Pruebas rápidas de antígenos para detectar la llegada de Covid

los pruebas rapidas antígenos para diagnosticar COVID-19 que se empezará a utilizar en los próximos días en Madrid y poco después en Cataluña Pueden facilitar el control de la epidemia y aliviar la presión en clínicas y hospitales ambulatorios. Pero no reemplazarán PCR por ser menos fiables, ya que coinciden en nombrar a los diferentes especialistas en enfermedades infecciosas consultados en este informe.

“Su utilidad dependerá de su correcto uso”, advierte Jordi Vila, jefe del servicio de microbiología del Hospital Clínic de Barcelona. “Hay que definir bien en qué grupos de población son útiles y en cuáles no”.




En Cataluña, se utilizarán inicialmente en atención primaria para acelerar el diagnóstico de personas con síntomas de Covid-19. “Haremos una prueba piloto y, si los resultados son positivos como esperamos, en unas semanas ampliaremos su uso”, informa Robert Fabregat, director general de Investigación del Ministerio de Sanidad. Sólo se utilizarán en personas que hayan iniciado síntomas en las últimas cinco días, que es el período en el que las pruebas de antígenos son más fiables.

Posteriormente, este tipo de pruebas “también pueden ser útiles en la puerta de urgencias del hospital para comprobar rápidamente si una persona con síntomas tiene Covid-19”, comenta Tomàs Pumarola, jefe del servicio de microbiología del hospital. Valle de Hebrón. En cambio, “no está claro en este momento si son útiles para el diagnóstico en personas asintomáticas”.

Las pruebas de antígenos tienen la virtud de ser rápidas (dan resultados en menos de 30 minutos), baratas (cuestan unos cinco euros) y más sencillas que la PCR (no requieren reactivos ni personal especializado). Pero tienen la limitación de ser menos sensibles, por lo que hay casos positivos en una PCR y negativos en una prueba de antígeno: se denominan falsos negativos.

READ  Desarrollan una mano robótica para medicamentos que puede permitir la atención remota del paciente.





Buen rendimiento

La prueba ofrece buenos resultados en los primeros días después del inicio de los síntomas.


Estas diferencias entre la PCR y las pruebas de antígenos se explican por el funcionamiento de ambas técnicas. En la PCR se detecta el material genético del virus. Para ello, su ARN se multiplica miles o millones de veces, lo que permite detectarlo incluso si hay una cantidad muy pequeña de virus en la muestra. Por tanto, la PCR puede encontrar huellas dactilares del virus durante semanas después de la infección, incluso cuando la persona ya no puede infectar a otras personas.

En las pruebas de antígenos, por el contrario, se detecta una proteína de membrana del virus. Esta proteína no se multiplica, por lo que debe haber una gran cantidad de virus en la muestra para que la prueba la detecte. Por lo tanto, es cerca de la fecha del inicio de los síntomas cuando es más probable que la prueba de antígeno sea positiva, porque es cuando hay más virus en la faringe, la nariz y la saliva.





“Hay casi 100 empresas que desarrollan o producen pruebas rápidas para detectar antígenos del virus SARS-CoV-2”, informa la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un documento técnico publicado el 11 de septiembre. “Muy pocos han pasado por un estricto proceso de revisión regulatoria”.

La primera aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) en agosto y por la Comisión Europea a principios de septiembre es la prueba Panbio Covid-19 de Abbott. En España, “se está vendiendo directamente a las autoridades sanitarias, hospitales y servicios médicos”, dijo un portavoz de la empresa.

Esta es la prueba que se empezará a utilizar en Atención Primaria en Cataluña. El Ministerio de Sanidad cerró la compra de un millón de unidades, de las que ya ha recibido la mitad, a un precio de 4,50 euros cada una.


Limitación principal

Debido a que es una técnica menos sensible que la PCR, da más falsos negativos


Madrid, Andalucía, Galicia, Aragón, Murcia, Baleares y Castilla y León también compraron artículos de la prueba de Abbott, según informó este martes. El confidencial .

Un estudio coordinado por el Instituto de Saúde Carlos III evaluó la fiabilidad de esta prueba comparando sus resultados con los de la PCR en muestras de 358 pacientes de seis hospitales de Madrid y País Vasco. Se observó una sensibilidad del 93,3% (lo que significa que el 6,7% de los casos fueron falsos negativos: la prueba de Abbott no detectó el virus y la PCR sí). La especificidad fue del 99,4% (lo que significa que el 0,6% fueron falsos positivos).




Evaluaciones independientes realizadas en los hospitales de Bellvitge, Vall d’Hebron y Germans Trias i Pujol de Cataluña han obtenido resultados similares.

Una segunda prueba rápida de antígenos de la empresa Roche comenzó a distribuirse esta semana en España, a un precio de seis euros la unidad. Según la empresa, tiene una sensibilidad del 96,5%, superior a la del test de Abbott, aunque este resultado no ha sido validado por investigadores independientes. La OMS recomienda, en su documento del 11 de septiembre, que las pruebas rápidas de antígenos se verifiquen en estudios no financiados por empresas.

Los falsos negativos registrados en las pruebas de antígeno impiden que se utilicen como equivalentes de PCR, ya que pueden dar una falsa sensación de seguridad a las personas que tienen el coronavirus, pero con una prueba negativa. En los casos en los que la prueba de antígeno es negativa y existe una fuerte sospecha de que una persona tiene Covid-19, la OMS recomienda realizar una PCR confirmatoria, si es posible.


Límite de uso

Madrid y Cataluña empezarán a utilizar las nuevas pruebas en los próximos días


Los falsos negativos también desaconsejan utilizar este tipo de pruebas para permitir o denegar la entrada a espectáculos a personas asintomáticas, una opción que en Cataluña han defendido Bonaventura Clotet y Oriol Mitjà, del hospital alemán Trias i Pujol.




Un problema adicional pueden ser los falsos positivos. Si las evaluaciones independientes confirman que son del 0,6% para la prueba de Abbott, significaría que por cada 1000 pruebas realizadas, seis serían positivas sin tener realmente el virus Covid-19. En una población con una incidencia de infección menor al 0,6% (o 600 casos por 100.000 habitantes), el uso indiscriminado de este tipo de pruebas en personas sin síntomas detectaría más falsos positivos que reales. Por este motivo, la prueba solo se recomienda para personas con una clara sospecha de infección por coronavirus.

“A pesar de sus limitaciones, si se utilizan e interpretan correctamente, las pruebas rápidas de antígenos pueden desempeñar un papel importante en la atención al paciente, la toma de decisiones de salud pública y la vigilancia epidemiológica en Covid-19”, concluye la OMS en su libro blanco sobre este nuevo tipo de prueba. “Dondequiera que haya una amplia transmisión de la comunidad [como ahora en Madrid], se puede utilizar para la detección temprana y el aislamiento de casos positivos ”.


¿Deberían ampliarse más las pruebas de PCR?





Puntuaciones totales: 0




Written By
More from Piedad Ocanas

Transferir archivos de WhatsApp a Google Drive

Una forma de evitar que se pierda su contenido WhatsApp, hablando de...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *