Cronica

Mundo completo de noticias

Migrantes se reúnen con solicitantes de asilo recién llegados en iglesia de Nueva York
Economy

Migrantes se reúnen con solicitantes de asilo recién llegados en iglesia de Nueva York

Los inmigrantes que han estado en los EE. UU. durante algunos meses devolvieron la generosidad que recibieron al ingresar al país sirviendo comida el martes en una iglesia de Brooklyn a los recién llegados que buscan asilo.

“No quería simplemente venir a buscarlo. Quería retribuir”, dijo Michael Corros, un padre que huyó de Venezuela con su joven familia y llegó a Nueva York hace dos meses. “Me hace sentir humana. Estoy haciendo algo por la ayuda que estoy recibiendo”.

Corros, de 26 años, y su pareja Georgina Paredes, de 24, fueron a la Iglesia Luterana Good Shepherd en Bay Ridge para ayudar a distribuir comidas calientes y comprar ropa para sus dos hijas, de 5 y 3 años.

La familia pasó tres meses viajando por Colombia, Panamá, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Guatemala y México para llegar a los Estados Unidos después de que su casa fuera destruida por las inundaciones.

“Nuestra casa se derrumbó debido a las inundaciones y la economía estaba mal”, dijo Corros en español. “Tuvimos que salir de la casa, del campo… en busca de un futuro mejor para nuestros hijos”.

el reverendo Juan Carlos Ruiz pasea con la familia venezolana, Georgina Parades, Michael Corros y sus dos hijas Keyle y Kata.
paulo martina
Dos chicas comen manzanas.
Keyle, de 5 años, y Kata, de 3, comieron manzanas en la iglesia mientras su papá ayudaba a distribuir alimentos.
paulo martina
El inmigrante recién llegado Luis Moreira (42, de Ecuador) ayuda a distribuir un banco de alimentos a una persona necesitada.
Luis Moreira, de 42 años, llegó de Ecuador hace apenas dos meses, pero aun así ayudó a repartir alimentos a los nuevos migrantes.
paulo martina

Paredes agregó que se aseguraron de enseñarles a sus hijas, Keyle y Kata, cómo decir «gracias» desde que cruzaron la frontera.

“No lo damos por sentado”, dijo mientras se iban con bolsas de ropa y juguetes para las niñas. “¡Volvemos el domingo!”

El reverendo Juan Carlos Ruiz, quien ha sido pastor de la Iglesia Luterana del Buen Pastor durante los últimos cuatro años, dijo que la parroquia sirve como centro de recursos para entre 50 y 100 migrantes de los cinco distritos todos los días.

READ  OEA acusa a fiscales guatemaltecos de injerencia electoral

Los recién llegados también vienen al Buen Pastor cuando no pueden encontrar un lugar para quedarse y dormir en la iglesia.

“Hay gente desplazada y en la carretera desde hace meses… necesitan un lugar seguro. Vienen a una iglesia”, dijo Ruiz, de 52 años. “Les da un sentido de familia y comunidad y un lugar para adorar en su idioma”.

La iglesia proporciona comidas calientes, comida para llevar a casa, ropa, juguetes, artículos de tocador y otras necesidades para los solicitantes de asilo.

Se descarga un envío de alimentos frente a la Iglesia Luterana del Buen Pastor en Bay Ridge.
La Iglesia Luterana del Buen Pastor atiende entre 50 y 100 migrantes todos los días, según el pastor.
paulo martina
La gente descarga comida de un camión.
Los solicitantes de asilo dijeron que otros en cuyos zapatos estaban hace unos meses se sentían bien.
paulo martina

El reverendo, quien es originario de México, dijo que los migrantes vienen de varios países de América Latina para trabajar y mejorar su vida y la de sus hijos. Muchos vienen de Venezuela.

“Quieren ayudarse a sí mismos, pero también quieren ayudar a los demás”, dijo Ruiz. “Están agradecidos por lo que se está haciendo por ellos, por lo que quieren servir y retribuir a la comunidad”.

Cuando Luis Alberto Moreira, de 42 años, llegó a Nueva York con su esposa y su hijo de Ecuador hace dos meses, recurrieron al Buen Pastor en busca de ayuda.

“Cuando llegué aquí, fui a la iglesia y el cura me ayudó”, dijo en español. “Él nos dio a mí y a mi familia ropa y comida”.

Moreira estaba distribuyendo alimentos a otros inmigrantes recién llegados y miembros de la comunidad en la iglesia de Bay Ridge el martes.

“Quería corresponder. Vengo cuatro veces al mes a hacer trabajo voluntario”, dijo y agregó que se siente bien.

Rdo.  Juan Carlos Ruiz con Jacky Rivera de Perú, quien preparó una comida caliente para los migrantes hambrientos.
Rdo. Juan Carlos Ruiz con Jacky Rivera de Perú, quien preparó una comida caliente para los migrantes hambrientos.
paulo martina
Iglesia Luterana del Buen Pastor en Bay Ridge
Muchos de los voluntarios migrantes planeaban regresar el fin de semana para ayudar nuevamente.
paulo martina

Otra familia, que todavía está trabajando para recuperarse después de llegar a los EE. UU. desde Perú hace poco más de dos semanas, ofreció su tiempo y su cocina como voluntarios.

READ  El 75% de los seis millones de migrantes venezolanos no tienen comida ni vivienda, dice ONU

Jacky Rivera, de 52 años, cocinaba estofado de pollo con arroz y lo servía a otros migrantes, mientras que su esposo Tulio Asmad, de 50 años, ayudaba a descargar provisiones de un camión y su hijo de 27 años organizaba estanterías en la iglesia.

Asmad dijo que se enteró de lo que estaba haciendo Good Shepherd por un amigo y decidió salir para ayudar y escapar de la pequeña habitación de hotel de Manhattan donde se hospedan.

«Me encanta cocinar. Vi la necesidad y tomé acción”, dijo Rivera en español. “Eso es como reciprocidad. Estoy agradecido por la oportunidad de venir aquí con mi familia…

Moreira, el inmigrante ecuatoriano, dijo que planea ofrecerse como voluntario la mayor parte de su tiempo físicamente posible.

“Seguiré viniendo siempre que pueda. Si no estoy aquí, estaré en el Bronx, Queens”, dijo, levantando el pulgar. “Nunca podré olvidar la ayuda que estoy recibiendo. Sé que Dios me bendecirá en el proceso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Creador malvado. Estudiante. Jugador apasionado. Nerd incondicional de las redes sociales. Adicto a la música".