octubre 7, 2022

Cronica

Mundo completo de noticias

Microbios fueron al espacio gracias a científicos guatemaltecos

4 min read

La bioquímica y microbióloga guatemalteca Katherine Herrera-Jordan trabajó una vez en proyectos que terminaron en la Estación Espacial Internacional; ahora está ayudando a promover la ciencia espacial como una opción profesional en su país de origen.

Desde que tomó su primer curso de astronomía en la universidad, Herrera-Jordania quería hacer un proyecto espacial que combinara su pasión por la microbiología con su pasión por el espacio, que culminó siendo parte de un proyecto financiado por la NASA llamado Biopelículas espacialeslanzado a la Estación Espacial Internacional en noviembre de 2019.

PUBLICIDAD

Pero Herrera-Jordan, quien ahora es presidente de la Asociación Guatemalteca de Ciencias e Ingeniería Espaciales (ÁGICE), dice que la forma de llegar al espacio fue aprovechar una serie de oportunidades.

“Al principio busqué ayuda para poder investigar cómo se comportan los microorganismos terrestres en la órbita terrestre (esta rama de la ciencia espacial se conoce como Microbiología Espacial)”, dice Herrera-Jordan, “realicé mi primera investigación sobre el uso del orégano esencial aceite para inhibir el crecimiento del hongo que causa candidiasis infección, bajo microgravedad simulada en 2017″.

Herrera-Jordan dice que ella y su colega Fredy España desarrollaron el primer simulador de microgravedad en Guatemala y, en 2018, participaron en un taller de Biología y Microbiología Espacial impartido por el Dr. Luis Zea, dando la oportunidad a jóvenes investigadores de ver cómo funciona un simulador de microgravedad comercial, lo que nos llevó a desarrollar un nuevo prototipo con mayor capacidad de muestreo.

PUBLICIDAD

“Estos simuladores se verificaron replicando investigaciones publicadas realizadas en un simulador comercial y luego comparando nuestros resultados con los del simulador comercial”, dice Herrera-Jordan, “por lo que pudimos verificar que nuestros prototipos tenían las mismas características que los simuladores comerciales. .”

Este trabajo daría lugar a una invitación para visitar los laboratorios de BioServe Space Technologies, en la Universidad de Colorado Boulder, en Estados Unidos, para realizar una experiencia de trabajo en un proyecto financiado por la NASA y recibir una invitación para formar parte del proyecto que entró en el espacio.

En enero de 2021, Herrera-Jordan recibió las muestras que habían ascendido a la estación espacial y comenzó a realizar los análisis microscópicos que servirían de base para su tesis.

PUBLICIDAD

Empoderando a la próxima generación

Herrera-Jordan creció en las afueras de la ciudad de Guatemala, cerca de la naturaleza y su momento Eureka llegó cuando vio un programa con su madre sobre personas que estaban «explotando y destruyendo cosas en nombre de la ciencia», que fueron etiquetados por el mostrar como científicos.

“Con emoción traviesa, siendo una niña de 7 años, le pregunté a mi mamá qué tenía que estudiar para ser científica, o dónde podía estudiar para ser científica”, dice.

Herrera-Jordan ahora está trabajando para garantizar que más personas en Guatemala tengan acceso a experiencias como las que ella y España han tenido.

“En el caso de la Asociación Guatemalteca de Ciencias e Ingeniería Espaciales (AGICE), el mayor desafío hoy es equiparar la educación espacial de Guatemala con la de otros países de la región, como Costa Rica y Ecuador”, dice, y agrega que aunque el espacio de investigación es altamente inaccesible para los países de la región, debido a su alto costo, existen grandes oportunidades en el campo de tecnologías accesibles y de bajo costo.

PUBLICIDAD

Herrera-Jordan dice que una cosa importante de la que se dio cuenta es que en todas las actividades internacionales en las que ha estado involucrada, aquellos en América Latina y el Sur Global pueden trabajar «con lo que tienen».

“Somos los más capaces de encontrar soluciones utilizando los recursos que tenemos, optimizando nuestros procesos, creando y generando desde “cero”, así como los más capacitados para entender los efectos directos de los desafíos globales y, principalmente, los que afectan a las poblaciones vulnerables » , dice ella.

PUBLICIDAD

Otro guatemalteco con los ojos en el cielo es el astrofísico Kristhell López, quien estudia misteriosas señales que podrían ser agujeros negros de tamaño mediano.

MÁS DE FORBESEste guatemalteco espera resolver el misterio de los rayos X del espacio profundo

Es una de las dos únicas mujeres astrofísicas en Guatemala, un país con una larga historia de astronomía antes de la colonización española.

READ  Consejos de viaje para quienes vuelan a Portugal, Barbados, Malta, México y Brasil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.