Cronica

Mundo completo de noticias

Mueren 9 migrantes al cruzar río rápido en Texas
Economy

Mueren 9 migrantes al cruzar río rápido en Texas

Las autoridades de ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México buscaron más víctimas el sábado después de que al menos nueve migrantes murieran mientras intentaban cruzar el río Bravo, un peligroso intento de cruzar la frontera en un área donde el nivel del agua había subido más. más de 2 pies en un solo día.

Funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. y funcionarios mexicanos descubrieron a las víctimas cerca de Eagle Pass, Texas, el jueves después de días de fuertes lluvias. Las autoridades estadounidenses recuperaron seis cuerpos, mientras que los equipos mexicanos recuperaron tres, según un comunicado de CBP. Es uno de los ahogamientos más mortíferos en la frontera entre Estados Unidos y México en la historia reciente.

El río, que tenía poco más de 90 centímetros de profundidad al comienzo de la semana, llegó a más de 1,5 metros el jueves y el agua fluía cinco veces más rápido de lo normal, según el Servicio Nacional de Meteorología.

“Había mucha más agua en el río después de esa lluvia y había más lluvia río arriba, lo que aumenta el flujo”, dijo el meteorólogo Bob Fogarty del NWS.

CBP dijo que los equipos estadounidenses rescataron a otras 37 personas del río y detuvieron a otras 16, mientras que las autoridades mexicanas detuvieron a 39 migrantes.

CBP no dijo de qué país o países eran los migrantes y no proporcionó ninguna información adicional sobre las operaciones de rescate y búsqueda. Las agencias locales de Texas involucradas no respondieron a las solicitudes de información.

READ  El ex funcionario del DHS dice que la administración de Biden "destruyó intencionalmente" las políticas fronterizas de Trump

El sector de Del Rio de la Patrulla Fronteriza, que incluye Eagle Pass, se está convirtiendo rápidamente en el corredor más activo para los cruces ilegales. Los agentes detuvieron a los inmigrantes casi 50.000 veces en el sector en julio, con Vale do Rio Grande en segundo lugar con alrededor de 35.000. Eagle Pass está a unos 225 kilómetros al suroeste de San Antonio.

El área atrae a inmigrantes de docenas de países, muchos de ellos familias con niños pequeños. Aproximadamente seis de las 10 paradas en el sector de Del Río en julio fueron para inmigrantes de Venezuela, Cuba o Nicaragua.

El sector, que se extiende a lo largo de 395 kilómetros a lo largo del Río Grande, ha sido especialmente peligroso porque las corrientes de los ríos pueden ser engañosamente rápidas y cambiar rápidamente. Cruzar el río puede ser un desafío incluso para los buenos nadadores.

En un comunicado de prensa el mes pasado, CBP dijo que descubrió los cuerpos de más de 200 migrantes asesinados en el sector entre octubre y julio.

Este año está en camino de romper el récord del año pasado de la mayor cantidad de muertes en la frontera entre Estados Unidos y México desde 2014, cuando la Organización Internacional para las Migraciones de la ONU comenzó a rastrear. La organización ha registrado más de 4.000 muertes en la frontera desde 2014, según noticias y otras fuentes, incluidas 728 el año pasado y 412 durante los primeros siete meses de este año, a menudo por deshidratación o ahogamiento. Junio ​​fue el cuarto mes más mortífero registrado, con 138 muertes.

READ  Las famosas celebraciones de Semana Santa en Antigua Guatemala lucieron muy diferentes este año

La Patrulla Fronteriza no ha publicado registros oficiales desde 2020.

En junio, 53 migrantes fueron encontrados muertos o agonizantes en un tráiler en una calle lateral en San Antonio, en la tragedia documentada más mortífera que se cobró la vida de migrantes que cruzan de contrabando la frontera con México.

Algunos de los cruces fronterizos más concurridos, incluidos Eagle Pass y Yuma, Arizona, estaban relativamente tranquilos hace dos años y ahora atraen en gran medida a inmigrantes de fuera de México y los países del “Triángulo Norte” de América Central, Guatemala, Honduras y El Salvador. México acordó recibir migrantes de los países del ‘Triángulo del Norte’, así como a sus propios ciudadanos, si son expulsados ​​de los Estados Unidos bajo el Título 42, la regla pandémica vigente desde marzo de 2020 que niega el derecho a buscar asilo por razones para prevenir la propagación del COVID-19.

Es probable que las personas de otros países sean liberadas en los Estados Unidos con libertad condicional humanitaria o con avisos para comparecer ante un tribunal de inmigración porque los EE. UU. tienen dificultades para llevarlos a casa debido a los costos, las relaciones diplomáticas tensas u otras consideraciones. En el sector de Del Rio de la Patrulla Fronteriza, que incluye Eagle Pass, solo una de cada cuatro paradas en julio se procesó bajo la regla de pandemia, en comparación con aproximadamente la mitad en el resto de la frontera, según datos del gobierno.

Los venezolanos fueron por mucho la nacionalidad más común encontrada por los agentes de la Patrulla Fronteriza en el sector de Del Río en julio, representando 14,120 de 49,563 detenciones, o casi tres de cada 10. Les siguieron los cubanos, quienes fueron detenidos 10,275 veces, y luego por Mexicanos, hondureños, nicaragüenses y colombianos, en ese orden.

READ  Brasil alcanza un pésimo hito de 5 lakh de muertes por COVID-19

A medida que más personas cruzaron al sur de Texas en la década de 2010, el condado de Brooks se convirtió en una trampa mortal para muchos inmigrantes que intentaban eludir un puesto de control de la Patrulla Fronteriza en el pueblo de Falfurrias, a unos 110 kilómetros al norte de la frontera. Los contrabandistas los dejaron frente al puesto de control e hicieron arreglos para recogerlos del otro lado, pero algunos murieron en el camino por deshidratación.

Las montañas Baboquivari de Arizona y los ranchos de Texas en el condado de Brooks todavía atraen a agentes de la Patrulla Fronteriza y familias angustiadas con la esperanza de rescatar a los migrantes o, si no, encontrar cadáveres, pero las corrientes engañosamente fuertes alrededor de los pueblos tejanos de Eagle Pass y Del Rio se vuelven cada vez más peligrosas a medida que el área se ha convertido en uno de los lugares más populares para ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

No todas las víctimas son migrantes. En abril de este año, el cuerpo de un guardia de Texas fue recuperado del Río Grande. Había saltado para tratar de ayudar a un migrante que luchaba en el agua.

___

Wallace informó desde Dallas y Murphy informó desde la ciudad de Oklahoma. El periodista de Associated Press Elliot Spagat en San Diego contribuyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Creador malvado. Estudiante. Jugador apasionado. Nerd incondicional de las redes sociales. Adicto a la música".