Cronica

Mundo completo de noticias

Robert (Bob) Drake – El Independiente de Santa Bárbara
Deporte

Robert (Bob) Drake – El Independiente de Santa Bárbara

1957 – 2020

Robert (‘Bobby’) Drake ha vivido una vida envidiable llena de música, viajes y aventuras. Estudiando música y guitarra en particular a lo largo de su vida, siguió, como decimos, su pasión… sobre todo a través de los viajes y la música, apoyándose en esta última para relacionarse con el elenco de personajes que iba encontrando por el camino. Gran parte de su vida puede verse como inconformista, ejemplificando un estilo de vida fuera de la red antes de que esa frase se volviera popular. Quizás anticipando su amor por los viajes internacionales más adelante en la vida, Bobby nació en 1957 en Viena, Austria, de Norma y Robert (senior) Drake. Su padre, Robert, estaba en ese momento en un programa de posgrado en la Universidad de Viena y la familia se mudó de regreso a los Estados Unidos, Santa Mónica, California, a fines de año. Poco después, y tras el nacimiento de su segundo hijo, Barney, la joven familia se mudó de Santa Mónica a Northridge en el Valle de San Fernando.

El espacio abierto del “Valle” era perfecto para los muchachos inquietos y enérgicos, brindándoles una gran oportunidad de andar en bicicleta en las estribaciones de Northridge, las colinas recién talladas y en terrazas para la construcción de viviendas y el clima más agradable excepto los días en que la contaminación se asentaría en el valle. Montar rayas Schwinn en tierra o en las calles fue su primera opción para el amplio tiempo libre fuera de la escuela. Mirando hacia atrás, esto condujo de manera natural y lógica a las motos de motocross motorizadas y a las imágenes recortadas de revistas en las paredes de los dormitorios de todo tipo de motocicletas «geniales».

Una innumerable cantidad de viajes a pistas de motocross cercanas proporcionaron una inyección de adrenalina y en gran medida mantuvieron al joven Bobby fuera del tipo de problemas en los que algunos de sus compañeros solían meterse. Un domingo, finalmente llegó el momento de que “Ma” viniera a ver la carrera de Bobby. En el último tramo del día de Bobby, la pista se estaba volviendo bastante accidentada y no pudo evitar caer en un bache desagradable que acababa de formarse después de un salto en la recta principal. Fue demasiado para la suspensión de la motocicleta y Bobby se salió de la pista y se estrelló contra una cerca de alambre que mantenía a los espectadores a una distancia segura de los ciclistas. Resultó ser exactamente donde Ma estaba viendo la carrera. No es sorprendente, al menos si estabas familiarizado con la disposición y determinación de Bobby, se levantó, volvió a poner en marcha la moto y terminó la carrera. Lamentablemente, no fue tan fácil para su madre, ya que, comprensiblemente, ¡sería la primera y la última vez que saldría a ver correr a su hijo!

READ  El otro trabajo de Rubén Limardo en Polonia

Los estudios musicales de Bobby comenzaron en la escuela secundaria, cuando montó una bicicleta de diez velocidades desde Northridge a Santa Mónica para recibir sus primeras lecciones de guitarra. Desde entonces, las guitarras y la música fueron una presencia íntima e integral en la vida de Bob. Después de la secundaria, asistió a la UC Santa Cruz (UCSC) estudiando psicología, al menos en principio y en papel. Principalmente, aprendió a surfear y realizó varios viajes a las montañas de Sierra Nevada, haciendo senderismo y esquí de travesía con Mike Selby, quien se convirtió en su amigo más cercano y de toda la vida. Después de graduarse de la UCSC, y con la ayuda de Mike, Bob se mudó a una vieja cabaña de minero abandonada en el acertadamente llamado Indian Bar en el río Feather, aproximadamente a media hora en automóvil al oeste de Quincy. Vivió allí durante aproximadamente un año antes de conocer a Bryan Gould y Paul Disterheft, propietarios de una propiedad cercana en Rich Bar. Como resultado de su creciente amistad con Bryan y Paul, Bob construyó, con la ayuda de Nate Crocker, Mike Selby y Paula Bosque, una cabaña en parte de su propiedad. Bob vivió allí durante casi 20 años, afrontando los desafíos y perfeccionando las sutilezas de un estilo de vida de bajo costo, en línea con el imperativo sincero de “vivir con sencillez”. Esto permitió kayak en aguas bravas, esquí de travesía, viajes por el río al desierto del suroeste, paseos en bicicleta y, por supuesto, tiempo para tocar sus queridas guitarras. La cabaña no tenía electricidad, y el agua corriente se alimentaba de un manantial; y durante los primeros diez años no tuvo teléfono. Finalmente, y de mala gana, consiguió un teléfono para no perderse los viajes en kayak por aguas bravas que estaban haciendo sus amigos. Le encantaba vivir en un área remota, citando una creencia filosófica o, quizás mejor, ética en la necesidad de considerar adecuadamente la elección del hogar. “Si no puedes orinar en el patio delantero, estás viviendo en el lugar equivocado”.

READ  Allan Aragon conformándose con los Halcones | pancarta de prensa

Durante los años de Rich Bar, Bob regresó a la escuela en Chico State y obtuvo una maestría en música, mientras que la cabaña de Rich Bar permaneció como su base de operaciones, lo que le permitió reagruparse para el próximo viaje. Enseñó música en Quincy en Feather River Community College y en la tienda de música local, encontrando tiempo para tocar en espectáculos cercanos.

A Bob le encantaba viajar e hizo más que el valor de unas pocas vidas. Visitó Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Rusia y Tailandia. Le gustaba especialmente viajar por América Latina. Mientras estaba en la universidad, solía viajar a Baja, México para practicar surf y kayak de mar. Muchos de sus viajes de surf los hizo con su amigo Kirby Fosgate, acampando durante semanas en lugares remotos para surfear. Años más tarde se quedaba por San José del Cabo y Pescadero, a veces por medio año, tocando música en hoteles y restaurantes. También ha viajado a Costa Rica y Guatemala, disfrutando particularmente de su estancia en Colombia, a donde ha regresado en varias ocasiones. Y Bobby también tuvo la suerte de haber vivido en Hawai. donde él y la familia Selby construyeron una casa directamente en los acantilados con vista al océano.

Mientras viajaba por Rusia, Bob conoció a Yulia Maluta, con quien más tarde se casó. Vivieron en Santa Bárbara para estar más cerca de sus padres, quienes se retiraron a la cercana Goleta. Bob ha trabajado tocando en bodas, clubes y espectáculos en restaurantes, y ha enseñado guitarra en Westmont y Santa Barbara City College. Yulia trabajó para perfeccionar sus habilidades de baile de salón latino, al mismo tiempo que impartía clases de salsa y tango. Mientras aún estaba en Santa Bárbara, Bobby formó un grupo de jazz con algunos músicos locales talentosos. Esta banda, el 360 Sextet, fue codirigida por el pianista Dave Campos y contó con Cougar Estrada en la batería, Ian Peters en el bajo, Rubén Martínez en la flauta, Tom Buckner en el saxo y Raúl Rico en la percusión. Tocando en clubes locales, terminaron grabando un CD de composiciones originales coescritas por Robert, Dave Campos y Cougar Estrada llamado Down at the Cove.

READ  Jockey en Woodbine de Canadá en cuarentena

Robert eligió deliberadamente una vida sencilla y ordenada que le dio la libertad de viajar y perseguir su amor por la música de toda la vida. Será recordado por su capacidad afable y espontánea para iluminar una habitación con su sonrisa, su música y su alegría de vivir.

Desafortunadamente, Robert contrajo Covid durante el apogeo de la pandemia mientras viajaba por Colombia en marzo de 2020. Se recuperó rápidamente y regresó a Truckee en el norte de California. Fue allí donde experimentó una recaída del virus y murió repentinamente mientras dormía. Le sobreviven su hermano Barney, sus primas Nancy Glidden, Jennifer y Stephen Picotte, Laura y Bob Gray, y sus sobrinas Victoria y Olivia Picotte. Se llevará a cabo un servicio conmemorativo público a las 10 a. m. del viernes 31 de marzo en el cementerio de Goleta, seguido de una celebración agradable de su vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Alborotador devoto. Geek de la música. Fanático de las redes sociales. Practicante de televisión. Organizador. Amable aficionado al café".