septiembre 20, 2021

Cronica

Mundo completo de noticias

Los sueños destrozados de los migrantes enviados de Estados Unidos a Guatemala:

4 min read

Haydi Consuelo pensó que había llegado a la tierra prometida cuando cruzó la frontera entre Estados Unidos y México hacia Texas con su hijo de dos años y otros inmigrantes de Centroamérica.

Pensó que le darían refugio, pero en cambio la subieron a un avión y la enviaron de regreso a México, donde la llevaron a un autobús y la llevaron a Guatemala sin pasar nunca por un puesto de control de migración.

“Fue una maniobra porque nos quedamos con la impresión de que lo lograríamos. Y de repente… nos subieron a aviones y… nos deportaron ”, dijo Consuelo, de 23 años, de la Casa do Migrante en El Ceibo, cerca de la frontera con México, a unos 550 kilómetros (340 millas) de la Ciudad de Guatemala.

México está utilizando esta zona fronteriza desierta para devolver a los migrantes que han sido deportados a su territorio estadounidense.

Las organizaciones humanitarias que ayudan a estos migrantes dicen que hasta 600 al día son traídos desde México a través de un paso desprotegido.

Los misioneros que dirigen la Casa del Migrante en El Ceibo están luchando para hacer frente a la repentina afluencia.

Para dar cabida a los recién llegados, los migrantes pueden pasar solo una noche en el patio, rodeados de maletas, mochilas y zapatos.

‘Estrategia perversa’

“Los hondureños, nicaragüenses, salvadoreños están regresando. Hay una estrategia perversa de ocultar grupos de población, porque nos dimos cuenta de que primero traían guatemaltecos y luego los últimos buses venían de hondureños y nicaragüenses ”, dijo a la AFP Leonel Dubon, director ejecutivo de la ONG Refugio.

“Parece mala fe por parte del gobierno mexicano”.

READ  Información del terremoto: Mag moderado. Terremoto 4.4 - Océano Pacífico Norte, 201 km al suroeste de la Ciudad de Guatemala, Municipio de Guatemala, el lunes 23 de agosto de 2021 7:23 am (GMT -6)

En El Ceibo, no hay infraestructura de migración ni medidas de salud para evaluar a los recién llegados a Covid-19.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores de Guatemala ha solicitado información oficial a México y Estados Unidos sobre estos movimientos migratorios”, dijo el gobierno del presidente guatemalteco Alejandro Giammattei, quien fue tomado por sorpresa.

El gobierno dijo que tiene dos centros de deportación autorizados: uno en el aeropuerto internacional de la capital y el otro en la frontera terrestre en Tecun Uman, a unos 300 kilómetros al suroeste de la ciudad de Guatemala.

La crisis migratoria en Centroamérica se vio agravada por el aumento del desempleo provocado por la pandemia.

Después de las políticas de inmigración de línea dura del expresidente Donald Trump, los centroamericanos esperaban una postura más suave bajo Joe Biden, pero esto envió un claro mensaje de “manténgase alejado”.

listo para intentarlo de nuevo

La profesora hondureña Gloria Amador Gutiérrez, de 32 años, partió el 30 de julio con un grupo de unos 20 migrantes por tierra con destino a Estados Unidos. El 19 de agosto fue deportada a Guatemala.

Entre los deportados hay “también abogados, licenciados. No hay trabajo y decidimos luchar por nuestros hijos y darles una mejor educación yendo al exterior ”, dijo Gutiérrez, quien prometió reagruparse en Honduras antes de volver a intentarlo.

“Tenemos familiares en los Estados Unidos que todavía nos esperan”.

“Todo iba bien cuando llegamos a Guatemala, pero fue una historia diferente cuando llegamos a México”, dijo Onan Gutiérrez, de 32 años, primo de Gloria que viajaba con su hija.

“Realmente no es fácil perseguir el sueño americano. Estábamos a 15 minutos de alcanzar nuestra meta, pero nos atraparon al aire libre ”, agregó, diciendo que no estaba seguro de si volvería a intentarlo.

READ  Spain Sports Global quiere potenciar la influencia internacional del deporte español

El agricultor guatemalteco José Jiménez cruzó a Estados Unidos con su hijo, pero fue arrestado y deportado.

Había ahorrado $ 1,300 y había pedido prestados otros $ 55,000 para pagarle a los traficantes de personas, conocidos como “coyotes”, su boleto a los Estados Unidos. Perdió todo.

“Los coyotes dicen que el paso a Estados Unidos está abierto y lo único que hacen es exigir dinero para cruzar el río hacia Estados Unidos mientras amenazan con matarte”, dijo Jiménez.

“Si no pagas, te entregan a la mafia y se cierra el trato”.

No volverá a intentarlo.

“Es difícil, todos sufrimos, especialmente los niños”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.