Salió a mover el auto debido a una pelea en El Pozón y recibió 3 balas | EL UNIVERSAL

NOo participó en la lucha, pero tres disparos lo convirtieron en la segunda víctima fatal de violencia interpersonal en Cartagena en lo que va de junio.

El venezolano Neptalí Segundo González intentó hacer lo que estaban haciendo aquellos que tienen vehículos estacionados en las puertas de sus casas en El Pozón cuando comenzó una pelea de pandillas y valió la pena.

Jóvenes de dos pandillas encontraron piedras y balas en la calle La Cuchara en el área de Los Ángeles ayer a la una de la mañana mientras muchos dormían. Las restricciones de cuarentena no les importaron, y El Pozón tampoco era una de las áreas de la ciudad más afectadas por COVID-19.

El tumulto llevó a los propietarios de automóviles a levantarse y correr para protegerlos y llevarlos a otras regiones. Esto fue hecho por el conductor del autobús Neptalí. Pero el venezolano no tuvo la oportunidad de sus vecinos. Las tres balas lo mataron al instante.

Mariannes Carrillo Reyes, su esposa, dijo que es muy común que las peleas se lleven a cabo en el área los fines de semana y que por eso, cuando esto sucede, aquellos que tienen autos los sacan de las carreteras para evitarlos. dañar.

“Él, que conducía un autobús y otros vecinos, hizo lo mismo con sus autos, pero lo derribaron”, dijo la mujer.

Aunque la policía afirmó que los disparos se habían recibido en medio de los enfrentamientos callejeros, la esposa de la víctima aseguró que el homicidio había ocurrido mientras la disputa ya había terminado. “Cuando íbamos de camino a su casa, después de volver a poner el auto en la puerta, dos hombres se subieron a una motocicleta y le dispararon. Les dijo que no tenía nada que ver con esta pelea, pero el niño se bajó de la bicicleta y le disparó nuevamente “, dijo la mujer.

Neptalí, su esposa y sus dos hijos llegaron a Cartagena hace un año y medio, y solo habían estado viviendo en El Pozón durante unos meses, mientras los recién llegados se establecían en Villa Estrella.

El de Neptalí es el tercer asesinato en junio en ocho días, el segundo de una pelea.

A la 1 a.m. del lunes por la mañana, un hombre en una motocicleta mató a Brian Rafael De La Ossa León con una bala en la cara en el barrio de Nuevo Bosque, séptima etapa.

La policía dice que De La Ossa, de 28 años, que vive en el área, recibió un disparo delante de su esposa y sus tres hijos. Las versiones que los testigos dieron a las autoridades indican que Brian salió de su casa y fue el último en subirse a un automóvil de su propiedad, en el que su esposa e hijos ya estaban adentro. En ese momento, el asesino sacó su arma y le disparó.

El jueves 4, Robin Javier Díaz Torres fue la primera víctima de violencia interpersonal. El joven, según información policial, recibió un disparo en el pecho en medio de una pelea callejera que tuvo lugar en el sector de San Bernardo, entre los distritos de La María y La Paz. en las laderas de La Popa. El menor murió mientras estaba siendo tratado en la PAC de Canapote.

En mayo, hubo ocho asesinatos en Cartagena, tres en combate y dos en robos, un caso aparente de un asesino a sueldo y dos jóvenes linchados por la comunidad. Entre enero y abril, según cifras de la ciencia forense, hubo 74 crímenes en esta ciudad. Abril, con 18 muertos, es el mes más violento. En febrero y enero, hubo 14 casos cada mes y el 17 de marzo.

La ciencia forense ha revelado que entre enero y abril, 155 hombres y mujeres venezolanos murieron en el país. El informe revela que Bogotá es el área con el mayor número de muertes violentas, con 38 casos, seguido de Norte de Santander (27), Magdalena (18), Antioquia (15), Valle del Cauca (14), Atlántico (14) ), Arauca (11), Cauca (8), Santander (5), Tolima (5) y Bolívar (5).

En la costa caribeña, las cifras revelaron que en Magdalena hubo 18 muertes, de las cuales dos hombres y una mujer fueron causados ​​por un arma punzante, diez hombres murieron por arma de fuego, tres por acciones violentas, uno murió en una pelea y una mujer se suicidó. En Atlántico, tres hombres y una mujer se suicidaron, otro murió por un cuchillo y al menos 10 hombres y una mujer por un arma. En Bolívar, tres personas murieron por armas de fuego, una más por violencia y otra por suicidio.

You May Also Like

About the Author: Caca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *