septiembre 19, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Mal funcionamiento de Boeing Starliner potencialmente causado por Humid Air de Florida, dicen los investigadores

5 min read

Starliner dentro del Centro de Integración Vertical.

Starliner dentro del Centro de Integración Vertical.
Imagen: Boeing

Los ingenieros de Boeing y la NASA están investigando la causa raíz de una falla técnica que resultó en la cancelación de un lanzamiento de prueba de Starliner. Una teoría prometedora sugiere que la humedad entró en el sistema de propulsión de la nave espacial, lo que provocó que las válvulas críticas se bloqueen. Sin embargo, en cuanto a cómo entró esta humedad, ahora es una pregunta que necesita una respuesta.

“Es hora de traer Starliner de regreso a la fábrica”, explicó John Vollmer, vicepresidente y gerente de programa del Programa de Tripulación Comercial de Boeing, durante una teleconferencia de la NASA. hoy dia. La nave espacial se tomará de la parte superior del cohete Atlas V de United Launch Alliance y se transportará a la fábrica del Centro Espacial Kennedy de Boeing, que alguna vez sirvió como instalación de procesamiento de transbordadores espaciales.

El Starliner ha estado estacionado dentro de la Instalación de Integración Vertical de la ULA durante más de una semana mientras los ingenieros de Boeing y la NASA intentaron “restaurar la funcionalidad“Las 13 válvulas oxidantes que no se abrieron durante la cuenta regresiva para el lanzamiento del 3 de agosto. Iba a ser el segundo vuelo de prueba desatornillado del CST-100 Starliner y su primer vuelo desde finales de 2019. Para la primera prueba, el Starliner logró despegar e ir al espacio, pero una falla de software le impidió llegar a su destino previsto, la Estación Espacial Internacional. Boeing se abrió camino numerosas correcciones durante el último año y medio, lo que llevó a la Prueba de Vuelo Orbital-2 (OFT-2), que ahora se ha retrasado indefinidamente.

Un cohete United Launch Alliance Atlas V con la nave espacial Boeing CST-100 Starliner en el Space Launch Complex 41 en Cabo Cañaveral el 2 de agosto de 2021.

Un cohete United Launch Alliance Atlas V con la nave espacial Boeing CST-100 Starliner en el Space Launch Complex 41 en Cabo Cañaveral el 2 de agosto de 2021.
Imagen: NASA / Joel Kowsky

“No estamos frustrados”, dijo a los periodistas Kathryn Lueders, administradora asociada de exploración y operaciones humanas de la NASA, durante la teleconferencia. “Estamos tristes”, dijo, y agregó que “aprenderemos de esto”.

Lueders was the designated optimist of the press conference, persistently framing the situation in glass-half-full terms and refraining from directing critical words towards NASA’s commercial partner Boeing.

“We’re going to go fix this problem, and we’re going to move forward,” Lueders said. “And we’re going to fly when we’re ready.” It was a “disappointing day,” she said, but “this is why the demo missions are so important.”

Specialists managed to move seven of the stuck valves by August 10 and nine by August 13. All but four of the 13 valves were recovered, but after having “done everything we can on those,” Boeing “ultimately decided to stop and go back to the factory” where engineers will continue with further troubleshooting, as Vollmer explained. The plan, he said, is to disassemble as little of Starliner as possible to minimize tweaks to the current configuration.

Vollmer, along with Steve Stich, manager of NASA’s Commercial Crew Program, shared new details about the problem and what possibly went wrong.

Starliner is equipped with 24 oxidation valves, 24 fuel valves, and 16 helium valves. These valves isolate thrusters from propellant tanks, and they need to be open prior to launch. The “most likely root cause” of the problem, said Vollmer, is that moisture somehow got onto the dry side of the oxidation valves, resulting in the formation of nitric acid. Friction from the ensuing corrosion caused the 13 valves to get stuck, according to this theory. The moisture could have entered into the system during assembly of Starliner, during check-outs prior to launch, or while the spacecraft was on the launch pad, as Stich explained.

Vollmer said it’s possible that atmospheric moisture somehow crept into the system and permeated the valve covers. Water splashing in from an intense storm that swept through the launch pad a day prior to the scheduled launch is likely not the source of this moisture, he added. It’s not known if a redesign is required or if preventative measures will do the trick, but it’s “certainly something that needs to be resolved,” said Vollmer.

“We use teflon seals that can withstand NTO [nitrogen tetroxide], que es un oxidante muy corrosivo ”, dijo Vollmer. “Sabemos que hay permeación a través de este sello”, por lo que los expertos “tendrán que volver para ver si se retuvo la humedad ambiental durante el ensamblaje” del Starliner, o si algo más causó que la humedad ingresara a las válvulas más tarde, dijo. .

A lo que agregó: “Hay muchas cosas en el árbol de fallas y muchas cosas en el árbol de fallas que interactúan entre sí, pero este es hasta ahora el principal candidato para la causa de la falla”.

Vollmer dijo que las válvulas se revisaron cinco semanas antes del lanzamiento y “funcionaron perfectamente”. Además, es el mismo diseño utilizado durante la Prueba de vuelo orbital-1 y los vehículos de prueba de aborto. Dado que los cohetes se lanzan desde Florida todo el tiempo, los ingenieros tendrán que averiguar por qué la humedad de repente se convierte en un problema, si esa es realmente la causa principal, dijo. Solo las válvulas oxidantes tenían el problema y no se detectaron problemas con las válvulas de combustible o helio, según Vollmer. Si hubiera ocurrido un lanzamiento, las válvulas atascadas habrían afectado el rendimiento de los propulsores OMAC (maniobra orbital y control de actitud) y RCS (sistema de control de reacción) de Starliner. Pero como Stich y Vollmer recordaron a los periodistas, los cohetes no se lanzan para su lanzamiento con las válvulas en la posición cerrada.

No se dio una línea de tiempo para cuando el Starliner finalmente podría despegar, pero Stich dijo que la misión OFT-2 seguirá “definitivamente” el lanzamiento de Lucy de la NASA, una sonda espacial que explorará los asteroides troyanos de Júpiter. ventana para eso el lanzamiento comienza el 16 de octubre y finaliza el 7 de noviembre. Vollmer se unió a la conversación y dijo que es demasiado pronto para decir si Starliner se lanzará este año, “pero esperamos que sea lo antes posible”.

Es una situación muy desalentadora y frustrante, sin duda. Mientras tanto, la NASA seguirá confiando en el Crew Dragon de SpaceX para llevar a sus astronautas a la ISS.

Más: Es casi seguro que el aterrizaje de la NASA en la Luna en 2024 no ocurrirá.

READ  Booster SpaceX Falcon 9 está listo para romper el récord de recuperación de cohetes por un gran margen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.