. Los criterios secundarios permiten priorizar áreas donde el gobierno está implementando acciones para el manejo y conservación de los recursos naturales.

Las reducciones de emisiones reales se medirán utilizando el sistema de monitoreo nacional, que puede estimar las emisiones y absorciones durante el período de informe en las diversas áreas de interés. Se pueden desarrollar nuevos proyectos que no se superpongan con los proyectos existentes; Se estimarán cuotas para tales proyectos.

La cooperación es esencial

Las instituciones del gobierno guatemalteco y las partes interesadas nacionales han enfrentado considerables dificultades para diseñar un enfoque de anidamiento nacional para reconciliar diferentes posiciones y, a veces, intereses en conflicto entre los proyectos y el Programa de RE. Sin embargo, la transparencia, la cooperación estrecha y las discusiones intensas entre todos los actores nacionales, y asegurar la inclusión adecuada de los intereses del proyecto REDD +, ha demostrado ser el enfoque correcto para Guatemala.

Ahora se necesita un frente unido para defender la posición común desarrollada por actores públicos y privados, ya que Guatemala está entrando en la etapa final de negociación de la venta de reducciones de emisiones con el Fondo de Carbono FCPF. Además, un fuerte acuerdo local y nacional sobre la implementación de REDD + es esencial para asegurar que el resultado de este proceso de negociación sea considerado legítimo, especialmente por los actores que arriesgan sus vidas protegiendo los bosques en áreas remotas del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.