agosto 1, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Recordando a Gail Oullette – The Williams Record

6 min read

Oullette en Tanglewood Music Center. (Foto cortesía de Letícia Guzman.)

Quizás uno de los impactos más devastadores de la pandemia mundial es lo desafiante que se ha vuelto el duelo colectivo por los fallecidos. Es fácil empantanarse en lo que parece un desfile interminable de pérdidas, pero ahora es más importante que nunca no permitir que el caos que nos rodea nos impida recordar y honrar a los seres queridos que ya no están con nosotros.

El 17 de abril, Gail Oullete murió después de una breve y dolorosa batalla contra el cáncer. Para aquellos de ustedes que no la conocían, Gail era la cocinera de Whitman con gafas y cabello rizado que conocía los pedidos de desayuno de todos. Lo más importante es que Gail era una amada abuela, madre, hermana, tía, amiga, compañera de trabajo, supervisora ​​y mucho más además de los roles que desempeñaba.

Tuve el privilegio especial de trabajar con ella en Whitmans durante cuatro años. Yo no era de ninguna manera la empleada perfecta, pero ella era absolutamente la supervisora ​​perfecta. Su paciencia, tolerancia y amabilidad parecían ilimitadas. Desde informarme gentilmente que las pantuflas no eran adecuadas para la seguridad alimentaria, hasta relanzar pacientemente innumerables intentos fallidos de burritos de desayuno y luego encontrar sutilmente otras tareas para mí, Gail no fue más que elegante. En mi segundo año, cada vez que me unía a los Whitman, me recibía un coro de gritos que anunciaban mi presencia, una tradición que Gail mantuvo incluso cuando yo era un alumno. Para mí y para muchos otros estudiantes, cuyos testimonios siguen en cursiva, Gail ha hecho de Williams un hogar lejos del hogar:

“Trabajé en el turno del desayuno en Whitmans en mi primer año … período en el que conocí a Gail y al resto de ese maravilloso equipo. Claramente la admiraban, y ella siempre fue infaliblemente optimista y amigable con los estudiantes trabajadores. Nunca olvidó mi nombre, incluso mucho después de que trabajara para ella, y eso significó más para mí de lo que jamás podría imaginar. Estoy muy orgulloso de decir que la conocí de alguna manera. “

“Ella siempre estaba alegre, incluso temprano en la mañana, solo puedo pensar en una vez que la vi enojada y déjame decir que me sorprendió. No le tomó mucho tiempo comenzar a recordar mi horario de trabajo y preparar mi desayuno antes de ir a Grab ‘n Go todos los días. Por supuesto, siento que no estoy agregando mucho porque estoy seguro de que ella era así con muchos de nosotros, y no tengo idea de cómo se mantuvo al día con todos nosotros, pero se las arregló. “

La generosidad de Gail se extendió más allá de sus interacciones con los estudiantes trabajadores. Su mejor amiga la describió como una trabajadora con un gran corazón, “que haría cualquier cosa por cualquiera”. No era extraño que Gail prestara su automóvil a los estudiantes que necesitaban ir a algún lugar o comprar guantes para los estudiantes durante el invierno. El año pasado, un estudiante de Williams aceptó a un estudiante de un colegio comunitario que no tenía familia para irse a casa de vacaciones. Al escuchar esto, sin haber conocido al estudiante, Gail reunió un “gran regalo de Navidad: pinturas, lienzos, dos pares de guantes y calcetines calientes, papel y artículos de limpieza para su apartamento”.

READ  Vea cómo McLaren hizo una bicicleta de carretera más rápida

Conocí a Gail cuando comencé a trabajar en el primer año de Whitmans, y en los tres años transcurridos desde entonces, ella ha sido una guía en mi vida en Williams; La extrañaré mucho. Sé que puede ser difícil como estudiante apreciar plenamente todo lo que hacen las personas como Gail, pero cuando todos puedan finalmente regresar al campus, espero que sientan tu ausencia y recuerden tu alegría. Ella me dio un par de calcetines ridículos el invierno pasado, y planeo seguir usándolos hasta que hagan agujeros y más. “

GRAMOtodo el mundo siempre me saludaba con su sonrisa cuando entré a Paresky para desayunar. Sabía de memoria mi pedido de desayuno que todo lo que necesitaba era un guiño para que me lo preparara. Ella realmente se preocupaba por los estudiantes y solía pedir comentarios sobre los elementos del desayuno que nos gustaría ver. También trabajé en el turno del desayuno con Gail, y su risa y su humor me animaban durante mis turnos largos. Esta por alli [was] una persona muy cálida que extendería su amabilidad más allá del servicio de cena.

Una persona junto a un perro Descripción generada automáticamente

Gail era amada por el perro guía Malibu ’20. (Foto cortesía de Landon Marchant ’20.)

Además de la experiencia de quienes trabajamos con ella, Gail fue la columna vertebral de la comunidad de Whitman para muchos de nosotros durante nuestro tiempo en Williams. Incluso las personas que no hablaban con Gail a menudo notaron que “tenía una sonrisa contagiosa constante” o “claramente [remembered] la calidez de tu sonrisa. ”

“Las pequeñas cosas que Gail hizo por mí debieron parecerle pequeñas cosas cotidianas. Pero demostraron que ella prestó atención y se preocupó, y eso marcó una gran diferencia para mí. Espero recordar eso y seguir su ejemplo en un esfuerzo por difundir una fracción del amor que hizo. Poder conocer a Gail, incluso por un período de tiempo tan breve, es un recordatorio de que nunca subestimes el valor de las pequeñas cosas. Incluida la belleza en dos huevos bien fritos.

READ  Cade Cowell vuelve a ser el Equipo de la Semana de la MLS

Gail fue una fuente de calidez y aliento para muchos de nosotros: “Gail era la luz de Paresky. Hablar con ella todas las mañanas siempre me ayudaba a empezar el día con una sonrisa. ”Varios estudiantes aparecieron en Paresky solo para interactuar con Gail. Algunos incluso fueron forzados, o se arriesgaron a recibir una reprimenda por preocuparla.

“Tuve un ojo morado durante mi primer mes de universidad. A pesar de mis mejores esfuerzos (gorra de béisbol hacia abajo sobre la cara), cuando entré a Whitman para desayunar, la mujer que estaba tomando mi pedido de huevos me preguntó: “Bueno, ¿cómo conseguiste ese ojo morado?” Estaba mortificado. Pronto, un saludo “Black Eyed Ruby” de Gail todas las mañanas durante los próximos meses nunca dejó de hacerme sonreír.

Gail me dio la sensación de estar en casa, cuando este campus de extraños rara vez se sentía como uno. Sé que no estoy solo en mi aprecio por Gail y en mi profunda tristeza por su fallecimiento; sentado en Paresky, la vi caminar entre sillas para charlar con otros estudiantes, con la misma risa contagiosa y sonrisa amorosa que siempre me honró. vez que la vi. Gail emanaba amor por los estudiantes y sus compañeros. “

Deja atrás a su hija, Megan, y a su nieta, Adalynn, así como a su amado perro y dos gatos, Tyson, Joey y Sofia. Mi corazón está con todos aquellos que tuvieron la suerte de compartir un momento con ella.

Katy Dix se graduó de la universidad en 2018.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.