abril 11, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Proyectos pandémicos: fabricación de productos de cuidado personal para ayudar a reducir la pobreza en Guatemala

3 min read

La idea del proyecto pandémico de Mary Ann Trautman vino de su hija menor. Salieron a desayunar y su hija le entregó un pequeño cuadrado de tela cerrada con un chasquido.

“Ella dijo: ‘Este es tu nuevo proyecto'”, recuerda Trautman, de 80 años.

El cuadrado de tela era una servilleta sanitaria lavable y reutilizable, diseñada por un programa llamado Dias for Girls. El programa proporciona suministros menstruales reutilizables y educación para mujeres de todo el mundo.

Trautman nunca había oído hablar de Days for Girls, pero sabía que podía hacer las almohadas

“Aprendí a coser cuando hice EC en casa en noveno grado”, dijo. “En el momento en que me senté frente a la máquina de coser, me sentí como en casa”.

Se ganaba la vida como costurera y tapicería profesional, entre otras cosas, y durante 10 años, enseñó a los alumnos de cuarto grado en la Escuela Católica de Santa María en Spokane Valley a hacer rosarios.

“Hicimos 15.000 rosarios”, dijo Trautman.

Un viaje a Guatemala para visitar a su hijo y su familia la inspiró a iniciar el proyecto que le había sugerido su hija. El viaje trajo a casa la realidad de la “pobreza de época”. Debido a los tabúes culturales, las mujeres en países de todo el mundo se ven obligadas a quedarse en casa durante la menstruación. Pierden ingresos, no pueden ir a la escuela y a menudo son víctimas de los hombres.

“Comprar suficientes productos para un período de cinco días equivale a tres días de comida”, dijo.

La realidad tiraba de tu corazón.

“Tengo cinco hijas”, dijo Trautman.

Cuando regresó a Spokane Valley en febrero pasado, comenzó a coser.

READ  Donald y Melania Trump dan positivo por coronavirus

“Hasta ahora, compré 600 metros de tela para este proyecto”.

La tela se utiliza para hacer protectores de bragas; luego fabrica forros plegables que se guardan en los bolsillos del escudo que se adhieren a la ropa interior del usuario con dos cremalleras. Las niñas pueden usar más forros para los días de flujo más intenso, y las almohadillas y almohadillas se pueden lavar y reutilizar.

“Mi vecina, Bonnie, me ayudó durante la mayor parte del año pasado”, dijo Trautman. “Hicimos al menos 2000 almohadas”.

Aunque el hijo de Trautman vive en Seattle, también tiene una casa en Guatemala y viaja allí con frecuencia. Sabía que él podría encontrar la manera de distribuir el producto a las mujeres y niñas que más lo necesitan.

Sin duda, su hijo se conectó con un amigo que dijo: “Tomaremos todo lo que pueda hacer”.

Trautman empaca y envía el producto a Miami y desde allí se envía a Guatemala, donde las almohadillas se distribuyen en escuelas y pueblos locales.

Espera regresar a Guatemala en abril para conocer a algunos de los destinatarios en persona.

Por ahora, seguirá cosiendo.

“Una vez, alguien dijo: ‘Estás obsesionado con esto'”, recordó. “Dije: ‘Bueno, tengo todas estas chicas’.

Ella anima a otras personas que quieran ayudar a involucrarse con Days for Girls. Antes de la pandemia, dos grupos locales se reunían regularmente para hacer reutilizables las toallas sanitarias.

“Days for Girls tiene años de servicio y podría usar toda la ayuda y las donaciones que puedan”, dijo. “Lo que estoy haciendo es como una gota en el océano”.

Pero incluso las gotas pequeñas pueden hacer ruido, y Trautman lo comprende.

READ  Colombia extiende el cierre de la frontera hasta el 1 de noviembre

“Es un placer saber que puedo sentarme aquí en mi sótano y marcar la diferencia”.

———

Se puede contactar a Cindy Hval en [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.